Después del desplome de la apertura, Wall Street achica la caída en un lunes negro para Asia y Europa

El índice de Shanghai cayó un 8,45% y el de Shenzhen, un 7,61%. Las bolsas europeas cerraron con caídas de hasta 5%. Los índices neoyorquinos, que arrancaron con rojos de alrededor 5%, ahora recortan sus pérdidas al 2%. Las bajas se dan luego de que Beijing depreciara su moneda un 4,6% respecto al dólar.

Los mercados entraron en pánico antes las flojas perspectivas de China. El “lunes negro” arrancó con el desplome de más de un 8% en las bolsas asiàticas, que tuvieron sus mayores pérdidas porcentuales de un día desde la crisis financiera global de 2007, y siguió en cadena en Europa y Estados Unidos.

Sin embargo, pasada la media rueda, los índices más importantes de Wall Street recordan sus pérdidas iniciales y así del 5% en rojo con las que arrancaron la jornada, ahora los ajustes no llegan al 2%. El industrial Dow Jones cede 0,88% y el tecnológico Nasdaq pierde 0,37%. Por su parte, el Standard & Poor’s cae 1,22%.

La jornada se daba con una enorme volatilidad incluso entre las acciones “grandes”. Apple, por ejemplo, arrancó con una caída de más del 10%, pero luego se recuperó y pasada la media rueda gana 1,99%. Las acciones de Ford registraron una caída de casi el 12% en la apertura, y luego recortaron la pérdida al 2,99%. Y las de Chevron cayeron un 7% en los primeros minutos, pero a media rueda recortaban el rojo a poco menos de 1,62%.

En tanto, las bolsas europeas -que llegaron a caer hasta 8%- se recuperaron apenas pero cerraron igual con un rojo notorio de hasta el 5%. El FTSE de Londres cayó un 4,67%; el DAX de Fráncfort, un 4,70%; el CAC de París, un 5,35% y el IBEX35 de Madrid, un 5,01%. Atenas también inició la semana en números rojos, con un derrumbe del 10,6%.

El desplome en las bolsas chinas, que borró lo que quedaba de ganancias en el mercado este año, se produjo por la decepción de los inversores de que Beijing no anunciara medidas de política monetaria de respaldo esperadas durante el fin de semana después de que los principales índices del mercado chino perdieron un 11 por ciento la semana pasada.

El índice de Shanghai cayó un 8,45%, mientras que el de Shenzhen lo hizo un 7,61%. Las bajas se dan luego de que Beijing depreciara su moneda un 4,6% respecto al dólar.

Con esta caída, la bolsa china de referencia ya se sitúa en números rojos en lo que va de año, al registrar una cotización inferior a la que tenía al inicio del ejercicio.

Las pérdidas fueron especialmente fuertes en las empresas del sector petrolero debido a la nueva caída del crudo en los mercados internacionales, y así PetroChina perdió un 9%, mientras que Sinopec cayó un 8,21%.

En el segundo mercado del país, el de Shenzhen, con mucho peso de los valores tecnológicos, las pérdidas se situaron en el 7,61%.

Mientras, en Hong Kong, el índice de referencia Hang Seng, tuvo un fuerte descenso del 4,64% (1.039,92 puntos) hasta quedar en 21.369,7 enteros.

Este inicio tan negativo de la semana en las bolsas chinas y de Hong Kong se produjo a pesar de la decisión anunciada este domingo por el gobierno chino de permitir a los fondos de pensiones del país invertir hasta un máximo de un 30% de sus activos en bolsa.

El pasado miércoles 13 de agosto, el Banco Popular de China depreció el yuan un 1,11%, que acumuló una corrección del 4,6% respecto al dólar. Autoridades del gigante asiático aseguraron que la cotización real está ‘básicamente completada‘.

La profundización de la crisis china, complica aún más el futuro de la bolsa argentina.

Tags relacionados