Cómo preparar la cartera de inversiones para sobrevivir a las elecciones

Si bien el mercado se moverá en función de lo que pase en los comicios, el resultado de la contienda es incierto. El Cronista accedió a las recomendaciones de PPI para apostar a dos escenarios distintos: uno en el que se mantiene el status quo actual y otro en en el que el Gobierno pierde bancas.

El driver más importante que tendrán los activos financieros locales en los próximos meses son las elecciones. Hay cierto consenso en el mercado que una derrota por parte del oficialismo podría impulsar a los activos financieros al alza, dado el sobre castigo que sufren en la actualidad. 

Sin embargo, desde el lado de las bancas, la oposición pone más en juego que el oficialismo. De esta manera, las chances de ver un resultado que sea disruptivo podría tener menor probabilidad.

La incertidumbre sobre el resultado electoral está intacta y los activos financieros locales claramente se moverán en una o en otra dirección en base a si el Gobierno mantiene o pierde bancas en el Congreso. Así las cosas, quedará en el inversor la decisión final sobre a que escenario apostar.

Los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI) advierten que el segundo semestre trae desafíos importantes siendo el electoral uno de los más determinante. En esta línea, estimaron que surgen dos escenarios:

  • Uno de ellos es que el resultado de las elecciones traiga consigo un cambio sustancial en el mapa político actual y alimente la expectativa de una nueva administración a partir del 2023, lo cual podría representar un quiebre en el mercado.

  • Caso contrario, surgirá un segundo escenario en el que, estiman, no habría grandes diferencias y la situación actual probablemente se extienda hasta no tener un acuerdo cerrado con el FMI.

Dado que el resultado electoral es incierto, como en toda contienda electoral, el impacto en el mercado podría ser distinto uno del otro. Por ello es que desde PPI consideran oportuno plantear dos carteras para la exposición al riesgo argentino dentro de un portfolio diversificado.

"Para nuestro escenario base, y con un view más conservador, proponemos una mayor ponderación en créditos corporativos en dólares, mientras que la exposición a títulos públicos está focalizada en bonos en dólares de Provincias de buena calidad crediticia. Por otro lado, mantenemos una mínima proporción de la cartera en pesos con fines transaccionales", explicaron.

Además agregaron que  "para el escenario optimista, sugerimos una mayor exposición a riesgo soberano, incrementando la tenencia tanto en la curva en pesos como en dólares. En tanto, agregamos la posibilidad de sumar Equity argentino para un perfil agresivo".

Escenario base

El escenario base que proponen desde PPI plantea que no hay un cambio sustancial en la situación actual, y, por lo tanto, no existe un rally agresivo dentro de los títulos públicos.

Además, advierten que existe un riesgo en el posicionamiento en pesos más allá de la posición transaccional de corto plazo.

"Tanto el oficialismo como la oposición no consiguen grandes diferencias en el resultado electoral, conservando el status-quo actual. De esta forma, no aparecen nuevos rasgos de un cambio de administración de cara al 2023. En términos del mercado de pesos y tipo de cambio, proyectamos que comienzan a aparecer algunos ruidos a partir del segundo semestre", consideraron.

Dentro de los argumentos para proyectar mayores tensiones cambiarias, desde PPI plantean la disminución de la estacionalidad de liquidación del agro y el retroceso del precio de los commodities desde los máximos recientes. 

A esto se le agrega el surgimiento de la demanda por cobertura, que coincide con los meses cargados de vencimientos (julio, agosto y septiembre) con el sector privado.

Esta cartera tiene un 95% de la posición dolarizada con activos de deuda en moneda dura tanto a nivel corporativo como a nivel subsoberano.

La cartera en este escenario se compone en un 70% por obligaciones negociables en dólares, un 25% en bonos provinciales de buena calidad crediticia y un 5% en bonos soberanos en moneda local.

A la hora de armar una cartera para el Escenario Base en Obligaciones Negociables desde PPI favorecen Tecpetrol 2022 (TTC1O) con un rendimiento aproximado de 5,2% anual y Pan American Energy 2027 (PNDCO) con un rendimiento de 6,7 por ciento.

"Ambas obligaciones negociables se encuentran garantizadas por las respectivas casas matrices con operación en otros países de Latinoamérica, lo que permite al inversor mantener cierta diversificación geográfica del riesgo Argentina. Además, el actual contexto internacional de suba de los precios de los commodities vuelve al sector petrolero una industria atractiva para invertir", afirmaron.

Escenario optimista

El escenario optimista de PPI plantea un quiebre de la situación actual con un buen resultado electoral para la oposición.

"Un cambio en el escenario político que aumenta la expectativa de un nuevo armado político para las elecciones del 2023 e impulsa un rally de los activos argentinos. En este contexto, crece el interés de riesgo soberano por sobre el corporativo, dado el mayor upside potencial. Bajo este escenario, la pax cambiaria persiste más allá de agosto y el BCRA interviene satisfactoriamente a partir del poder de fuego acumulado desde marzo", estimaron.

Ante este escenario, desde PPI favorecen el armado de una cartera con mayor riesgo. Dentro se ve un 10% en acciones argentinas, un 10% en bonos soberanos, 15% de bonos en pesos, 30% en deuda provincial en dólares y un 35% en obligaciones negociables en moneda dura.

"En este contexto, preferimos aumentar la exposición a otras Obligaciones Negociables con exposición pura a Argentina que ofrecen mayor retorno. Sería una cartera diversificada con posición en Telecom Argentina 2025 (TLC5O) con rendimiento aproximado de 9,1% anual, Pampa Energía 2023 (PTSTO) con rendimiento anual de 8,6% y Capex 2024 (CAC2O) con rendimiento anual aproximado de 9,6%", dijeron.

A diferencia del escenario base, esta cartera incluye acciones argentinas en un 10 por ciento. "Para los inversores que quieran armar una posición de acciones argentinas, apostando a una recuperación económica y a un cambio de expectativas en lo local, preferimos las de empresas de calidad, con mejor posición financiera, menor exposición a mercados regulados y beneficiados por el alza de precios de los commodities. Entran en este grupo acciones de Ternium, Aluar, Loma Negra, Galicia y Banco Macro. También, para tener exposición en el sector petróleo y en Vaca Muerta, recomendamos posicionarse en VIST (Vista Oil & Gas) desde el Cedear", dijeron.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios