¿Larga vida al rally argentino? Qué espera el mercado tras la derrota del Gobierno en las PASO

Los analistas del mercado coinciden en que las subas se extenderán en el corto plazo, pero sugieren prudencia. Radicalización, emisión, FMI y desequilibrios, las claves hacia adelante.

La contundente derrota que sufrió el Gobierno nacional en las elecciones primarias parece haber desatado una verdadera fiesta bursátil. Los activos financieros locales avanzan con fuerza este lunes, impulsados por un resultado electoral que ha puesto en jaque el liderazgo del oficialismo en la Provincia de Buenos Aires, principal bastión de poder del kirchnerismo en el país.

La reacción inicial es inequívoca. Los bonos soberanos en dólares emitidos bajo ley extranjera avanzaron hasta 5% tras los primeros negocios de la semana, el riesgo país cae casi 100 puntos básicos y se aleja de la zona de 1500 unidades, y las acciones de las compañías argentinas que operan en Wall Street se dispararon un 20% en el premaket.

Dentro del mercado, sin embargo, parece haber una coincidencia de que el resultado electoral debe ser tomado con cautela en lo que refiere al potencial upside para los activos locales. Es que los analistas coinciden en que las subas se extenderán en el corto plazo, pero sugieren prudencia hacia adelante teniendo en cuenta que la frágil situación que atraviesa la economía argentina.

Uno de los que pone paños fríos a esta euforia es Santiago Abdala, director de Porfolio Personal Inversiones (PPI). "Las expectativas sobre la Argentina mejoraron mucho hoy, pero seguimos en terreno de gran fragilidad", recordó.

"El mercado esperaba un resultado más equilibrado y había tomado posiciones en consecuencia. Estas elecciones no resuelven ni despejan los graves problemas que enfrenta la economía argentina. Sin embargo, el cambio de expectativas combinado con el precio deprimido de los activos locales son un caldo de cultivo para una fuerte suba en bonos y acciones", analizó.

Sin embargo, consultado respecto a posibles proyecciones a futuro, Abdala añadió: "Deberíamos ver los activos desplazarse a un nuevo piso a la espera de que se vayan resolviendo estos desequilibrios. Creo que mientras no veamos un acuerdo con el Fondo va a ser difícil de proyectar".

Similar visión aporta Lucas Yatche, senior financial advisor de Liebre Capital. "Los resultados superaron las expectativas del mercado y eso se vio reflejado desde temprano en el premarket. Los activos locales venían priceando escenarios muy negativos y, como se viene observando en el año, cualquier noticia positiva ayuda a que los precios ajusten rápidamente hacia arriba", indicó.

Pese a ello, relativiza la suba al recordar que "los precios de los activos argentinos se encontraban en niveles sumamente bajos", y al respecto agregó: "Si bien se esperan subas significativas en el corto plazo, no se apuntan movimientos de las magnitudes observadas tras las últimas elecciones, debido a que muchos inversores continúan adversos al riesgo argentino. En este marco, dentro de la renta fija, observamos mayor upside para los new indenture (GD30 y GD35) que vienen más castigados en sus paridades. Al mismo tiempo, las acciones del sector energético y bancario resultarían beneficiadas".

Mirando hacia adelante, el senior financial advisor de Liebre Capital recuerda que "los principales drivers siguen viniendo desde el plano político". Más allá de las cuestiones electorales, agrega, "las negociaciones con el FMI jugarán un rol fundamental". Y por último, subraya: "El foco está en cómo podría reaccionar el oficialismo luego de estos resultados. La duda se centra en la posibilidad de una eventual radicalización del Gobierno, con mayor emisión monetaria intentando dar vuelta el resultado, incrementando el déficit fiscal, presionando más la inflación y el tipo de cambio".

Esta lectura también puede verse en un informe publicado esta mañana por la consultora 1816.

"En las últimas dos semanas escuchamos mucha inquietud de inversores acerca de la posibilidad de que el FdT se radicalice en un escenario de derrota. ¿Puede el Gobierno ir a default con el FMI? ¿Puede imprimir pesos sin límite para intentar levantar la elección? Nosotros le tenemos más temor a lo segundo que a lo primero", dicen desde la firma.

Es que según argumentan "no están dadas las condiciones macro para que el oficialismo se radicalice", ya que eso solo "llevaría a un mayor deterioro que incrementaría las chances de una derrota del FdT en las próximas presidenciales".

Desde 1816 proyectaron, además, que esperan "fuertes subas para la deuda en moneda extranjera y para la renta variable como resultado de estas PASO". Sin embargo, y más allá de que esperan "ganancias contundentes", anticipan que no habrá "ni de cerca" movimientos como los que se dieron tras las primarias 2019, aunque en el sentido inverso.

"Decimos que no habrá ni de cerca movimientos como los que siguieron a la elección de 2019 por dos razones. La primera es que el mercado viene de frustrarse mucho con Argentina en la experiencia de Cambiemos en el poder. La segunda razón por la que no tendremos un rally inverso al selloff de 2019 es porque el triunfo de JxC de ayer fue tan contundente que se disparan muchas preguntas acerca de cómo digerirá el FdT la derrota, con dos años de mandato por delante y los vencimientos con el FMI a la vuelta de la esquina", analizan desde la consultora.

A ello agregaron, además, que "las últimas tres elecciones de medio término fueron malas predictoras de las siguientes elecciones presidenciales".

"Creemos que experimentaremos un rally inicial que será seguido por una especie de wait and see. El peronismo es muy versátil y pragmático, lo que lo deja en carrera en un escenario económico de recuperación post pandemia", coincidieron los analistas de Delphos en un informe.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios