PRONTO SÓLO REQUERIR MOVER LA CABEZA, DIJO ALLENDE, DE SUPERVIELLE

Allende: "Usamos biometría para entrar al celular sin clave y el 30% ya lo adoptó"

Aunque los bancos tratan de modernizarse al mismo ritmo que la tecnología avanza, no es tan simple; no tiene ganada la batalla la entidad que use "lo último", sino la que encuentre solucionar con éxito las demandas de los clientes. El gerente ejecutivo de Banca Digital y Transformación de Supervielle, Eduardo Allende, entiende que la competencia está dada por los niveles de adopción de los clientes, en cómo cada banco logra que se adopte su tecnología. El experto considera que, más allá de encontrar la manera más moderna y sorpresiva de sumar funcionalidades a la aplicación bancaria, el veredicto lo dará el cliente. Lo usará o lo dejará de lado.

-Parecería que aún no hay una receta. ¿Cómo es esta competencia en la que cada banco ofrece algo distinto?

-Hay una transformación digital que incluye a la cultura, tanto para construirla como para producirla el banco debe tenerla en cuenta. Sin embargo, hay distintos niveles de adopción, y la competencia está en esa adopción. Por ejemplo, nosotros usamos biometría para que el cliente pueda entrar a la aplicación del celular sin clave. El éxito está dado por el cliente.

Eduardo Allende, gerente ejecutivo de Banca Digital y Transformación de Supervielle.

-¿Y cómo midieron esa recepción?

-En agosto se lanzó el reconocimiento facial. Ese primer día, sin hacer publicidad, la adopción fue del 2% en pocas horas. Hoy el 30% de la cartera lo utiliza. Estamos haciendo cambios en cuanto al gesto que pide el sistema; es cerrar los ojos y sonreír y detectamos que no era cómodo, por lo que estamos trabajando para que la señal sea un movimiento de cabeza.

-¿Qué hacen para estar al día en banca móvil?

-Aspiramos a que la aplicación del banco sea tan importante que si el celular no tiene más capacidad de almacenamiento, no quieras borrarla. Es lo que pasa con Whatsapp; lo primero que se borra son las fotos, Whatsapp no se borra. Así es como desde hace un año venimos implementando más de una funcionalidad por mes.

-¿Cuál es el principal obstáculo?

-Existe una cultura digital, que nada tiene que ver con la educación de las personas. Hay gente que tiene títulos universitarios pero no se acostumbra a los medios digitales y al revés también. De todas formas, no creemos que todo deba ser digital o presencial, confiamos más en un servicio que sea mejor darlo en persona. Un crédito hipotecario puede tener un curso digital en el inicio, pero al momento de tratar datos más sensibles creo que es necesario que el cliente se sienta contenido por una persona en sucursal.

-Y con el pago a jubilados debe pasar lo mismo ¿Cuánta tecnología pueden aplicar?

-En el segmento previsional usamos datos biométricos, la huella dactilar, pero estamos en búsqueda de otra porque con los años la huella se borra. Para la franja de 65 a los 72 años es más fácil hacer el abordaje digital, incluso usar el reconocimiento facial; no para el resto. Estamos trabajando en un aplicación para facilitarle la experiencia a un sector de la población que sufre mucho cuando las temperaturas son extremas, ya sea en verano o en invierno.

Tags relacionados