EE.UU. insistió en que hay “pruebas de un ataque químico en Duma

Los mercados estadounidenses volvieron a moverse con cautela ante la chance de una posible acción militar en Siria, que incrementaría las tensiones con Rusia.

La representante de los Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, aseveró tener “pruebas del supuesto ataque químico del 7 de abril en la ciudad siria de Duma, y planteó que debe haber una respuesta para que no se usen más ese tipo de armas.

La diplomática comentó que su país, Francia y el Reino Unido llevaron a cabo análisis de lo sucedido en Duma y coinciden en que se utilizaron armas químicas.

“Hay prueba de que esto ocurrió , insistió Haley.

Haley diálogo con la prensa antes de ingresar a una reunión del Consejo de Seguridad convocada a petición de Rusia para tratar el supuesto ataque.

Haley enfatizó que "no se puede permitir que el uso de armas químicas se torne normal", y confirmó que su país "aún no tomó una decisión definitiva" sobre qué hará en respuesta.

En ese sentido, defendió la gestión que está haciendo el presidente estadounidense, Donald Trump, porque, detalló, antes de hacer nada es importante tener pruebas y tomar las precauciones necesarias.

Además, volvió a acusar también a Rusia de bloquear cualquier acción desde Naciones Unidas para frenar el uso de armas químicas por parte del gobierno sirio.

La reacción en los mercados

En el transcurso de la semana, los principales indicadores estadounidenses ajustaron posiciones con fuerza por el renovado temor que genera entre los inversores una posible acción militar de EE.UU. en Siria, porque entienden que incrementaría las tensiones con Rusia.

El Dow Jones de Industriales, su principal indicador, retrocedió 0,50%, hasta los 24.360,14 puntos.

El S&P 500, que mide el comportamiento de los principales 500 empresas que cotizan en el mercado neoyorquino, bajó 0,29%, hasta los 2656,30 enteros.

En tanto, el Nasdaq Composite, descendió 0,47%, hasta situarse en las 7106,65 unidades.

¿Qué pasó en Europa?

Un renovado optimismo por el comercio global ayudó a las acciones europeas a cerrar con alzas y desprenderse del tono bajista con el que arrancó Wall Street.

El índice STOXX 600 cerró con una suba de 0,1%, manteniéndose cerca de máximos en un mes. En tanto, las acciones europeas registraron su tercera semana consecutiva con ganancias, la racha positiva más larga desde enero pasado.

En Alemania, el DAX 30, altamente sensible al comercio y a China, ganó 0,2% luego de que el presidente Donald Trump hizo comentarios indicando que quiere evitar una guerra comercial y reingresar al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica.

"Los mercados han dado una cauta bienvenida a estas noticias. Bienvenida, porque evitar una guerra comercial es positivo para la economía. Cauta, porque la confianza del mercado en los anuncios del presidente de los Estados Unidos es, quizás, un poco limitada", resaltó el economista jefe de UBS Wealth Management, Paul Donovan.

Los inversores comenzaron a dejar de lado las preocupaciones geopolíticas para concentrarse en la temporada de resultados. Sin embargo, el muy esperado reporte de JP Morgan decepcionó, lo que provocó caídas en Wall Street y presionó a las acciones europeas.

En Europa, los primeros reportes de resultados corporativos fueron mayormente positivos, como los de Stora Enso, cuyas acciones ganaron 3,6% luego de que la papelera reportó beneficios mejores a los esperados.

El gigante de los cosméticos L’Oreal reportó sólidas ventas por encima de los pronósticos gracias a su  desempeño en China y sus productos de lujo, pero sus acciones retrocedieron tras tocar máximos en cinco meses y cerraron con un alza de apenas 0,2%.

Los sectores minero e industrial fueron los de mejor desempeño gracias al impulso de los precios del metal, que subieron esta semana tras las sanciones a la productora rusa de aluminio Rusal.                 

Tags relacionados