Contado con liqui 'inverso': compañías utilizan bonos para conseguir un dólar de $ 7,20

Compran títulos en Wall Street y los venden en Buenos Aires. De esta manera, obtienen un 50% más de fondos que ingresando el dinero a través del mercado cambiario, donde la divisa compradora cotiza a menos de $ 4,80. Para no perder la oportunidad de ganar este margen, muchas compañías están adelantando el envío de fondos al país

¿Cómo están trayendo el dinero a la Argentina las pocas compañías que están realizando inversiones, ampliaciones o que se animan a desembarcar en el país? ¿O los individuos que tienen dinero en el extranjero y aprovechan las ofertas existentes hoy en el mercado para comprar alguna propiedad, un campo o un auto de alta gama?
En distintas sociedades de bolsa revelaron a El Cronista, en estricto off the record, que la mecánica más utilizada en los últimos meses es el contado con liqui al revés.

De este modo, los inversores obtienen más un 50% más de fondos que ingresando el dinero a través del mercado cambiario, donde la divisa compradora cotiza a menos de $ 4,80.

¿Cómo es el mecanismo? La empresa compra un bono argentino de alta liquidez que cotiza en Wall Street, como puede ser el Boden 2015 o el Bonar 2017 o bien alguno de los ADRs que más flujo tienen. Luego, venden esos activos en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, y se lo liquidan a un dólar diferencial de $ 7,20. De esta manera, se ganan más de un 50% solamente con el spread diferencial entre la cotización oficial y la del contado con liqui inverso.

Por lo tanto, los ejecutivos financieros de las casas matrices de las multinacionales consideran que, hoy por hoy, mandar plata a la Argentina por este mecanismo no es nada despreciable.

Hay que aprovechar para hacer este tipo de operaciones lo más rápido posible, porque en cualquier momento la brecha se va a achicar y volveremos a la normalidad, se sincera un broker bursátil, ante la consulta de este diario, y pide por enésima vez el anonimato aunque aclara, por las dudas, que la operatoria no es ilícita.

En rigor de verdad, lo que está mal visto es llevarse fondos al extranjero, pero traerlos está bien visto, se ataja.

Desde otra sociedad de bolsa comentan que, para no perderse la oportunidad de ganar este margen de más del 50%, muchas compañías están adelantando el envío de fondos hacia nuestro país, por la incertidumbre de lo que podría pasar en el mercado financiero en los próximos meses.

En especial, a partir de la nueva ley de reforma del mercado de capitales, donde el Banco Central pasará a absorber las funciones estratégicas de la Caja de Valores, de modo de controlar la fuga de dólares vía bonos.

Si bien estas operaciones son al revés, el gobierno prefiere que la entradas de divisas sea a través del mercado libre de cambios, con la cotización oficial de $ 4,80, y no mediante bonos.

Todo apunta a que la tendencia seguirá creciendo. Al menos, hasta que la brecha entre el dólar oficial y el contado con liqui se achique. Pero, por ahora y gracias al benemérito juez neoyorquino Thomas Griesa, lo único que hace es agrandarse cada vez más.

Tags relacionados
Noticias del día