El cepo cambiario es una muy mala idea de la cual es difícil salir

El cepo no trajo soluciones, ninguna, sólo provocó problemas adicionales.

Lo más interesante es que se trata de un evento que nace huérfano. Algunos se lo atribuyen a la ex presidente del Banco Central Mercedes Marcó del Pont, otros al ex Secretario de Comercio Guillermo Moreno, también se habló del Ministerio de Economía y la AFIP. En definitiva, lo importante es que fue una pésima idea.

En 2011 Argentina venía de un buen pasar económico, sufría una cuestión coyuntural porque no entraban divisas, un problema que podría haberse solucionado de otra manera, con financiamiento, por ejemplo.

Por otro lado, el principal tema psicológico que enfrenta el país es la especulación inflacionaria: Argentina se mueve más por expectativas que por realidades. El por las dudas subo los precios un 30% es lo que vemos. Hoy se dice que la inflación es de 40%. Con la falta de inversión en los últimos 5 años, la capacidad productiva local está al límite y al no haber importaciones es lógico que la inflación avance.

La misma distorsión se ve en el dólar. Tomando el dólar Mep, este es el país más barato a nivel global. La moneda de EE.UU. está sobredisparada y esto tiene que ver no con lo que debería valer sino con lo que la gente piensa que tiene que valer.

El cepo impidió que salieran los dólares. Sin embargo, en el largo plazo, las divisas salieron igual. Asimismo, hicieron que el principal vendedor -el principal proveedor- dejara de operar.

El cepo es una muy mala idea de la cual es difícil salir. Sólo se va a revertir cuando entre dinero, por medio de la financiación o de la inversión: Vaca Muerta va a provocar una entrada muy importante en los próximos años. Mientras tanto, en pleno período preelectoral, hay expectativas pero sobran las dudas, dado que no es atractivo para el inversor traer dólares al cambio oficial.

Tags relacionados