Efecto PASO

Mercados, dólar, elecciones y una euforia irracional

Los analistas esperan una primera reacción positiva de los mercados vislumbrando un cambio de relaciones de fuerza en las generales y hasta en 2023. Sin embargo, la reacción del oficialismo alejaría un acuerdo con el FMI y cierta estabilidad macroeconómica.

Tras recibir los últimos datos y escuchar a Alberto Fernández, un financista argentino en Nueva York escribe a su amigo argentino: "El mercado responde al atisbo de primera derivada: mañana vuela, después piensa".

Primeras lecturas de analistas mencionan la aparición, finalmente, de un "driver" para los activos argentinos: el hipotético recambio legislativo contrario al oficialismo, de consolidarse en las generales el resultado de las PASO de ayer, mencionaba Gabriel Caamaño, de Ledesma

Todos coinciden en cambios de gabinete, mayor gasto social, más controles de precios y en los mercados. El presidente Alberto Fernández confirmó: se buscará hasta noviembre satisfacer a los insatisfechos para reconquistar las voluntades hacia las elecciones. 

Con la derrota del oficialismo, el discurso del presidente anticipó que instrumentará políticas destinadas más a dar vuelta las PASO.

"Hay un estabilizador automático para el mercado que es constatar que el votante argentino no es dócil. Eso aleja la urgencia de un acuerdo con el FMI. Pero a la vez, el mayor gasto, controles y emisión alejarán más un acuerdo" (Vasconcelos)  

"¿El mercado puede descontar esta semana un gobierno distinto para 2023?", se pregunta el economista jefe del Ieral, Jorge Vasconcelos

"Es difícil predecirlo, habrá quienes hagan esa apuestas, pero al mismo tiempo habrá quienes aprovechen para salir de papeles argentinos, porque un aliado eventual del Gobierno más debilitado será el sindicalismo", arriesgó.

Para el economista Luis Secco, al Gobierno "le quedan dos meses para reventar la calle con dinero y buscar más votos en la provincia de Buenos Aires. Mantendrán las políticas y profundizarán los controles, más prohibiciones", pronosticó.

Secco y otros economistas ven también un recambio ministerial que afectará al gabinete económico. "Los pases de factura habrán de producir mucho ruido, pocas señales nítidas al principio", agregan.

Vasconcelos, por su parte, apunta a que "el gasto y la emisión de aquí a fin de año apreciaran más el peso, lo que hará más difícil la negociación con el FMI en diciembre".

Paradójicamente, opina el economista del Ieral, "hay un 'estabilizador automático' para el mercado: constatar que el votante argentino no es tan dócil. Y ese estabilizador hace que el acuerdo con el FMI no sea tan urgente", anticipa.

Aunque se aleje la necesidad de un acuerdo, sostiene Vasconcelos, "la negociación con el FMI será más difícil a partir de diciembre, porque los desequilibrios macro se habrán de acentuar".

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios