Bernanke se despidió de la Fed con un recorte de u$s 10.000 millones a su programa de compra de deuda

Se debe a la mejoría en el mercado laboral. Así, el programa de estímulo queda en U$S 65.000 millones mensuales. Comienza la etapa de Janet Yellen.  

 En su última reunión bajo la presidencia de Ben Bernanke, la Reserva Federal decidió continuar con el recorte de los estímulos. Los recorta en otros 10.000 millones, con lo que quedarían en 65.000 millones mensuales.

Asimismo, al Reserva Federal ha reiterado que mantendrá las tasas de interés próximos a cero mientras el desempleo esté por encima del 6,5% y la inflación no supere el 2,5%. La Fed ha tomado esta decisión por unanimidad, asegurando que la actividad económica se recuperó en los últimos trimestres. "Teniendo en cuenta el grado de ajuste fiscal" desde que puso en marcha el programa de compra de activos, el Comité sigue viendo "una mejora de las condiciones de la actividad económica y del mercado laboral en este periodo en consonancia con la creciente fortaleza subyacente de la economía en general", señala el comunicado.

"Los indicadores laborales son contradictorios pero en conjunto mostraron una mejoría", añade. En la última reunión del Comité de Mercado Abierto de la Fed presidida por Ben Bernanke y la primera de 2014, el banco central de EEEU afirma que observa una "progresiva mejoría" en el mercado laboral.

El recorte de los estímulos, que se conoce como 'tapering', se inició en diciembre, cuando la Reserva Federal decidió también el recorte de 10.000 millones en el programa de compra de bonos que, inicialmente, se situó en 85.000. Hoy, como en diciembre, mercados y analistas descontaban que la Fed seguiría con los recortes y apostaban por otra reducción de 10.000 millones.

Es más, el Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal asegura en un comunicado que probablemente reducirá aún más sus compras de activos si los datos confirman una mejoría en el mercado laboral. De este modo, la Fed no sorprende y mantiene en marcha su anunciada y gradual retirada del estímulo monetario, pese a la reciente volatilidad financiera observada en las divisas de varias economías emergentes, que ha llevado a varios bancos centrales a intervenir en Turquía, Argentina, la India o Sudáfrica.

No obstante, considera que una política monetaria expansiva será apropiada por un periodo de tiempo considerable aún cuando se termine el programa de compra de bonos. Todos los miembros de la Fed votaron a favor de las decisiones tomadas en este encuentro, incluida Janet L. Yellen, quien a partir del 1 de febrero sustituirá a Bernanke en la presidencia de la Reserva Federal. Febrero En concreto, a partir de ahora la Fed reducirá en 5.000 millones de dólares anto las compras de valores respaldados por hipotecas, hasta 30.000 millones de dólares, como las de bonos del Tesoro a largo plazo, hasta 35.000 millones de dólares. Sin embargo, seguirá reinvirtiendo los beneficios obtenidos al vencimiento de los valores adquiridos con anterioridad.

En su opinión, estas compras que aún realizará deberían "mantener las presiones a la baja en los tipos de interés a largo plazo, apoyar los mercados hipotecarios y ayudar a hacer las condiciones financieras más acomodaticias en general, lo que debería promover una recuperación económica más fuerte".

A este respecto, incide en que vigilará de forma cercana la información que surja en los próximos meses sobre la evolución económica y financiera, y garantiza que continuará con "la compra de valores hipotecarios y del Tesoro y empleará otras herramientas que sean apropiadas" hasta que se logre una mejora del mercado laboral en un contexto de estabilidad de precios. Actividad económica La Fed constata que el gasto de los hogares y la inversión fija empresarial han aumentado más rapidamente en los últimos meses, mientras que la recuperación del sector inmobiliario se ha ralentizado. Además, añade que la política fiscal sigue limitando el crecimiento económico, aunque en un grado cada vez menor.

Respecto a los precios, señala que la inflación se ha mantenido por debajo del objetivo del Comité, pero las expectativas a largo plazo se han mantenido estables. Aún así, admite que una inflación permanentemente por debajo del objetivo del 2% puede acarrear riesgos. En este contexto, la Fed confía en que con una política acomodaticia adecuada la actividad económica se expanderá a un ritmo "moderado" y la tasa de desempleo descenderá gradualmente hasta un nivel coherente con su mandato.

 

 

 

 

Tags relacionados