Efecto dólar: cayeron $ 80.000 millones plazos fijos privados en 30 días

Deberían crecer el 2,7% mensual por renovaciones, pero cayeron 3,6% en los últimos 30 días por la incertidumbre a partir de la suba del dólar. Fue a mayor demanda de bonos y a anticipar importaciones

La suba del dólar y la expectativa de una futura suba de la tasa provocó que los depósitos a plazos fijo del sector privado cayeran $ 80.000 millones en los últimos 30 días, al descender de $ 2,198 billones el 6 de octubre a $ 2,119 billones ayer, según los datos del Banco Central. Representa una caída del 3,6% en 30 días y de 4,3% en la variación mensual, cuando debieran estar creciendo un 2,7% mensual por las renovaciones.

La dinámica del dólar cambió abruptamente el 15 de septiembre luego de que se informaran mayores restricciones, pero pegó un salto a mediados octubre luego de que el Gobierno anunciara medidas de contención que el mercado consideró insuficientes.

"Esta preocupación ya se está trasladando a la gente común que quiere perseverar el valor de sus ahorros. El Gobierno salió a ofrecer bonos atados a la evolución del dólar en busca de satisfacer la demanda de cobertura de institucionales, pero esto le significó un duro golpe a los activos de moneda local y pone un interrogante a la tasa de interés de mercado para futuras renovaciones de vencimientos de deudas, principalmente corporativas y provinciales", advierte el analista Matías Cartier.

Pablo Repetto, de la consultora Rubinstein, lo atribuye a la demanda de dólares para pagar importaciones, la venta de bonos del BCRA contra pesos para bajar el CCL y la compra posterior con dólares (es como si fuera venta de dólares financieros contra caída de plazos fijos): "También puede ser demanda de blue".

Miguel Arrigoni, de First, señaló que la incertidumbre hace que la última opción sea la del plazo fijo, y recomienda el BCRA impulsar el dólar linked, ya que las empresas meten sus fondos en esos instrumentos, o usan los pesos para cambiar la flota de autos.

El tributarista Iván Sasovsky cree que los plazo fijo en pesos son la inversión que más fomenta el Estado, dado que está exento para el inversor de Ganancias, IVA, impuesto al débito y crédito, Bienes Personales, e Ingresos Brutos, "por lo que la caída de los depósitos sin dudas responde a la repulsión al peso en todas sus formas. La gente percibe que pierde quedándose en esa inversión con independencia de su tratamiento privilegiado en materia impositiva".

"Con una brecha del 130%, la gente se asusta, es una crisis de cuando no hay confianza, no hay suba de tasa de interés ni medida que alcance si el gobierno no decide pegar un cambio de timón", observa Gustavo Neffa, de Research for Traders.

Neffa atribuye la salida de depósitos al proceso que se aceleró con la llegada de la coalición gobernante actual, "que no inspiran confianza en los mercados. Se le debe sumar los efectos de la pandemia que profundizó el déficit, la caída del PBI, el malhumor y lo que estamos viendo es el fracaso de las medidas anunciadas tanto el 15 de septiembre como las del 20 de octubre ahora para disminuir la brecha.

Por otra parte, también hay una salida de depósitos del sector privado en dólares: de u$s 17.380 millones el 15 de septiembre, cuando se anunció el último súper cepo impuesto por el presidente del BCRA, Miguel Pesce, cayó a u$s 15.023 millones, por lo que en 35 días se fueron u$s 2357 millones de ahorristas asustados por la incertidumbre cambiaria. Con el agravante de que hay una suerte de corralito, porque se debe sacar un turno por la web del banco para poder ir a retirar los ahorros, y en varias entidades hay demoras.

Tags relacionados

Más de Finanzas Mercados

Compartí tus comentarios