El mercado de las remesas, entre cepos, migraciones y conflictos sociales

Entrevista con Mautino Ángeles Víctor, socio Gerente de Argenper.

América Latina y el Caribe es una de las zonas con más movimiento de remesas. Al dinero que llega enviado por quienes dejaron sus hogares rumbo a otros continentes, se suma en forma creciente el movimiento intraregional entre migrantes de países latinoamericanos entre sí, que siempre existió pero que recrudeció en el último período por las convulsiones sociales que dominan la región.

En este contexto, el mercado de las remesas está siendo sometido a distintas presiones, donde se destacan la inestabilidad cambiaria, y los controles, además de la inflación. “Afecta directamente al cliente y a su necesidad de tener dólares para poder realizar sus envíos, del mismo modo que impacta en la exigencia de quien recibe el dinero para que sea en dólares , explica a El Cronista Mautino Ángeles Víctor, socio Gerente de Argenper, empresa de envío y recepción de remesas con 20 años de presencia en la Argentina y que tiene sucursales, además, en Perú, Bolivia, Chile, Ecuador y Estados Unidos.

“La inestabilidad del mercado de cambios, con cotizaciones cambiantes, genera incertidumbre y complicaciones en el cliente, ya que, si no cuenta o no puede contar con dólares, continuamente ve cómo va cambiando la cantidad de moneda nacional que debe entregar para hacer una operación en particular. Con la consecuente complicación para empresas como la nuestra en la planificación de los fondos para atender las operaciones , agrega.

-¿Y cómo lo afrontan?, preguntó El Cronista.

- Hemos optado por pesificar los envíos. Es decir, nuestros clientes envían pesos y quien los recibe recepciona la moneda del país del destino, así podemos mantener un negocio competitivo. Si bien, al principio esta situación generó molestias a nuestros clientes, con el transcurso del tiempo, se han ido adaptando por nuestras políticas de comunicación.

En el último trimestre de 2019 el volumen de remesas enviadas desde la Argentina a través de Argenper fue de u$s 16.3 millones y el de remesas recibidas durante el mismo período fue de u$s 16.6 millones, de acuerdo a datos recopilados por la propia empresa.

Por su parte, los últimos datos del Indec sobre envío de remesas son del tercer trimestre del año pasado. Se encuentran en la cuenta “Transferencias personales -que contiene a las remesas y además integra otros conceptos no desagregados- del informe “Balanza de pagos, posición de inversión internacional y deuda externa , donde se consigna un ingreso de transferencias personales de u$s 116 millones, 12% superior al de igual período del año anterior, y un egreso de u$s 133 millones, lo que significó una variación interanual negativa de 22%.

Los ingresos por transferencias personales provinieron principalmente de Estados Unidos y España, mientras que los egresos se dirigieron mayoritariamente a Paraguay, Perú, Colombia y Bolivia, detalla el informe del INDEC.

-El proceso de inestabilidad política regional, con las convulsiones en Bolivia, Chile, Venezuela, Ecuador, entre otros, ¿tiene algún efecto en el desenvolvimiento de la actividad?

-Sí, generaron demoras en la parte operativa, tanto para enviar como recibir dinero. Esto debido a cierres temporales de algunas de nuestras oficinas por cuestiones de seguridad y por la suba del dólar en ciertos países, que impactó en el movimiento de las remesas. Eso ha generado que los caudales de fondos recibidos desde estos países hayan disminuido.

-El éxodo de venezolanos, hacia la Argentina y otros países, ¿cómo les impactó en particular?

 

-Se ha sumado un nuevo público migratorio que dentro de su comunidad tiene sus propias remesadoras de fondos. Este nuevo público es fiel a ellos por lo que hemos realizado un gran esfuerzo para tomar acciones de comunicación para darnos a conocer, y poder captar parte de este público.

-¿De qué forma afectan al sector los cambios tecnológicos y en los hábitos de las personas?

- El mercado exige un servicio de envío de dinero cada vez más rápido. Esto es debido a la competencia, que ya no solo se compone de empresas físicas, sino que se han implementado servicios online. Esto nos ha motivado a poder facilitar al cliente la posibilidad de que opte por una nueva manera de enviar su dinero por medio de transferencias bancarias para así optimizar su tiempo y desde la comodidad de su casa, oficina, negocio o trabajo.

-El concepto de "inclusión financiera" está asociado, entre otras cosas, a la bancarización de las personas, lo que supondría ir hacia un escenario de menor utilización del dinero físico. ¿Cómo se posicionan ante esta problemática?

-Siempre estamos proponiendo nuevas maneras de operar, como la realización de envío y recepción de giros mediante transferencia o el pago del giro con tarjeta de débito. Así, poco a poco, los clientes van operando de manera bancarizada. Desde luego continuamos aceptando dinero en físico pero habilitamos otros métodos de pago. Por ejemplo, en Argentina, la economía no bancarizada es del 70%, sólo el 30% está bancarizado. Nosotros deseamos satisfacer y atender esas necesidades.

-¿La perspectiva es hacia la desaparición del efectivo?

-La desaparición del uso del dinero efectivo será consecuencia de un cambio cultural profundo y de evolución de la clientela. No creemos que en un corto plazo esto suceda, ya que hay una economía popular que sigue en auge debido a la migración, principalmente, de países de América del Sur, quienes optan por este tipo de pago.

Tags relacionados

Noticias del día