Dólar: la brecha todavía no se rindió y para domarla piden tasas más altas

Los analistas creen que el Banco Central todavía debe hacer más esfuerzos para equiparar las tasas de interés con las expectativas del mercado. Analytica espera que la expansión monetaria de diciembre en torno de 1%, sin una "aspiradora" más eficaz, vuelva al dólar.

La caída del precio de los dólares alternativos frente al dólar oficial generó una oleada de optimismo. Sobre todo en el Gobierno. Pero también los referentes de los mercados comienzan a aceptar un cambio de dinámica. Por ahora.

Algunos analistas sostienen que para que se recupere la inversión y se revierta la tendencia a la pérdida de reservas falta trecho por recorrer, y cierta voluntad política que no asoma en el Gobierno.

Mientras el dólar financiero cotice por encima del 60% respecto del oficial, seguirá habiendo pérdida de reservas internacionales y la inversión no va a recuperarse del piso histórico al que llegó durante el segundo trimestre, de 12,5% del PBI

"Aún persisten incentivos para volcar los pesos excedentes en activos dolarizados. Hace falta profundizar la así llamada por el equipo económico 'armonización de las tasas de interés'", advirtió el equipo de Analytica en un informe al que accedió El Cronista.

A su juicio, si el ministro de Economía, Martín Guzmán, continúa con un objetivo de tipo de cambio real ubicado en los niveles de diciembre de 2019, "con la inflación aumentando al 4% mensual, el mercado descuenta una tasa anualizada de devaluación en torno al 48%, pero las tasas activas de corto plazo, por caso, los giros en descubierto, se ubican en 33%", señalan.

Sin un paso más decidido relacionado con las tasas de interés, no están dadas las condiciones para que la brecha muestre una caída significativa.

La consultora que orientan Ricardo Delgado y Rodrigo Álvarez concluye que, sin un paso más decidido relacionado con las tasas de interés, "no están dadas las condiciones para que la brecha muestre una caída significativa".

"Mientras el dólar financiero cotice por encima del 60% respecto del oficial, seguirá habiendo pérdida de reservas internacionales y la inversión no va a recuperarse del piso histórico al que llegó durante el segundo trimestre, de 12,5% del PBI", advierten.

En lo que queda de diciembre, mes estacionalmente complicado porque se produce por factores estacionales una expansión de la base monetaria del 1%.

Observan nubarrones en lo que queda de diciembre, mes estacionalmente complicado porque se produce por factores estacionales una expansión de la base monetaria del 1%.

Y si bien Analytica observa que el Banco Central (BCRA) ha realizado, efectivamente, una tarea de reducción de la base, lo realizado podría no ser suficiente.

La señal más importante se dio en noviembre -dice Analytica-, cuando el BCRA había explicitado en su informe de política monetaria que comienza a endurecer la política monetaria con el objetivo de evitar que la demanda de dinero estacionalmente alta de diciembre provoque un nuevo salto en la brecha cambiaria.

"Para ese objetivo, reduciría el circulante un 1% entre el tercer y cuarto trimestre, llevando el stock de billetes y los depósitos a la vista nuevamente a valores normales del 14% del PBI", reseñaron.

Esfuerzos a mitad de camino

Al mismo tiempo, el BCRA debería mantener, en esta hipótesis, la base monetaria (circulante más encajes) en un nivel constante de 8% del PBI.

Afirma Anaytica que "el BCRA necesita llevar de forma sostenida la base monetaria a $ 2,6 billones y el M2 a $ 4,6 billones". Y en ese sentido, señala: "La diferencia entre ambos agregados está explicada por la expansión secundaria de dinero, que se regula a través de los encajes. Si no se modifican, el nivel de M2 no puede mantenerse por debajo de $ 4,7 billones".

Hipótesis

A partir de estos supuestos, los analistas de la consultora arriesgan la hipótesis de un curso de acción posible para el BCRA. Analytica dice que podría ir a un esquema de encajes remunerados por títulos públicos. Esto le permitiría obtener tres beneficios:

1) reduce la emisión de pesos para financiar al Tesoro ya que aumenta la demanda de títulos públicos por cuestiones normativas;

2) mejora los balances de los bancos ya que son encajes que se remuneran; 

3) hace más efectivos los mecanismos de transmisión de política monetaria ya que la tasa de plazos fijos podría ser más elevada para el mismo nivel de tasa de referencia que determina el Central.

La larga marcha

El miércoles último, el BCRA divulgó su informe monetario mensual, con datos de la evolución de los agregados monetarios, en donde recoge de algún modo el quiebre de la tendencia de la "aspiradora" desplegada con la tímida suba de tasas.

https://www.scribd.com/document/487996309/Bol-1120

Por un lado, reconoció que en noviembre, "el agregado monetario amplio M3 privado, que incluye el circulante en poder del público y depósitos en pesos del sector privado no financiero, en términos reales y ajustado por estacionalidad, habría registrado una caída de 2,4%, levemente superior a la observada en octubre", dijo el Central.

Pero, "los depósitos a plazo y el circulante en poder del público continuaron realizando un aporte negativo a su crecimiento, los depósitos a la vista contribuyeron de manera positiva, a diferencia de lo ocurrido los meses anteriores".

Y advirtió una reducción del ritmo de caída del M2: "El circulante en poder del público registró un descenso por segundo mes consecutivo (-3,5%), mostrando una sostenida tendencia a la baja. En consecuencia, el M2 privado recortó su ritmo de caída al registrar una disminución de 0,4%".

Leliq expansivas

Según el Central, la Base Monetaria continuó presentando variaciones acotadas. "En noviembre, registró un aumento de 0,8% ($ 18.836 millones) en promedio y a precios corrientes", se sostiene en el informe.

La autoridad monetaria advierte dos efectos contradictorios operando en noviembre. Por un lado, el mes pasado el Ministerio de Economía no solicitó nuevas asistencias al Banco Central mediante Adelantos Transitorios.

"Esto, sumado a la precancelación de parte de la deuda contraída con el BCRA en octubre, llevó a que el financiamiento monetario al Tesoro Nacional tuviera carácter contractivo, al igual que las ventas netas de divisas al sector externo", señaló.

Sin embargo, el BCRA señala que "este efecto fue contrarrestado por la expansión asociada, fundamentalmente, a la caída en el saldo promedio mensual de pases pasivos y Leliq", lo cual resultó en un movimiento de aumento de la Base.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios