Aguinaldo en pandemia: invertir, guardarlo o saldar las deuda

Si bien el pago del sueldo anual complementario está en dudas en varios rubros, las opciones hoy varían entre cobrarlo en un pago, como siempre se hizo; recibirlo en cuotas; o esperar a que la empresa defina cuándo lo puede pagar. Más allá de la situación, qué recomiendan los expertos. 

En algún momento la pandemia del coronavirus se habrá ido y quedarán las consecuencias; las secuelas que serán de todo tipo. En el caso de la economía argentina, significará, porque ya se percibe, un masazo sobre una actividad que ya estaba muy golpeada, de manera que el único provecho que se puede obtener de esto es reformular las vulnerabilidad estructural. En las finanzas personales sería, básicamente, organizar mejor los ingresos y los gastos. 

Es época de pago del medio aguinaldo, pero con lo destruida que se encuentra la economía local, muchos asalariados temen no cobrarlo en los tiempos o las formas habituales. Así, están quienes lo cobrarán como dicta la ley, los que lo recibirán en cuotas y quienes esperarán definiciones de la empresa para saber cuándo se lo podrán pagar.  

Aclarado esto, quienes reciban el pago, sea en su totalidad o en de forma parcial, deben tener en cuenta una posibilidad que antes era solo una amenaza remota: no está garantizado los ingresos futuros. 

En un escenario pre-pandemia, la primera sugerencia de los expertos era saldar deuda, o saldar deuda e invertir. La clave está en chequear a qué tasa se tomó la obligación. 

Hoy existen algunos planes, producto del salvataje del Gobierno, que, o tienen tasas al 0%, o poseen una tasa inferior a la inflación estimada para este año (el 43% contra un piso del 43%, sería mayor porque todavía no se vieron los efectos de la emisión).

Es decir que, saldar una deuda que tiene una tasa inferior a la expectativa de inflación no es urgente, dado que por ejemplo, de nada serviría pagar esa deuda si después esta misma persona no cuenta con nuevos ingresos; se debería volver a endeudar y ya a otro costo, definitivamente, más alto.  

Mantener la liquidez pero en dólares es otra opción.

El préstamos a tasa 0% para monotributistas y autónomos se extendió, pero solo por mayo, mientras que el plan de refinanciación del saldo de la tarjeta en 12 cuotas al 43%, no continuó.

Por el contrario, sí es recomendable cancelar deuda de tarjetas de crédito no bancarias o los préstamos personales otorgados por fintech o plataformas web, dado que en ambos casos las tasas son mucho más altas que los pronósticos de la inflación, con un Costo Financiero Total (CFT) que alcanza los tres dígitos.

"Un escenario de estas características, con las dudas sobre el cobro del medio aguinaldo, refuerza la idea de fragilidad financiera que existe. A veces lo mencionamos, lo repetimos, y recién cuando surgen estas circunstancias es que uno lo pone sobre la mesa, lo termina de apreciar y valorar", comentó Nicolás González, titular de "El ABC de tu Dinero" y docente universitario.

En esa línea, recordó que "una postergación de vencimientos de deuda o el congelamiento de determinados servicios favorece una sensación extraña de ingresos", y dijo que lo mismo pasa con "algunos gastos congelados o abandonados por el efecto de la cuarentena".

González se refería a que prevalence una falsa impresión sobre los ingresos y gastos: "Es un momento también para tener una postura muy conservadora. Aquellos que cuenten con un excedente y tengan un horizonte de ingresos medianamente previsible, como puede ser mantener la fuente de trabajo, no deberían tentarse. Esto es, no apostar espejitos de colores; hay muchas inversiones dando vueltas", aclaró. 

Sin ir más lejos, las acciones y los bonos fueron muy castigados y durante algunas ruedas y luego los precios registraron saltos extraordinarios. No obstante, el acuerdo con los acreedores por el canje de deuda sigue demorado, lo que afecta directamente a la renta fija, al mismo tiempo que sucesos como la intervención estatal de Vicentin, que podría derivar en una expropiación, atentan contra las cotizaciones de los papeles de renta variable. En concreto, la volatilidad es altísima y es muy difícil entrar y salir de estas inversiones en el momento justo.   

Diego Martínez Burzaco, economista de Inversor Global, señaló que hoy las alternativas más atractivas son las que mayor riesgo conllevan, por lo que la apuesta por las acciones y los bonos no es para cualquiera.

Asimismo, agregó: "La economía sigue estando bastante empantanada. Aquel que tiene algunos pesos adicionales, o los guarda en dólares y espera una nueva oportunidades o, eventualmente, elige entre un mix de alternativas. Igualmente, coincido en que este es un momento bastante difícil para invertir".

Por su parte, el titular de "El ABC de tu dinero", dijo que lo ideal sería estar líquido o, al menos, invertir en algún plazo fijo o fondo de inversión; cualquier inversión que sea conservadora y que esté disponible en caso de necesitar el capital. 

Portfolio Personal Inversiones en su último informe recomendó "ciertos activos", pero "únicamente estrategias hasta maturity", mantenerlas hasta el vencimiento. Dentro de los activos emitidos recientemente, indicaron que los más líquidos son algunos bonos y letras CER, sobre los cuales el Tesoro fue reabriendo las emisiones en diferentes licitaciones.

"Para quienes tengan flujos en pesos y se sientan relativamente cómodos con esa posición (ya que dolarizarse implicaría aceptar el costo de la brecha actual del mercado de cambios), y sean inversores entre muy conservadores o conservadores, recomendamos colocarse en cauciones en pesos. Las mismas se ubican con rendimientos en torno al 24 y el 30% para posiciones de entre 7 y 30 días, aunque recordemos que esto dependerá de la liquidez y las tasas del mercado de la rueda", concluyó el estudio. Si se busca aplicar liquidez a plazos menores, o se desconoce los tiempos en las que se necesitará, añadieron que "los FCI T+0 son otra opción".

Pagar las deudas que se acumularon en la tarjeta es la opción elegida por muchos

También ofrecen propuestas puntuales en Invertir Online.com. Aunque hay tres carteras muy definidas, según el riesgo que quiere tomar el inversor, la más conservadora es la que mejor se encuadra en el perfil de un asalariado que prefiere hacer rendir su dinero y a la vez tomar recaudos. 

"Dada la incertidumbre que aún genera la pandemia, nuestra sugerencia es continuar con una alta liquidez principalmente en dólares y una pequeña porción en pesos, aprovechando el beneficio que provee invertirOnline, en el que sus clientes perciben intereses por el dinero no invertido disponible en su cuenta", advirtió la compañía en su último informe.  

En el apartado con los detalles, se especificó: "Sugerimos mantener un porción en el FC AdCap Renta Dólar, el cual invierte en bonos en moneda extranjera de alta calidad crediticia. Debido a que ha alcanzado el objetivo, decidimos inclinarnos por el FCI Retorno Total, que tiene como objetivo seguir de cerca la evolución del tipo de cambio. Sugerimos mantener exposición al oro a través del Cedear de Barrick Gold (GOLD)".

En ese sentido, agregaron que "si bien se trata de renta variable, representa una acción relacionadas a un activo defensivo y su cotización se encuentra relacionada en gran parte a los movimientos en el tipo de cambio".

 

Tags relacionados