A prueba de fallos: tres alternativas de inversión local para blindarse de las caídas en China

Mientras los principales mercados bursátiles del mundo se desploman, existen alternativas para el inversor local que de todas formas no quiera resignar rentabilidad

Los sacudones de China mueven a especulaciones, expectativas, y hasta cálculos abigarrados que no sólo tienen en cuenta la potencialidad de una inversión (en pesos y en dólares) sino también a la volatilidad que en el diccionario del inversor se traduce como "riesgo" ante las fluctuaciones en los precios. Cada jornada en las últimas semanas mueve la aguja de las cotizaciones haciendo que sea compleja la tarea de elegir en qué activo invertir y por cuánto tiempo hacerlo. En este sentido, los analistas recomiendan "hacerse a un lado" de los mercados más especulativos como el de acciones, para dejarle un lugar a otras variantes menos riesgosas e igualmente productivas como los créditos persona a persona, los fideicomisos y hasta los bonos provinciales en dólares. En última instancia, una combinación de las tres alternativas bien podría servir para blindar una cartera de inversión por las próximas semanas hasta que pase el vendaval electoral, remitiéndonos a la clásica sentencia que señala que hay que diversificar para minimizar los riesgos.

* Finanzas colaborativas
Con un riesgo acotado al mercado de tasas de interés y la ventaja de obtener fuerte rentabilidad en pesos (y en dólares visto la marcha de la devaluación) el negocio de las finanzas colaborativas basa su poder en los préstamos entre personas vía web, que hace tiempo dejaron de ser una promesa para constituirse en una realidad. El salto tecnológico, que agiliza las decisiones financieras, ha potenciado plataformas como Afluenta, que posibilitan tomar un préstamo vía web en forma más barata, rápida y menos burocrática y a los inversores les brinda un mejor rendimiento de sus fondos respecto a otras alternativas de inversión. Por afuera de los esquemas tradicionales bancarios, los créditos "peer-to-peer" o "p2p" (entre particulares) que utilizan generalmente una plataforma on-line para conectar oferta y demanda parecen ganar cada día mayor cantidad de adeptos. En la Argentina, uno de los exponentes que ha logrado mayor proyección es la firma Afluenta (www.afluenta.com). La empresa, que en marzo de 2014 contaba con préstamos originados por $ 10 millones, hace algunas semanas logró alcanzar los $ 45 millones por ese concepto. En apenas un año, la cantidad de créditos otorgados pasó de 600 a 1.500 y la cantidad de solicitudes iniciadas pasaron de 50.000 a 110.000 con un monto del crédito promedio que pasó de $ 19.000 a $ 25.000. El promedio de inversores que financian cada solicitud refleja la atomización del riesgo, lo que constituye un dato central para el inversor. Por otro lado, el 80% de las personas reinvierten el dinero obtenido y el 50% suma nuevos fondos periódicamente. El rendimiento por la colocación que obtendrá el inversor es similar a la tasa que pagarán los individuos que fueron admitidos para recibir créditos por el buen perfil crediticio que poseen, que promedia el 42,7%.

* Bonos provinciales
Una de las alternativas bursátiles que mayor potencialidad ha logrado es la de los bonos provinciales en dólares. En este sentido, los títulos atados a la devaluación o "dólar-linked" parecen ser lo que han despertado la atención de los inversores con tasas de retorno más que interesantes. Por ejemplo los títulos de Córdoba a 2017 ofrecen un cupón en pesos del 12% más devaluación mientras que los de Mendoza pagan un cupón de 2,75% más devaluación. Para Marcos Wentzel, Public Sector Director de Puente, una de las alternativas más relevantes dentro del universo de inversores que buscan apuestas en dólares son los bonos provinciales "una muy buena alternativa". Para el ejecutivo, "las opciones de más largo plazo no solo aseguran una mejor rentabilidad por más tiempo, sino también un potencial a la apreciación de capital en el corto plazo". Dentro de esas alternativas se encuentra el Bono de la Prov. de Buenos Aires con vencimiento en el 2021 con un rendimiento del 11% en dólares.

* Fideicomisos de trufas
El negocio de los fideicomisos vinculados al agro ha dado frutos. Sin embargo, las trufas prometen por partida doble: por un lado, se trata de un mercado exclusivo donde el producto cotiza a varios miles de euros; por otro, resulta atractiva la posibilidad de "subirse" al mercado argentino, que muy pronto exportará a las principales plazas del mundo. En el sector señalan que la rentabilidad bien puede acercarse al 15% en dólares sobre el capital invertido pero que en el mediano plazo escala en forma sustancial. La primera plantación de trufas negras de Perigord la comenzó a desarrollar un grupo de emprendedores en la provincia de Buenos Aires. La empresa, cuyo nombre es Trufas del Nuevo Mundo, ya cuenta con unas 50 hectáreas propias ubicadas en la localidad de Espartillar, en la zona de Sierra de la Ventana, y funciona con un modelo de fideicomiso. Si bien el proyecto arrancó en 2010, este año se obtuvieron las primeras trufas de prueba y el año próximo arranca la cosecha. La inversión total fue de u$s 2,8 millones y se financió con dos fideicomisos en el que ya ingresaron 60 inversores (medianos y pequeños) que desembolsaron hasta u$s 26.000 por cuotasparte. El 80% del fideicomiso está ya vendido y aún quedan unas 15 cuotasparte de u$s 22.000 cada una para completar la Serie 2. La empresa implantó 20.000 árboles micorrizados y con lo producido en el primer año se apunta a exportar a Europa y EE.UU., pero también habrá un mercado local de hoteles cinco estrellas y restaurantes que hoy tienen que importarlas.
Tags relacionados