Acciones argentinas en Nueva York con mayoría de subas y bonos sin tendencia clara

El riesgo pa ís cierra el año en 1371 puntos, 32% por encima de los valores post canje. Los bonos operan con pariades del 40% y las curvas de deuda terminan el año desplazadas al alza e invertidas pese a la reestructuración, lo cual muestra que el Gobierno no logró recobrar la confianza de los inversores. 

Al igual que en el día de ayer, los bonos vuelven a operar a contramano de los principales índices bursátiles globales. Se ven operaciones mixtas en la renta fija local mientras Wall Street abre al alza en la anteúltima rueda del año. La renta fija local continúa sin dar señales de fortaleza para encarar un rebote sostenido y continúan operando cerca de los mínimos del año mientras las acciones en EE.UU. operan en zona de máximos. Las curvas soberanas cierran el año desplazadas al alza e invertidas pese a la reestructuración de la deuda, lo cual muestra que el Gobierno no logró recobrar la confianza de los inversores. 

Las acciones argentinas que operan en Nueva York mostraban mayoría de subas, lideradas por un alza del 3,2% para el Banco Supervielle. El índice S&P Merval avanzaba 1,2% hasta los 51.919 puntos.

En las últimas ruedas del año, los principales índices en Wall Street abren al alza, buscando cerrar un año volátil pero con un saldo positivo. Tanto el Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq abren en verde, ganando 0,31%, 0,3% y 0,24% respectivamente.

En el acumulado del año, estos índices ganan 6%, 15% y 42% respectivamente.

Con una tónica distinta y casi sin señales de fortaleza, la renta fija argentina no logra acoplarse y se mantiene con cierta debilidad de corto plazo. La parte corta de la curva, con los Globales 2029 y 2030 caen 0,04% y 0,03% respectivamente. En la parte media de la curva, los bonos a 2035 y 2038 operan casi sin cambios, subiendo 0,03% y 0,02% respectivamente. Finalmente, los bonos mas largos de la curva con vencimiento en 2041 y 2046 operan también sin grandes cambios, subiendo 0,02% y cayendo 0,02% respectivamente.

En línea con la dinámica de los bonos, el riesgo país tampoco muestra grandes cambios y ensaya una leve suba del 0,1% o de 2 puntos porcentuales, avanzado a 1371 puntos. En el acumulado desde que se aplicó la reestructuración de la deuda, el indicador avanza un 32% lo cual ubica a la deuda argentina entre las mas riesgosas del planeta.

Tanto la curva de ley local como la de ley internacional operan con pendiente negativa y con rendimientos elevados, aislados de la dinámica del mercado de renta fija internacional.

La parte corta de la curva de ley NY muestra rendimientos del 16% y la parte mas larga con tasas de 14,5%, lo cual refleja la incertidumbre y desconfianza del mercado para con la renta fija argentina.

Haciendo un balance del 2020, desde Portfolio Personal Inversiones (PPI) remarcaron que si bien el Gobierno avanzó en la reestrcituracion de la deuda, la misma no fue suficiente para devolver la confianza en los inversores.

El 2020 se caracterizó por la restructuración de la deuda privada en moneda extranjera. Un hecho que era necesario, pero no suficiente, para que la economía despegue. Para eso se necesitaban ajustes estructurales que ayuden a ordenar desequilibrios en cuanto a lo fiscal y monetario. Algo que nunca llegó (o fueron marginales). Así, post-restructuración, los bonos comprimieron spreads fuertemente hasta Tires del 11% al 12%. Pero rápidamente, sin las medidas correspondientes desde el Gobierno (y un BCRA perdiendo reservas diariamente), los títulos cayeron fuertemente trasladando sus Tires hacia niveles pre-restructuración del 16% al 17%. Luego, con alguna medida más ortodoxa y la recompra de reservas del BCRA de diciembre (que genera cierta mejora en la capacidad de pago futura) los bonos rebotaron y sus Tires promedian actualmente el 15% al 16%, con paridades que se acercan al 40% , comentaron desde PPI.

Al igual que se viene dando en las últimas semanas, la atención se centra en el manejo de la crisis sanitaria, la volatilidad en el tipo de cambio y en las negociaciones con el FMI. De esta manera, se observa que la deuda no logra encontrar una tendencia definida ante la falta de drivers contundentes que le permitan a los inversores aferrarse para reiniciar un ciclo de mayor optimismo.

Los analistas de Argenfunds comentaron que si bien se han dado mejoras en el corto plazo, aun los inversores continuaron atentos a las novedades acerca de las negociaciones entre Argentina y el FMI, y el desarrollo de la economía doméstica.

Si bien la suba de los títulos de la última semana habilitó una baja en los rendimientos durante la semana, los retornos continúan estando en niveles elevados. El mercado no sólo está con la mirada puesta en las negociaciones con el FMI, sino en la renegociación de la deuda con el Club de París que el Gobierno tendrá por delante. Se estima que recién desde abril o mayo Argentina estaría en condiciones de abrir las negociaciones con este otro organismo, con lo cual se corre el riesgo de caer en la necesidad de pedir una nueva prórroga para no liquidar vencimientos en tiempo y forma , dijeron.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios