Banco Nación cierra más sucursales en el exterior: ahora le tocó a Santiago de Chile

Daba pérdidas y las filiales del exterior no van en línea con la estrategia de la entidad. Se abrían en los años 50 porque era la manera de relacionarse con los importadores y exportadores, pero ahora es por Internet

Mientras analizan qué hacer con la sucursal de Montevideo, que ha perdido mucho volumen, por estar en la parte vieja de la ciudad, al igual que la de Asunción de Paraguay, el Banco Nación cerró su sucursal en Santiago de Chile, proceso que había empezado hace varios meses.

Si bien la filial de Chile daba pérdidas, el presidente del BNA, Javier González Fraga, remarcó que las sucursales del exterior no van en línea con la estrategia del banco, sino que se abrían en los años 50 porque era la manera de relacionarse con los importadores y exportadores, pero ahora es por Internet.

Ya cerró sus sucursales en Río de Janeiro, Caracas, Panamá y Caimán. En todos los casos, hacen acuerdos de pleno convenio con bancos hermanos (los estatales de cada país) para evaluar la cartera de clientes de cada uno e impulsar negocios de comercio bilateral.

El tema es que hoy se necesita capitalizar fuerte a las filiales del exterior e imponer tecnología de punta, con cajeros automáticos y Home Banking, para estar en condiciones de competir. La decisión estratégica es hacer un Banco Nación más fuerte y competitivo tecnológicamente en Argentina para poder llegar con más crédito para apoyar a las pymes en comercio exterior, en sus inversiones y en su internacionalización.

“Preferimos concentrarnos en otras ciudades, donde sí importa la presencia física, como en Antofagasta, ya que hay cientos de pueblos de más de 5000 habitantes que están a 100 kilómetros de distancia de un cajero automático, por lo que el día que deben cobrar un cheque la persona se pierde el día , señaló González Fraga, en un brindis de fin de año con periodistas en el salón Mármol del alfombrado primer piso de Rivadavia y 25 de Mayo.

Dijo que aún no fue nadie del nuevo Gobierno a verlo por la transición, aunque este diario pudo saber que gerentes de línea tuvieron encuentros con José de Mendiguren, quién pidió ir a la presidencia del BICE en lugar de al BNA, mientras para el BNA se menciona a Feletti, que ya fue vice. 

También se vio en el cóctel a Lucas Llach, vicepresidente primero del Nación, quien se apuró a presentar su renuncia desde el 9 de diciembre, para poder volver a ser profesor full time de la Universidad Torcuato Di Tella, donde había pedido licencia por un año cuatro veces, lo máximo permitido por la institución.

Este economista, que se dedica a temas de historia económica, es profesor del Departamento de Estudios Históricos y Sociales y de la Escuela de Gobierno, UTDT. Obtuvo su doctorado en Historia en la Universidad de Harvard, y su licenciatura y estudios de posgrado en economía en la Universidad Di Tella. Ahora, quiere dedicarse también al tema de las fintech, ya sea mediante consultoría o en algún emprendimiento, ya que fue el impulsor de la Mesa de Innovación del Banco Central, donde ahora estuvo yendo como vicepresidente del Nación.

Tags relacionados
Noticias del día