Deuda: las necesidades fiscales de Macri y las fuentes para financiarlas

Con necesidades totales por u$s 34.100 millones, el Gobierno apelará a distintas fuentes de financiamiento. Cuáles son.

Producto de la volatilidad cambiaria y el deterioro de ciertas variables macroeconómicas, el Gobierno decidió avanzar en un acuerdo con el FMI, buscando calmar la plaza bursátil local y con el objetivo de atacar las necesidades financieras del Tesoro Nacional. Todo ello se dio en un contexto en el cual los mercados financieros se cerraron para Argentina, producto de las condiciones más hostiles locales e internacionales, gracias a la suba de tasas internacional y menor apetito por activos emergentes.

La reacción de los activos locales luego del acuerdo no fue significativa, ya que tanto bonos como acciones mantuvieron la debilidad y el tipo de cambio amplió su aceleración desde 25 pesos a $ 29,45, para estabilizarse en el rango actual de 27 a $ 28. Se esperaba que los activos mostraran una mejor performance pero la misma no ocurrió.

El equipo de Research de Quinquela Fondos resaltó en un informe enviado a sus clientes que “esta mejora no se produjo en parte porque todavía queda por delante un Programa Financiero 2018-2019 que muestra desafíos significativos .

De los papeles de trabajo del FMI más las presentaciones realizadas por el Ministro de Hacienda y Finanzas surgen algunas cifras que merecen ser analizadas en detalle para entender el alcance del Programa Financiero. En el informe de Quinquela Fondos señalan que las necesidades totales para el año 2019 llegan a u$s 32.300 millones, estando excluido de ese monto los vencimientos de Letes en dólares (corto plazo) y los vencimientos intra sector público.

A su vez, desde la compañía detallan las fuentes de financiamiento previstas por el equipo económico. “Una de las fuentes de financiamiento serán los organismos Internacionales, en donde se destacan los desembolsos del FMI por u$s 11.700 millones, más los créditos netos de cancelaciones ya acordados con otros organismos. En total se obtendrían u$s 13.000 millones  netos. Por otro lado, el Gobierno se financiará por líneas de crédito con Entidades Financieras. Estos son acuerdos de financiamientos con Bancos Comerciales con los que se espera obtener el año próximo u$s 4.000 millones , señalan desde Quinquela Fondos.

"Las necesidades totales para el año 2019 llegan a u$s 32.300 millones, sin contar los vencimientos de Letes en dólares (corto plazo) y los vencimientos intra Sector Público".

A su vez, los analistas de la compañía agregan que otra de las vías de financiamiento serán los bonos en el mercado internacional y que se espera acceder a ese escenario para colocar u$s 3.000 millones, lo que implica apenas algo más de los vencimientos previstos de u$s 2.800 millones. Por último, se espera también que se emitan bonos en el mercado local para cubrir el faltante de financiamiento. En este punto se necesitará obtener u$s 12.300 millones, con vencimientos previstos para ese período de casi u$s 5.000 millones.

“De las fuentes previstas surge la necesidad de conseguir financiamiento nuevo por u$s 8.000 millones a obtener casi en su totalidad en el mercado doméstico. Adicionalmente se necesita renovar vencimientos por u$s 10.900 millones en bonos y u$s 14.800 millones en Letes de corto plazo , afirmaron.

A modo de conclusión, desde la compañía señalan que la necesidad total de colocaciones brutas en el mercado de capitales para el año próximo es de u$s 34.100 millones. “En definitiva, el programa financiero para el 2019 está claro, es cumplible, pero no está exento de desafíos. El principal, vinculado a la necesidad de renovar fuertemente vencimientos de títulos tanto de corto como de largo plazo en el marco de un proceso electoral. Es por eso que todos los avances que se logren para renovar a plazos largos serán señales positivas de cara el cumplimiento del Programa Financiero , finalizaron desde Quinquela Fondos.

Sobre la actualidad del mercado, Lucas Gardiner, director de Portfolio Personal señaló que actualmente “hay un mejor del clima mundial en general, y es claro que la crisis que tuvimos en los últimos meses se acentuó por la falta de confianza en Argentina específicamente. Pero parte de este escenario, en ambos lados, parece haberse calmado desde hace unas 3 semanas. Hay un retorno lento de capitales, que van buscando oportunidades de inversión a bajo precio.

Gardiner agregó que la principal preocupación para el ahorrista de mediano plazo es la capacidad de pago que pueda tener Argentina.

“Nosotros no vemos un riesgo de default. Somos optimistas, aunque vemos que el camino es lento. Necesitamos unos cuantos meses de buenas noticias en lo que respecta a baja de inflación, reducción del déficit y mejora en la cuenta corriente. El mercado espera datos concretos, y si los datos que vengan en los próximos meses van mostrando mejoras -aunque sea mínimas-, en los números de Argentina, los inversores van a ir perdiendo el miedo de a poco; permitiendo, en concreto, reamar una visión de que es un país viable de mediano plazo , concluyó.

Tags relacionados
Noticias del día