Alertan que los factores que presionaron al dólar todavía siguen vigentes en 2021

El mercado no espera que se produzca un salto abrupto en el tipo de cambio, ya que el Gobierno saldrá a controlarlo para evitar que se disparen los precios antes de las legislativas.

El dólar es siempre protagonista. Lo fue en 2021 y promete serlo en 2021 por una sola razón y es que los problemas de fondo que mantienen la presión sobre el tipo de cambio no fueron resultos. La brecha sigue alta, la inflación no parece desacelerarse y la emisión y el déficit suman presión al combo.

Sin embargo, en la City no prevén un salto abrupto en el tipo de cambio oficial previo a las elecciones legislativas de octubre, sino un movimiento al compás de la inflación. En todo caso, creen que la aceleración en la devaluación podría darse recién en noviembre, una vez concluidos los comicios. Se espera que el  Gobierno haga todo lo posible para aguantar no sólo al oficial, sino también a los dólares financieros, interviniendo en el mercado para anclar expectativas sobre el dólar blue, una suerte de hermano menor del dólar Bolsa, y que suele seguir sus pasos.

Fernando Camusso, de Rafaela Capital, consideró que los dólares financieros, que son los que marcan la pauta, "debieran estar calmos en el verano". 

"El hecho relevante es que el BCRA está comprando divisas. El mercado lo sabe y calmó por completo las expectativas de fuerte devaluación del oficial en el corto plazo. La depreciación del 3 o 4% mensual debiera seguir sí o sí. Desaparecida la presión cambiaria los futuros se acomodan y las implícitas bajan", analizó.

En diálogo con El Cronista sostuvo que "a fuerza de intervenir en el mercado de bonos, el Tesoro logró estabilizar la brecha, pero queda monitorear el avance de las negociaciones con el FMI. Ese será el driver que marque la pauta cambiaria y financiera los próximos 90 días".

El analista financiero, Christian Buteler, coincidió en que "el dólar oficial, por lo menos en los primeros meses, va a continuar la misma tesitura que en 2020, es decir que seguirá ajustando al ritmo de la inflación".

Sin embargo, alertó que "el problema es que la inflación se está acelerando, lo que traerá una suba mayor del dólar oficial en los próximos meses", mientras que trazó otro panorama para el dólar blue, dólar MEP y liqui "donde el camino será alcista".

"Van a subir más que el oficial y las brechas que hoy ya son altas seguirán más altas que lo que estamos viendo, porque el Gobierno no logra generar confianza y mantiene un déficit fiscal alta y necesita emitir pesos para lograr financiarlo", alertó.

Gustavo Quintana, de PR Cambios también trazó un panorama de lo que puede pasar en el año que comienza, en especial en los primeros meses: "En el mercado oficial no creo que pase mucho, salvo que alguna decisión de las autoridades se traduzca en una tasa de devaluación algo mayor a la actual".

"Los controles de cambio están funcionando a pleno y por el momento, satisfacen los objetivos oficiales. En el primer bimestre del año entrante comienza con algo más de intensidad la venta de los exportadores y teóricamente, el flujo de ingresos tenderá a favorecer los intereses de las autoridades. Por ese lado no veo mayores cambios, por lo menos hasta bien entrado el tercer bimestre del año", agregó.

En cuanto a los mercados alternativos, opinó que "es imaginable esperar una mayor presión sobre los tipos de cambio por la liquidez que seguramente se verá en el mercado como consecuencia de la gran emisión para financiar al Tesoro", indicó y recordó que en los últimos años "en el verano se realimentan la presión sobre los dólares alternativos y las expectativas de los agentes económicos así lo indican".

Y recordó: "Las conversaciones con el FMI no lucen muy fluidas por ahora y eso tampoco ayuda, en fin, me parece que va a estar movido".

"El dólar MEP y el contado con liqui están baratos en términos relativos, ya que se encuentran muy a la par del dólar convertibilidad. La emisión de pesos va a continuar, ya que seguirá el déficit fiscal, lo que empujará al precio del dólar financiero", sumó el analista financiero Mauro Cognetta.  

Matías Cartier PM de Advise Wealth Management, vaticina que el año 2021 tendrá muchos desafíos para nuestro país y el mundo, pues el calor actual en nuestra región se irá retirando mientras las vacunas estén llegando. A su juicio, "vendrán a partir de abril los dólares de la soja, cuyo precio deberá ayudar para conseguir los dólares que necesita la economía y nuestras reserva. De no suceder nada extraño con las vacunas, la cosecha de la soja y alcanzando un acuerdo con el FMI el dólar CCL debería mantenerse estable los primeros meses del año, mientras que el dólar oficial seguirá devaluando al ritmo de la inflación".  

Por lo tanto, cree que la brecha debería ir comprimiendo lentamente de abajo hacia arriba. Pero para la segunda mitad de año los dólares de la cosecha se estarán acabando y será clave la política para ver qué puede pasar con el dólar: "Este será un año de elecciones y el gobierno no querrá devaluar fuerte, al menos antes de octubre. Pero a 12 meses vista una inflación del 29% y un dólar a $ 102,40 para diciembre parecen metas muy difíciles de alcanzar", prevé Cartier.  

Tags relacionados

Compartí tus comentarios