Inversiones

Lo mató la Ómicron, pero los analistas lo ven como el gran ganador del 2022

El mercado espera que la demanda de petróleo crudo crezca en 2022. La irrupción de la variante de coronavirus Ómicron generó una corrección en el sector y por eso los analistas lo ven como una excelente oportunidad de inversión.

Hay cierto consenso de que la demanda de petróleo en 2022 continuará creciendo gracias a la recuperación económica. Se espera que la demanda de crudo en 2022 se ubique incluso por encima de los niveles prepandemia. En este contexto, analistas ven oportunidades en el sector energético.

Según el último informe de la OPEP, la demanda de petróleo terminará el cuarto trimestre del año actual en 99,5 millones de barriles diarios, superando en 0,7 millones de barriles diarios a la oferta global.

A la vez, mirando hacia 2022, se espera que la demanda continúe recuperándose, hasta promediar 100,6 millones de barriles diarios, superando el consumo previo a la pandemia.

Hay cierto consenso en el mercado de que la mayor demanda de crudo terminará favoreciendo a los precios del petróleo, con chances de ver subas de hasta 50% respecto de los valores actuales.

Los analistas del banco de inversión europeo, Pictet consideran que después de dos años traumáticos debido a la pandemia, se espera que 2022 sea un año de normalización para la economía global y proyectan que la demanda de petróleo converja hacia niveles pre pandémicos.

Desde Pictet esperan que la demanda de petróleo alance los 101 millones de barriles diarios a fines de 2022, 2 millones de barriles diarios más que los 99 millones de barriles diarios actuales.

"Nuestro escenario principal (al que asignamos un 65% de probabilidad) es que el petróleo Brent alcance los u$s 95 por barril a fines de 2022 (25% de suba)", sostienen en Pictet.

"En un escenario alternativo al alza para el petróleo (25% de probabilidad), podríamos ver una demanda mundial de petróleo más fuerte a medida que las preocupaciones por la pandemia se desvanezcan rápidamente y un duro invierno en el hemisferio norte fomenta el cambio del gas natural al petróleo. Con una elasticidad de oferta baja, el barril de Brent podría alcanzar los u$s 110 a fines de 2022 en este escenario (46% de ganancia)", dijeron.

Finalmente, y para completar su visión, en un escenario alternativo a la baja (10% de probabilidad), la demanda mundial de petróleo aumentará solo modestamente el próximo año a medida que las dificultades de suministro y el peso de la pandemia sobre la actividad económica y la movilidad regresen al mercado.

En este escenario proyectado por los analistas de Pictet, el barril de Brent podría costar u$s 65 a fines de 2022, o un 13% de caída.

Con una visión similar a la de Pictet, Malcolm Melville, Fund Manager del sector energético de Schroders sostuvo que las perspectivas para los precios del petróleo son positivas de cara a 2022 y advirtió que el precio del petróleo puede aumentar a más de u$s 100 el barril de Brent durante 2022.

Según explicó el Fund Manager de Schroders, el mayor riesgo es el retorno de los barriles iraníes, lo que haría que el mercado del petróleo cambiara a un superávit y podría provocar una caída de los precios hacia los u$s 60 el barril (20% de baja).

"A menos que la producción de petróleo iraní se recupere significativamente o las restricciones de viaje relacionadas con Covid interrumpan la demanda, los inventarios de petróleo se mantendrán bajos y los precios podrían superar los u$s 100 el barril en 2022 (33% de ganancia). De hecho, si los miembros de la OPEP continúan luchando por cumplir los objetivos de producción, escenarios mucho más optimistas son plausibles para los mercados de crudo", dijo Malcolm Melville, Fund Manager de Schroders.

En relación a la demanda de crudo, Malcolm Melville proyecta que la demanda de petróleo crezca a 100,23 millones de barriles por día en 2022, un aumento de 3,5 millones de barriles diarios respecto de 2021 y cómodamente por encima de los niveles de 2019 de 98,27 millones de barriles diarios.

¿Oportunidad?

En el corto plazo hemos visto una corrección del petróleo del orden del 18%, la cual fue provocada por la disparada de casos de coronavirus a partir de la nueva variante, Ómicron.

Esto tuvo un impacto negativo en las acciones del sector petrolero. El ETF del sector de Oil & Gas (XOP) cayó 14 y un 7% el sector de energía (XLE).

Dada las proyecciones alcistas del petróleo, la actual corrección en las acciones petroleras podrían lucir como una oportunidad.

Camilo Cisera, portfolio manager de Cohen afirmó que el petróleo había alcanzado en noviembre los u$s 85 por barril, marcando valores no vistos desde el año 2014. Sin embargo, alertó que los desbalances entre oferta y demanda dejaron de dominar el sentimiento inversor una vez que fue descubierta la nueva variante de Coronavirus, llamada Ómicron.

"El ascenso de esta variante disparó una caída de 26%, hasta u$s 63 por barril. A medida que las inoculaciones de Pfizer-BioNTech y Moderna comenzaron a mostrarse efectivas frente a la nueva variante, la incertidumbre fue despejándose y el crudo recuperó parte de su valor. Sin embargo, volvió a ceder fuerte recientemente, ante el avance de los contagios y la imposición de medidas de prevención", dijo Cisera.

Actualmente el crudo se ubica cerca de un 14% por encima de los mínimos alcanzados recientemente, a la vez que, el barril de petróleo se encuentra 12% por encima de sus valores previos a la pandemia.

Cisera advierte que, en este contexto, las petroleras no acompañaron enteramente esta tendencia.

"El ETF del sector energético (XLE), que agrupa las petroleras norteamericanas, se encuentra apenas recuperado (-3,6%) de sus valores de comienzos de 2020. Las energéticas latinoamericanas están incluso más rezagadas: Petrobras acumula una baja de 19% y Vista de 37% en igual lapso. A medida que avance la administración de las dosis de refuerzo y evolucione la reapertura pospandemia, la atención volverá a los desajustes del mercado petrolero, pujando por correcciones alcistas de precios", proyectó Cisera.

Adicionalmente, el portfolio manager de Cohen entiende que, dado que las compañías energéticas no recuperaron valor al ritmo del petróleo, sus valuaciones presentan descuentos atractivos y permiten mayor transitividad futura de toda suba en los precios del crudo.

"Las tasas de dividendos también se tornaron atractivas, especialmente en el caso de Petrobras, cuyo dividend yield 2021 supera el 15%. Desde el mercado local, recomendamos Cedears de Vista Oil & Gas (VIST), Petrobras (PBR) y Exxon (XOM)", dijo el portfolio manager de Cohen.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.