Cuáles son los factores que le pueden meter más presión al dólar

La economía argentina genera cada más pesos y en paralelo vive un proceso de retroceso en la cantidad de dólares. Cepo, brecha y retiro de depósitos, entre los puntos de conflicto que destacan los analistas.

El escenario de desconfianza entre los inversores no se frenó tras la exitosa reestructuración de deuda. Todo lo contrario. Las variables financieras se deterioraron aún más y el Gobierno debió implementar un cepo ultra restrictivo que genera un debilitamiento  mayor de la actualidad financiera local.

La película muestra que pese al cepo hay cada vez menos dólares y cada vez más pesos. Esto es una mala noticia para el futuro del tipo de cambio.

Así, se observa una dinámica en el que el dólar sigue subiendo, con el contado con liquidación que registra un avance del 95% en lo que va del año y una brecha cambiaria que sigue estando por encima del 85%. A ello se le suma que, a partir del cepo, el ahorrista sale en busca de recuperar sus dólares depositados en el banco, generando una fuerte salida de depósitos de corto plazo nuevamente. Esta dinámica se revirtió a partir del resultado electoral en agosto de 2019 y desde allí siempre fue a la baja. Además, la cantidad de pesos en la economía es récord y esperan que el año que viene el BCRA tenga que seguir imprimiendo, lo cual deja al país en una situación de debilidad, esperando mayores subas del dólar y peores guarismos inflacionarios.

Pocos dólares

El BCRA decidió limitar la venta de dólares para atesoramiento, así como también limitar la venta de dólares para cancelación de préstamos financieros al equivalente del 40% de los vencimientos. Estas medidas buscaron atenuar la demanda de divisas y tratar de frenar la venta de dólares. Sin embargo, pese a las mayores restricciones a la compra, el BCRA  pierde reservas rueda tras rueda.

El dólar blue pegó un salto hasta los $147 mientras que los demás tipos de cambios libres, como el dolar contado con liquidacion y el dólar MEP se estabilizaron en niveles de $145 y $138 respectivamente, techos históricos. 

Los analistas de Criteria precisaron que el desequilibrio del tipo de cambio real es notorio: “Mientras el tipo de cambio oficial real está en promedios de post convertibilidad, lo que podría equipararse a un tipo de cambio de equilibrio, el contado con liquidación y el dólar informal operan en máximos para los últimos 20 años medidos en términos reales .

A su vez afirmaron que el Gobierno gana tiempo pero con un alto costo económico y que esta clase de medidas no fueron efectivas en el pasado.

El Gobierno prioriza cuidar el stock de reservas, pero a costa de un deterioro notorio en las expectativas del sector privado y un desincentivo muy fuerte al ingreso de capitales. Las medidas anunciadas alejan al país de la acumulación de reservas y apuntan a cuidar el stock. Sin embargo, observamos que, en episodios anteriores como el último cepo de 2011, los controles cambiarios no fueron suficientes para contener la sangría de reservas contables y netas a lo largo del tiempo , afirmaron.

Los analistas de Quinquela Fondos explicaron que si la oferta de divisas se mantiene constante, la medida debería ser suficiente para frenar la venta y permitir que el Banco Central pueda dejar de intervenir. Pero advierten que el supuesto anterior es fuerte, ya que implica que, en este nuevo contexto regulatorio, la oferta de dólares de los exportadores se mantiene estable.

Por ahora, en el paquete de medidas anunciado, no se tomó ninguna decisión que fomente el aumento de las exportaciones o de las liquidaciones de divisas. Por lo tanto, si bien se limitó la demanda, el cumplimiento del objetivo dependerá de cómo reaccione la oferta. Por eso, las próximas semanas serán clave para entender si finalmente se logra equilibrar el mercado cambiario oficial , comentaron.

En línea con lo que muestran los analistas de Quinquela, la perdida de reservas y el mayor contexto regulatorio sobre el acceso al mercado cambiario va asociada también a un contexto de mayor brecha cambiaria, la cual se ubica en niveles del 80%, niveles históricos.

Salida de depósitos

Los mayores controles cambiarios alentaron a que los ahorristas busquen retirar rápidamente sus depósitos en moneda extranjera del sistema financiero. Estos retiros alcanzan ya los u$s 3000 millones en lo que va del año y casi 51% respecto de un año atrás. Los depósitos en dolares iniciaron el año en niveles de u$s 19.500 y actualmente se encuentran arañando los u$s 16.500 millones.

Esta tendencia a la baja viene a continuar la dinámica que se observa desde las elecciones PASO. Antes de las elecciones los depósitos en dólares eran de casi u$s 32.000 millones y tras el resultado electoral las mismas colapsaron a niveles de u$s 18.000 millones para situarse en u$s 19.500 a comienzo de año. 

En un informe elaborado por los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI), destacaron que la salida de depositos refleja que los depositantes temen por sus tenencias ante la escasez de reservas de libre disponibilidad del BCRA

La salida de depósitos marca una tendencia que creemos se acentuará a medida que crece la incertidumbre, respecto de los pasos hacia delante en materia economía e institucional. Y que tiene relación con la caída en la confianza en el Gobierno, más que con una cuestión económica respecto de la devolución de las divisas por parte de los bancos. El ritmo al que lo haga, igualmente, dependerá en parte también de la normalización de los pedidos de transferencias y por la agilidad del sistema de turnos que manejan los bancos por la pandemia , explicaron.

 

Muchos pesos

Además de la caída en la cantidad de dólares en el BCRA y en el sistema financiero, se observa un incremento importante en la cantidad de pesos. En lo que va del año el BCRA ya le giró adelantos por $ 533.500 millones más otros $ 1,079 billones en transferencia de utilidades. Con estos números, el BCRA asistió al Tesoro en $ 1,613 billones, lo cual equivale al 70% de la base monetaria actual de $2,3 billones. Estamos entonces en una economía que genera cada vez más pesos y pierde cada vez más dólares. El riesgo está en que el mercado ajuste por precio, vía mayor suba del dólar .

Lo preocupante es que aparentemente, la dinámica actual parece no detenerse en el corto plazo. Los analistas de PPI advirtieron que el BCRA tiene que seguir asistiendo al Tesoro el resto del 2020 y en el 2021. En esa línea, estiman que el organismo monetario emitiría 4% del PBI para el Tesoro; y se acentuaría el déficit cuasi-fiscal.

Proyectamos que hacia delante, 15 meses hasta fines 2021, la emisión del BCRA alcanzaría 8% del PBI, similar a los 8,7% del PBI que se emitieron desde noviembre-2019, 11 meses , señalaron.

La enorme emisión monetaria llevada a cabo en los últimos meses hace que la cantidad de pesos se ubique en niveles récord. En este sentido, los analistas de Econviews advirtieron que la cantidad de pesos en la economía es la más alta en la historia.

“Más pesos el próximo año difícilmente serían bienvenidos en el mercado monetario, a menos que haya un cambio radical en las expectativas. El nivel actual de dinero medido por M2 privado es alrededor de un 24% más alto que el promedio a largo plazo. Realizamos un seguimiento del stock de dinero en relación con el PIB de los últimos 16 años. Nunca ha sido tan alto como en 2020. Para llevar el stock de dinero al M2 promedio tendría que contraerse en más de $900.000 millones o 3,4% del PIB , advirtieron desde Econviews.

Finalmente, desde Quinquela Fondos también ponen la lupa sobre el exceso de pesos y en particular sobre el aumento de los pasivos remunerados del BCRA, siendo este un foco de preocupación en el largo plazo.

La presencia de controles cambiarios hace que esos pasivos sean más estables que las Lebac de 2017 a 2018. El efecto negativo de ese exceso de pesos se produce a partir del devengamiento de intereses de las Leliq y por consiguiente de la emisión monetaria que generan y el crecimiento automático que implican. Para que eso no se produzca,idea. Por eso, este exceso de pesos, le pone un techo a la tasa de interés que el BCRA puede convalidar y se convierte en un incentivo para que las tasas se conviertan en negativas en términos reales , dijeron.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios