El S&P Merval superó los 50.000 puntos, pero terminó en rojo

Aunque distorsionada por el tipo de cambio, la cotización de la Bolsa porteña no dejó de representar un nuevo récord. Sin embargo, los retrocesos en Wall Street terminaron arrastrando a las acciones locales

Si bien distorsionado por el tipo de cambio, el hecho de que el S&P Merval haya superado ayer el techo de los 50.000 puntos por primera vez en la historia no pasó desapercibido. Al menos por unos minutos. Es que tras un inicio prometedor, la Bolsa porteña se hundió pasado el mediodía y finalizó la jornada con un leve retroceso de 0,46%, hasta los 48.408 puntos.

La explicación a esta caída, en una rueda en la que las expectativas sobre presuntos avances en torno a la negociación por la deuda volvieron a impulsar un avance de bonos, puede encontrarse en lo ocurrido en los mercados financieros externos. Es que la plaza bursátil local se vio arrastrada por una ola de pesimismo que se extendió entre las principales bolsas del mundo.

"Las solicitudes de seguro de desempleo para la semana pasada ascendieron a 1,4 millones de personas (por sobre la expectativa del mercado de 1,3 millones), arrastraron a la baja a las principales bolsas norteamericanas, las cuales dejaron pérdidas de más de 1,2%", analizó el Grupo SBS en un informe.

En concreto, el Dow Jones retrocedió ayer 1,31%, el S&P 500 cayó 1,23% y el tecnológico Nasdaq se hundió un 2,29%. En Europa, en cambio, la tendencia se replicó pero las caídas fueron menos profundas. Tal es así que el MIB italiano, que lideró las bajas, finalizó con una corrección del 0,7%.

Ante este panorama es que se destaca que los ADR hayan finalizado la jornada de ayer con un balance prácticamente neutro. Las acciones de las compañías argentinas operaron mixtas y dejaron subas de hasta 5,2% y pérdidas de hasta 3,6%. Por el lado de las de mejor desempeño se destacaron Cresud, que encabezó las subas, e IRSA Propiedades Comerciales, que trepó 3,7%. En el otro extremo, en cambio, sobresalió el retroceso de Mercado Libre.

"La sensibilidad en el plano de la renta variable tampoco fue menor. Siguiendo la dinámica de la deuda, el S&P Merval inició la jornada con una importante suba llegando a tocar los 50.000 puntos por primera vez en la historia del índice –distorsionado por la suba constante del CCL–. No obstante, la tendencia fue desacelerándose pasada la media rueda e incluso se revirtió a poco tiempo del cierre del mercado", indicaron los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI) en un trabajo.

Tags relacionados
Noticias del día