Burbuja puntocom: vuelve el temor por el valor delas acciones tecnológicas

El índice sectorial Nasdaq Composite se encuentra cerca del máximo histórico de 5.000 puntos, alcanzado en marzo de 2000, cuando comenzó la debacle

¿Está el mundo a las puertas del segundo estallido de una burbuja especulativa en las acciones punto com? Tras casi 15 años en que los inversores aprendieron a desconfiar de las compañías tecnológicas que no poseían un sólido modelo de negocios y que prometían ganancias siderales, varios analistas advierten sobre la posibilidad de que se haya gestado una nueva espiral especulativa de precios en el sector y que haya riesgo de estallido.

El primer dato que aportan quienes creen que el peligro acecha a los inversores con acciones punto com en su poder es que el índice sectorial Nasdaq Composite se acerca al máximo histórico de los 5.048,62 puntos, alcanzado el día mismo del estallido, el 10 de marzo de 2000.

A fines de noviembre de este año, el Nasdaq flirteó con los 4.800 puntos, aunque en estos momentos se ubica un poco por debajo de esos valores, en torno a las 4.650 unidades. A pesar de ello, son varios los que creen que el rally alcista tiene todavía recorrido, lo que alimentaría aún más los riesgos.

El primero que puso en alerta a los inversores fue la revista especializada Barrons, que hace poco publicó un extenso artículo sobre los peligros que acechan al sector. Entre ellos, la gran cantidad de compañías que registran pérdidas (de una muestra de las 80 principales empresas punto com, con una capitalización bursátil de u$s 380.000 millones, el 69% no lograba generar ganancias). Pero sobre todo por los riesgos que entrañan las compañías con proyecto de salida a bolsa en el corto y mediano plazo, cuyos valores estimados sobrepasan largamente a los de las que estaban a punto de hacer sus IPOs en el momento del estallido de la burbuja en 2000 (hoy valen en conjunto u$s 250.000 millones, muy por encima de los u$s 89.000 millones de hace tres lustros atrás).

Además, como suele suceder en numerosas ocasiones en los mercados financieros, parecería ser que los aniversarios son momentos que se prestan para que los analistas e inversores teman la reiteración de hechos negativos pasados, como si los ciclos de los mercados pudieran repetirse de manera idéntica. Justamente, en marzo se cumplirán 15 años de la primera debacle financiera en el sector de la "nueva tecnología" (como se lo llamaba a fines del siglo XX), de ahí que más de un analista vea una señal de que el pasado estaría regresando. De hecho, Barrons recordó que el Nasdaq se derrumbó un 31% un mes después del estallido de marzo de 2000 y que finalmente la caída fue del 78%, como anticipando lo que podría suceder.

A este coro de Casandras se sumó también el Banco de Pagos Internacional (Bank of International Settlements, o BIS, que actúa como banco central de los bancos centrales), que recientemente alertó sobre la fragilidad de los mercados financieros, a pesar del clima de euforia que existe entre los inversores por el rally alcista que se vive últimamente. El organismo avisó que el 15 de octubre pasado, el rendimiento de los Bonos del Tesoro a 10 años cayó 37 puntos básicos, una baja intradiaria superior a la que se vivió cuando quebró Lehman Brothers en 2008. "Y a pesar de ello, pocos días después volvió la calma a los mercados. Sería imprudente no tener en cuenta que éstos todavía no se han estabilizado del todo", afirmó Claudio Borio, director del Departamento Monetario del BIS.

En tren de detectar los mayores peligros, los analistas más preocupados ponen el foco en las futuras salidas a bolsa, ya que según ellos, es donde se presentan las mayores inconsistencias. Entre las que más llaman la atención se encuentra Uber, la compañía de autos con chofer que está revolucionando el sistema de taxis en más de 50 países, con un valor estimado de u$s 41.000 millones. Pero también se anotan en esta lista Airbnb (el sistema de reserva de alojamientos), que ya valdría u$s 13.000, o Dropbox (el servicio de almacenamiento de datos en la nube), con un valor de u$s 10.000 millones. ¿Valen estas compañías estos montos? Hay que ser bastante audaz para animarse a apostar por ellas y no quemarse con la "leche" punto com, como sucedió en 2000. Sobre todo en el caso de Uber, con cada vez más problemas para operar en países como Bélgica, Holanda, España, Tailandia, la India y en algunas ciudades de EE.UU.

Ted Parrish, analista del fondo Henssler Equity Investor, es de los que ve el vaso medio lleno en lugar de medio vacío. Y que creen que todavía las acciones tecnológicas tienen potencial para seguir creciendo. "Que el Nasdaq vuelva a los 5.000 puntos estaba destinado a pasar con el tiempo. Hoy estas acciones están valoradas en niveles más razonables que hace 15 años y hay más estabilidad en la tecnología. De hecho, las empresas líderes están aquí para quedarse", afirmó el experto.

Como prueba de ello están Apple y Microsoft (las dos empresas con las mayores capitalizaciones del mundo), pero también otros pesos pesados como Google, Facebook, Amazon, eBay o Yahoo!

Estos analistas plantean que, en el sector, el ratio de Price/Earnings o P/E (que mide el valor de la acción en relación con sus ganancias esperadas) hoy es de 22, cuando era de 102 en momentos del estallido de la burbuja en 2000. Esto señalaría que todavía hay margen para que los precios suban más. Es decir que hasta que se confirme quién tuvo razón (si hay o no una nueva burbuja), cada inversor deberá revisar su nivel de tolerancia al riesgo punto com.

Tags relacionados