El BCRA volvió a presionar a bancos para neutralizar la compra de dólares

Se esperaba desde los inicios una rueda algo más agitada que la habitual por la reciente aprobación de la reforma a la Carta Orgánica del Banco Central. Pero los responsables de la mesa de dinero del organismo se esforzaron por ponerle paños fríos desde la primera hora, con mensajes y llamados telefónicos a los bancos privados. La orden es no tradear

No habían pasado diez minutos del inicio de la rueda en el mercado cambiario cuando, ayer, algunos tesoreros de los grandes bancos privados recibieron el primer llamado de la mesa de dinero del Banco Central. El dólar ya había prometido mostrarse algo más revuelto que de costumbre por la reciente aprobación de la reforma a la Carta Orgánica del Banco Central. Y esa sola presunción bastó por esas horas para alterar la tranquilidad Juan Basco, Alejandra Sanguinetti y Diego López, los tres hombres de la entidad oficial que están encargados de domesticar diariamente a los grandes bancos privados del país.
Fue lo mismo de siempre, según comentaron en el sector, pero en un ambiente de mayor nerviosismo y con un tono más amenazante: llamados telefónicos o advertencias por chat a los jefes de las mesas de dinero de los principales bancos, que se esforzaban por recordar la orden de reducir al mínimo las operaciones de compra de dólares. Nos llamaron para decirnos que no hiciéramos trading. Como siempre, pero desde los primeros minutos y más nerviosos que de costumbre: que no tomáramos posiciones de ningún tipo, ni compráramos y vendiéramos en el mercado sin una contrapartida de los clientes, por exportaciones o importaciones, contaron a este diario desde una entidad privada.
La demanda ya prometía ser bastante más voraz que otros días. El interés demandante por el dólar se notó particularmente en la apertura de la ronda, habiendo arrancado con tendencia mínimamente alcista, señaló Claudio Burelli, de Puente. Carlos Risso, en Zonabancos, también lo anticipó: Todo hacía suponer que el mercado buscaría sin demasiado esfuerzo el $ 4,37, dijo. El billete había cerrado el día anterior en $ 4,3660 en el mercado mayorista; y en $ 4,39 en las ventanillas de la city.
El Central suele tener facilidad para modificarle el rumbo con tímidas intervenciones, por el escuálido volumen con el que quedó el mercado cambiario desde que la AFIP le impuso su cepo. Pero ayer, sorpresivamente, la divisa encontró un freno con una sorpresiva y masiva venta que hicieron los propios bancos privados. La divisa llegó incluso a caer, mínimamente, para quedar en torno a los
$ 4,3650. Y dio espacio al Central para comprar u$s 50 millones y volver a ponerlo en el precio del miércoles. El viraje fue atribuido a los llamados del Central. Ninguna gran novedad: Es el mismo mercado que tenemos desde fines de octubre, completamente controlado, se quejó ayer un operador.

Tags relacionados