El balance de la semana en el mercado en cinco datos

Llegamos al final de una semana en medio de ruedas marcadas por la incertidumbre que genera la reestructuración de la deuda. Donde, de cara al próximo 12 de junio, la plaza local se sigue moviendo en función de expectativas o del humor del mercado en relación a la posibilidad de un acuerdo en el corto plazo.

Sin novedades o avances concretos esta semana, continuamos en el análisis de las diversas propuestas de los distintos grupos de inversores que están hoy sobre la mesa, con ciertos cambios en la estructura oficial que buscan aumentar el valor del canje. En el escenario actual, y dada la heterogeneidad de tenedores y acreedores, los puntos a mejorar son varios y la discusión sigue siendo la misma: cuánto margen tiene el gobierno para mejorar las condiciones de la propuesta en relación al criterio de sostenibilidad que desde el Ministerio de Economía (y con el aval del FMI) reclaman.

La opinión, que por ahora parece generalizada, es que hay una alta probabilidad de llegar a un entendimiento en las próximas semanas. El mercado de deuda se fue recuperando a medida que, tanto el Gobierno como los acreedores, ajustaron sus exigencias y acercaron así las posiciones. Puntualmente, el Riesgo País reflejó una baja del 3% -o unas 80 unidades- con respecto al viernes. Mientras la curva soberana en dólares, en tanto, reflejaba subas de entre 3.5%/4% en la primera semana de junio. 

La estrategia para los vencimientos en pesos se mantiene

Por fuera de la deuda en dólares, el Gobierno sostiene la estrategia de estos últimos meses con el objetivo de rearmar la curva de pesos, que hasta el momento lo hizo con relativo éxito. A través de las distintas licitaciones logró mantener abierto el financiamiento en moneda nacional, sostenido en un tratamiento “amigable para los activos en pesos y ganando cierta credibilidad con los meses, aumentando la renovación de los vencimientos semanales a afrontar e incluso obtener financiamiento neto. Según el calendario de junio, esta semana no hubo licitaciones pero habrá llamados para el 11, 18, 26 y 29. Donde volvemos a remarcar, que a diferencia de mayo, los montos a renovar mayores significan un desafío adicional.

Deuda Provincial: Rio Negro buscaría reestructurar su deuda

Por otro lado, pasando a la reestructuración provincial, al igual que el gobierno nacional y PBA, distintas provincias argentinas siguen preparándose para renegociar las condiciones de su deuda.

Según distintas fuentes Río Negro planea usar el período de gracia de 30 días por un pago de intereses de USD 11.6 millones que vence el 7 de junio, plazo en el que presentará una propuesta de reestructuración de la deuda a los acreedores. El bono con vencimiento en 2025 paga cupones semestrales de USD 11.6 millones en junio y diciembre. La propuesta, buscaría una extensión del vencimiento para la deuda externa de USD 300 millones con vencimiento en 2025. Mientras que la provincia anunciaría la próxima semana los asesores financieros a cargo de la operación de la deuda.

Dólar estable y contenido por las regulaciones del BCRA

En cuanto al mercado de cambios, las últimas regulaciones oficiales terminaron de contener la suba y lograron estabilizar la cotización de los dólares financieros que venían acumulando importantes subas en las últimas semanas. Recordemos que después de reiterados esfuerzos, y sin muchos resultados, la semana pasada nos dejó un  plazo mínimo de tenencia exigido a los títulos con liquidación en moneda extranjera, junto a nuevas restricciones para el acceso de empresas al mercado oficial que finalmente lograron contener la brecha (por el momento). En este sentido, tanto el CCL y el MEP registraron algunas correcciones diarias pero ya lejos del 2/3% que vimos durante el mes pasado. De esta manera, cerraron la semana en $115 y $109, con un aumento del 3,9% y 3,8% respectivamente. Lo que lleva a las brechas con el dólar oficial a niveles de 65% y 60% -ya lejos del 89% y 85% alcanzado cuando el CCL y el MEP habían llegado a superar los $120-.  

Ahora bien, estos niveles avalados por las resoluciones del BCRA llevaron a una baja de la brecha, que a nuestro entender es transitoria. En otras palabras, no es un movimiento que hoy podamos decir está basado en una franca expectativa de mejora permanente del peso. Por lo que, dadas las condiciones monetarias y fiscales en las que nos movemos, no se descarta una  brecha creciente. Se espera que mientras duren las negociaciones se mantenga un fuerte control sobre dichas operaciones en un contexto de reservas limitadas y alta demanda del dólar, pero la emisión para financiar el déficit sigue creando presiones y a medida que se normalice la economía se iría acelerando la evolución de precios que puede derivar en una corrección de esta inconsistencia entre la política monetaria y cambiaria.

En el segmento mayorista, el dólar sumó 54 centavos y cerró en $68,95 en ruedas donde la autoridad monetaria alternó puntuales ventas con compras que absorbieron el exceso de oferta o demanda según el caso. En este sentido, y a excepción del miércoles, el BCRA logró cerrar su posición esta semana con compra de divisas –en unos USD 520 millones- dadas las restricciones con las que opera el mercado.

Merval al alza ante expectativas de un acuerdo

Por otro lado, y ya dentro del plano de la renta variable, el S&P Merval cierra la semana superando los niveles previos a las PASO, y se ubica en niveles máximos tocando por primera vez los 45.000 puntos. La tendencia se da con una mejora de más del 19% en pesos esta semana, y tras acumular una suba del 22% en los últimos tres meses. En dólares, en cambio, el índice se recuperó ante la estabilidad del CCL pero sin pasar el techo de los 400 puntos. Centrándonos en el panel líder, destacamos la mejora de EDN, SUPV, GGAL, BMA, CRES, BBAR e YPF de entre el 20/30%. Y no se registraron rojos entre las principales acciones. La mejora fue casi generalizada y acentuada entre los papeles del sector bancario dado que serían los primeros en beneficiarse de un acuerdo. De todas maneras, vale remarcar que este escenario ayudaría sin dudas a salir de la crisis pero no es suficiente dada la magnitud de los desequilibrios económicos existentes.

Además, los papeles argentinos que cotizan en el exterior reflejaron importantes mejoras de hasta 10%/15%, en gran parte por el rally de los mercados globales y por el acercamiento en las negociaciones.

Recaudación, y los efectos de la cuarentena en la actividad

Pasando a los datos económicos de la semana, la recaudación tributaria de apenas ARS 499.535 millones en mayo, con una suba nominal del 12.4% muy por debajo la inflación. Esto representa una caída del 22% en términos reales para la recaudación, demostrando que la cuarentena está causando serios problemas en el terreno fiscal - entre otros - y que los costos de extenderla son cada vez mayores. También se informó que la industria que se desplomó un 33,5% interanual en abril, producto del freno en la actividad y el cierre de la economía como medida para prevenir el contagio del coronavirus. Donde, según especificaron desde el instituto de estadísticas, solo un tercio de los locales de las industrias manufactureras pudo operar con normalidad, mientras que los dos tercios restantes, o no operó o solo pudo hacerlo parcialmente.

Semana de rally para los mercados internacionales

Para los mercados globales, en cambio, la pandemia pareciera ya no ser un riesgo. En la primera semana del mes, los principales índices de referencia hicieron caso omiso a las protestas y los disturbios en las calles de Estados Unidos, y pasaron por alto el descontento social generalizado para centrarse en la reapertura de los diferentes estados del país. El foco está en las medidas que buscan aliviar  las restricciones de bloqueo generados por el coronavirus, y cualquier signo de recuperación económica que pueda llegar como consecuencia. Con el fuerte impulso final de este viernes después de que los datos sorprendentes de empleo que ayudaron a terminar de definir la tendencia.

El optimismo se adueñó de los mercados que ya se ubican lejos de los mínimos de marzo,  con el Nasdaq avanzando casi un 4% y alcanzando un nuevo máximo histórico de 9.825 puntos. El S&P500 y el Dow Jones aumentaron cerca del 5% y 7% esta semana, y si bien todavía se encuentran por debajo de los niveles record, lograron recuperaron más del 40% con respecto a sus mínimos del 2020. En Europa, las principales plazas sumaron entre un 10/12% con respecto al viernes de la semana pasada. Es importante destacar, el accionar de los Bancos Centrales junto a los esfuerzos fiscales, como impulsores de la rápida recuperación de los mercados que hemos visto hasta ahora.

El BCE expande su plan de estímulos y corrige proyecciones

Con respecto a los estímulos monetarios, la presidenta del BCE anunció esta semana una expansión de 600 mil millones de euros (USD 672 mil millones) de su Programa de Emergencia, un aumento mayor de lo que los analistas esperaban. La expansión de se suma a los 750 mil millones de euros existentes en compras de bonos gubernamentales establecidos en marzo, lo que eleva el valor total de las compras de activos a 1.35 billones de euros en un intento por capear la crisis económica. Lagarde aseguró que la zona euro enfrentaba una “contracción sin precedentes , y actualizó los pronósticos oficiales para los próximos años. En una revisión de los números publicados en marzo, el BCE proyecta que la economía se contraiga un 8,7% este año, antes de recuperarse a un crecimiento del 5,2% en 2021 y del 3,3% en 2022. Tras el anuncio, los títulos europeos sumaron entre 5 y 17pbs en la semana.

Volviendo a Estados Unidos, los rendimientos del Tesoro saltaron este viernes después de que los datos de empleo para mayo superaron las expectativas. La tasa subió 11 puntos básicos hoy y acumuló 25 puntos en la semana para cerrar en 0.89% anual (lo que se compara con el 0.62% del viernes pasado).

Aumenta el empleo superando toda expectativa

En cuanto a lo macro, y según los datos oficiales del Departamento de Trabajo, el empleo aumentó en 2.5 millones en mayo llevando la tasa a niveles del 13.3% desde el 14.7% de abril. La cifra fue sin dudas sorpresiva para el mercado que esperaba una caída de 8.33 millones en las nóminas, y por ende una tasa significativamente mayor –cercana al 19.5%-.

Los números fueron muy bien recibidos por el mercado, dando indicios de que el daño del cierre en la economía podría no ser tan profundo ni tan duradero como se especulaba un mes atrás. Además, se espera que la tendencia se mantenga a medida que se vayan reincorporando los diferentes sectores de la economía (siempre y cuando no haya un rebrote del virus). De todas maneras, es importante entender que  el ritmo de mejora en el mercado laboral dependerá de las diferentes estrategias de salida, y de la manera en que la estructura económica se vaya adaptando a esta nueva normalidad.

Lo que vendrá

Hacia adelante, y volviendo a lo local, seguimos mirando de cerca las negociaciones de la deuda y no se descartan correcciones medida que los inversores van exigiendo acciones concretas del Gobierno. Mientras tanto, no es menor el análisis de la coyuntura económica con la extensión de la cuarentena, y la evolución de las distintas variables macro que puedan complicar aún más el escenario de una reestructuración. Para ello, entre los datos más importantes, contaremos con la inflación de mayo que se estima todavía cerca del 46% ia, para acelerarse recién a partir del segundo semestre.

En lo externo, el foco estará en la reunión de política monetaria de la FED y toda lectura de la economía que realicen desde el organismo. Además, la agenda económica mundial traerá el índice de precios de USA, así como también el balance comercial de China y el estado de la producción industrial en Japón. 

Tags relacionados