Desarbitraje, la causa de la brutal caída del mercado argentino

Las caídas que acumulan bonos y acciones están relacionadas a factores externos y locales. Pero se explican sobre todo por la falta de correlación entre los precios de los activos financieros y la economía real. Y esta puede no haber llegado a su fin.

Con un simple pantallazo de la actualidad bursátil local se pueden hacer rápidamente un balance lleno de dudas. El Merval en dólares cae en el año un 41%. Dentro del panel, hay acciones que pierden más del 60% en dólares, como Grupo Supervielle, Transportadora de Gas del Norte y Cablevisión Holding. Mirgor, Loma Negra, Agrometal, Metrogas, Comercial del  Plata pierden más de un 52% en lo que va del 2018.

Los bonos tampoco muestran un buen año, más bien lo contrario: en promedio, los bonos soberanos en dólares tienen caídas de alrededor del 25%, lo que genera que la suba de las tasas de dichos activos escale a niveles no vistos desde 2015. El Bonar 2046 subió casi 300 puntos básicos su tasa de retorno (tir), mientras que el Bonar 2024 rinde actualmente 7,25%, mostrando una suba de la tasa de 345 puntos básicos desde octubre pasado.

En materia cambiaria, el dólar acumula una suba de más del 50% en el año y esta evolución del tipo de cambio probablemente tenga consecuencias rápidamente en los precios, haciendo su aporte a la inflación, generando un golpe también a la economía real que se potencia por la suba de tasas (para controlar la corrida cambiaria) y una política fiscal más contractiva (para dar un buen mensaje al mercado y como parte del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional).

Las causas de esos movimientos pueden explicarse por varios motivos, como los factores internacionales que afectan a los mercados emergentes, errores del Gobierno en el primer semestre que generaron una caída en la confianza y las expectativas, mayor conflictividad social, volatilidad por la crisis política y económica en Brasil, dudas respecto al resultado electoral en 2019, etc. Todo eso es posible y probablemente esté incluido en los precios.

Desarbitraje

Pero haciendo un análisis un poco más amplio, lo que explica esta caída es algo más simple y que refleja que no había un correlato entre los precios y la economía real. Lo que en el mercado se conoce como desarbitraje.

Los precios de los activos, a comienzo de año y en los primeros meses, no justificaban los números que mostraba la economía. En otras palabras, los precios estaban demasiado altos para una economía que no había mostrado resultados firmes y sostenibles en forma consistente.

Los precios de los activos estaban demasiado altos para una economía que no había mostrado resultados firmes y sostenibles.

Había que plantearse la duda en forma permanente. ¿Vale la economía argentina 30.000 puntos de Merval? ¿Vale la economía argentina 1800 dólares de Merval? ¿Vale la economía argentina tasas del 5% a 10 años?

De a poco el mercado se fue convenciendo de que la respuesta estaba más cercana a la negativa que a la afirmativa.

La corrección del “desarbitraje tenía dos caminos posibles: 1) se reactivaba la economía de modo de que el precio de los activos financieros estuviera justificado; o 2) caían los precios para acomodarse a los números de la economía Argentina. Sin el primero, el mercado optó por el segundo y los precios de los activos se desplomaron.

Falta de señales

Además, se han dado cambios muy importantes en materia economía en las últimas semanas y la economía local aún no ha dado señales concretos de fortaleza en materia inflacionaria, de actividad económica, empleo, etc.

Esto implica que, pese a que el mercado de acciones haya caído un 40% en dólares y que los bonos hayan perdido un 25%, las preguntas deben volver a repetirse, pero con otros valores.

¿Vale la economía argentina 900 dólares de Merval? ¿Vale la economía argentina tasas del 8% a 10 años?

Quizá, estos niveles de los activos financieros locales tengan más sentido y correlación con los fundamentals de la Argentina.

Pero si la economía no reacciona y los resultados no comienzan a llegar, el desarbitraje podrá mantenerse y generar efectos negativos en los precios de las acciones y bonos hacia adelante.
Tags relacionados

Noticias del día