Dólar Messi: Según las reservas reales del Central, el valor del dólar superaría los $ 10

Para saber cuál debería ser el valor técnico de la divisa habría que calcular la base monetaria ($ 291.365 millones) y dividirla por la cantidad de reservas que tiene el Banco Central (u$s 39.466 millones), lo que arroja un dólar de $ 7,38. Pero al total de reservas hay que descontarle los pasivos externos y los encajes de los depósitos en dólares de los bancos. Si se considera esa cifra, el valor técnico del dólar asciende a $ 10,92

¿Cuál debería ser el valor del dólar hoy en la Argentina? ¿El oficial de $ 5,21, aunque no se pueda conseguir? ¿O el valor del paralelo, que ya amaga con un dólar Messi a $ 10?
Una de las formas de calcular el valor técnico de la divisa es tomar la base monetaria ($ 291.365 millones) y dividirla por la cantidad de reservas que tiene el Banco Central (u$s 39.466 millones), lo que arroja un dólar de $ 7,38. Es el valor que debería tener el dólar para que las reservas cubran la totalidad de los pesos emitidos. Si bien es cierto que ya no rige la convertibilidad, es una aproximación a un valor razonable para la divisa.
Pero para ser más rigurosos, los analistas apuntan que habría que quitar de las reservas los pasivos externos, por lo cual habría que restarle los u$s 4.000 millones que se adeuda al Banco de Basilea, lo que daría una divisa de $ 8,21. A su vez, en las arcas del Banco Central existen alrededor de u$s 7.800 millones de encajes de los depósitos en dólares de los bancos. Si se restan estos dos conceptos, el valor técnico del dólar asciende a $ 10,92.
Da un tipo de cambio alto no sólo por menores niveles de reservas, sino por pasivos financieros en pesos que deben ser considerados, alerta Fernando Baer, director de Bconomics.
A Ramiro Castiñeira, economista jefe de Econométrica, no le caben dudas que en los últimos años se deterioró la cantidad de reservas del Banco Central, aunque admite que está mucho mejor parado que antes de la crisis del 2001, cuando tenía sólo u$s 15.000 millones de reservas y le debía al sector privado u$s 100.000 millones: Hoy, en cambio, puede pagar la deuda hasta el 2015 sin necesidad de pedir dinero prestado a nadie.
A Gustavo Perilli, socio de AMF Economía, este tipo de cambio de conversión de $ 10 le parece un supuesto muy duro, porque supondría que nadie querría ver un peso, que todo se sostiene con las reservas del BCRA, que se perderían todos los depósitos en dólares, que la deuda externa es elevada y exigible en el corto plazo, que todos reconocerían esta situación y que todos podrían manifestar sus deseos en el mercado de cambios en función de su capacidad para ahorrar.
En rigor, Perilli apunta que el precio del blue lo determina un mercado pequeño y manipulado por pocos, donde ese valor ya empezó a ser elevado para una recuperación rápida: El tipo de cambio de conversión es una medida indicativa con más realidad cuando el esquema cambiario es de caja de conversión con tipo de cambio rigurosamente fijo.
Desde su óptica, el esquema cambiario actual de la Argentina no es una caja de conversión, sino una flotación sucia, ya que pueden manejarlo subiendo el tipo de cambio y perdiendo reservas. El tipo de cambio de conversión es una definición sin tener demasiado en cuenta los vericuetos de la política monetaria y cambiaria.
Con el dólar a $ 10, Argentina sería uno de los países más baratos de América latina, lo cual no condice con la realidad, ya que la producción es mayor y la moneda es más fuerte que en muchos otros países de la región. Lo que sucede es que hay restricciones sobre la oferta de divisas, sumado al factor miedo, que provoca que este tipo de cambio no se corresponda con el valor de la economía. Los riesgos son tan altos que la incertidumbre impera no sólo en el plano local, con una emisión monetaria del 40% anual, sino también por lo que podría suceder con el fallo de Nueva York, advierte Castiñeira.
A su juicio, el valor del dólar dependerá de lo que ocurra con los buitres: con un fallo adverso podría subir, pero si resulta favorable descomprimiría la situación, ya que se renegociaría toda la deuda argentina.
Para Nicolás Litvinoff, director de Estudinero, es un error pensar que la cotización del dólar depende de las reservas: El billete se mueve ahora puramente en función de las expectativas sobre futuras prohibiciones cambiarias (profundización del cepo), que seguirán anunciándose en semanas o a lo sumo meses venideros. De manera independiente al nivel de reservas, ya estamos en un blue en $ 10, que muchos pensaban que podría darse recién a fin de año.