PAGAN PRECIO BLUE Y LO DEJAN EN EL PA S

Crece la afluencia de argentinos que compran dólares en Uruguay

Cada vez que me voy a mi casa de Punta del Este por un fin de semana largo me llevo $ 47.000 en el bolsillo. A mi esposa le doy otro tanto y a mis dos hijos les doy la mitad, ya que los menores de 16 años pueden salir del país con hasta u$s 5.000 o su equivalente. En total, nos llevamos el equivalente a u$s 30.000 mensuales, ya que una vez por mes nos vamos para nuestra casa de allá, cuenta un empresario.
Su caso no es una excepción. En las casas de cambio de Uruguay comentan que la afluencia de argentinos es cada vez más masiva. Van en busca del arbitraje, como se le conoce en la jerga charrúa al cambio de pesos argentinos por dólares.


Si bien la cotización es de $ 6,20, igual que en el mercado paralelo de nuestro país, brinda una mayor seguridad poder hacer la operación en una casa de cambio, ante cualquier reclamo que haya de billetes truchos.
Todo el tiempo vienen argentinos con más de $ 100.000 para cambiarlos por divisas, incluso hasta hacemos operaciones por $ 1 millón, detallan en una financiera ubicada en el circuito bancario de Montevideo.


Hasta u$s 3.000 diarios se puede cambiar sin problema. A partir de esa cifra, hay que llevar algún comprobante para justificar los fondos, pero basta con un extracto bancario, recibo de sueldo o venta de una propiedad, por ejemplo.


Los argentinos se arriesgan a traer los pesos para cambiarlos acá porque allá deben ir al circuito ilegal para tener dólares. ¿Y después a quién le reclamás si te dan u$s 5.000 en billetes falsos? En cambio, acá te contamos la plata adelante tuyo y tenemos hasta cámaras de seguridad para controlar el dinero entregado, revelan en otra casa de cambio oriental.


Aparte, como esos dólares luego los dejan en los bancos de acá, ya sea en plazos fijos o en cajas de seguridad, para el caso es lo mismo tener que traer pesos argentinos o dólares. Pero otorga una mayor certeza poder cambiarlos en una entidad financiera, agregan las fuentes.


El problema los tienen quienes todavía no tienen un cofre, porque muchas entidades de ese país están pidiendo un plazo fijo con un año de antigüedad por u$s 100.000 para otorgar cajas de seguridad, más una entrevista personal con el gerente a cargo de la sucursal.


En caso de cumplir con éxito con todos estos requisitos, se pasa al pago propiamente dicho. El costo del alquiler del cofre varía de acuerdo a su volumen. El precio es de u$s 50 como derecho habilitante, con un costo mínimo de u$s 13 para cofres con un volumen menor o igual de 3 decímetros cúbicos y un máximo de u$s 450 anuales para cajas con un volumen mayor a los 73 decímetros cúbicos.

Noticias del día