El euro sigue firme: rozó u$s 1,21, su valor máximo desde enero de 2015

La moneda común tomó impulso luego de que el Consejo de Gobierno del BCE mantuviera intacta su política de estímulo. El viernes terminó en u$s 1,2093 y acumula un alza de 14% en el año

Tras cerrar el viernes en un máximo de u$s 1,2093, el euro arranca la semana en el mejor nivel frente al dólar desde enero de 2015. Entre la debilidad de la moneda estadounidense y la decisión del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) de mantener intacta su política de estímulos, la divisa común no tuvo otra alternativa más que seguir firme: en el año ya acumula un alza de 14%.

En la apertura del viernes el euro tocó incluso un precio mayor debido a que los inversores todavía procesaban las declaraciones del presidente del BCE, Mario Draghi. El jueves el jefe del organismo monetario se refirió varias veces a la fortaleza del euro y señaló que es la razón principal detrás del recorte de las previsiones inflacionarias para 2018-2019, al mismo tiempo que aseguró que es probable que cualquier reducción de su gran programa de estímulo sea lenta.

Según Draghi, el BCE tiene que tener en cuenta el debilitamiento de la inflación debido a la fortaleza del euro mientras se prepara para reducir su programa de estímulo. El mandatario hizo estas declaraciones después de que el BCE mantuviera las tasas de interés de referencia en mínimos récord y confirmase que las compras de activos continuarían en 60.000 millones de euros mensual un plan sin precedentes al menos hasta diciembre. Esto sugiriere que la largamente esperada disminución del estímulo podría ser más gradual de lo que anticipan algunos operadores del mercado.

Por otro lado, los analistas consideran que la autoridad monetaria europea no actuará para frenar una excesiva fortaleza del euro hasta que su cotización alcance un valor cercano a los u$s 1,25.

Otro factor fundamental para explicar la firmeza del euro es la situación económica y financiera en Estados Unidos. El temor a las consecuencias económicas luego del paso del huracán "Irma" influyó en las pérdidas del dólar ante la moneda europea, según algunos operadores.

Así fue como el dólar tocó el viernes su mínimo en más de dos años y medio frente a una canasta de monedas. Pesa también sobre la moneda estadounidense las reducidas expectativas de que la Reserva Federal (Fed) vuelva a subir las tasas de interés antes de que finalice el año.

El presidente de la Fed de Nueva York, William Dudley, dijo en un discurso el jueves que la institución debería seguir subiendo las tasas de forma gradual, ya que la baja inflación debería repuntar. No obstante, sonó un poco menos confiado que en comentarios previos más estrictos.

"Todos están intentando descartar un alza potencial de la Fed en lo que queda del año", comentó Dean Popplewell, directivo de Oanda en Toronto, destacando que los operadores habían interpretado las palabras de Dudley como algo más cautas.

El tono debilitó la demanda de dólares y ayudó a que el billete verde cayera hasta su valor más reducido en unos 10 meses frente a su par japonés, a 107,33 yenes.

Entre las monedas más fuertes, solo la corona sueca presenta mayor apreciación que el euro en lo que va del año, con un ascenso de 14,4%. Después del euro, con un alza de 14%, se ubican la corona danesa y la corona noruega, con avances frente a la moneda estadounidense de 13,8% y 11,4%, respectivamente.

 

Tags relacionados