Amazon colocó deuda a 0,4%, la tasa corporativa más baja registrada en EE.UU.

El gigante tecnológico aprovechó un mercado de tasas bajas impuestas por la Fed y el fuerte apetito de los inversores. Obtuvo u$s 10.000 millones a pagar plazos que fueron desde los 3 años hasta los 40 años.  

Amazon logró colocar deuda al costo más bajo en la historia para una compañía en Estados Unidos.

El gigante del comercio electrónico logró la hazaña en un contexto propicio, el de tasas de interés bajas impuestas por la Reserva Federal (Fed). 

La compañía fundada por Jeff Bezos colocó u$s 10.000 millones en bonos a distintos plazos, los vencimientos van un mínimo de 3 años, donde acordó el 0,4%, la tasa con la que obtuvo el récord en la deuda corporativa, hasta un máximo de 40 años. De todas formas, el abanico es muy amplio: son títulos a 3, a 7, a 10, a 30 y a 40 años.

Según fuentes cercanas a Amazon, la empresa -cuya deuda 11 años atrás no alcanzaba el grado de inversión-, habría vendido el lunes pasado bonos con vencimiento a 3 años apenas dos décimas por encima de la rentabilidad exigida en mayo a los bonos del Tesoro de EE.UU. con una plazo de vencimiento comparable.

De hecho, una tasa interés del 0,4% implica un costo sustancialmente inferior al 1,9% que Amazon tuvo que ofrecer en 2017 cuando colocó sus bonos al mismo plazo, 3 años, para financiar la adquisición de la cadena de supermercados Whole Foods Market. Al mismo tiempo, ese nivel de tasa es inferior al mínimo de 0,45% alcanzado en 2012 y 2013 por otros gigantes como Apple, IBM y Walt Disney.

Los nuevos bonos de Amazon con vencimiento a 7 y 10 años se emitieron con tasas de 1,2% y del 1,5%, respectivamente, también los más bajos del mercado corporativo estadounidense de bonos y batiendo el mínimo anterior establecido por la cadena de distribución Costco a principios de año, según los datos de Refinitiv. 

A su vez, la licitación se destacó porque la oferta de Amazon fue sobresuscrita en más de tres veces.

Tras la colocación de la compañía de Bezos, el importe de las emisiones de bonos de empresas en EEUU sobrepasaron ya el billón de dólares, con un ritmo récord de crecimiento.

Es que el escenario es el ideal para las compañías de ese país. En plena pandemia por Covid-19, la Reserva Federal proporcionó un respaldo sin precedentes a los mercados financieros, con su intervención en marzo, que incluía la promesa de comprar bonos corporativos y las bajas tasas de interés. 

En defintiiva, la intervención del banco central estadounidense ayudó a reducir los costos de los préstamos corporativos, que habían llegado a dispararse a su máximo de 10 años por la pandemia.

Tags relacionados
Noticias del día