Merval, casi estable

Los activos argentinos acumularon una nueva jornada en rojo.

Los activos argentinos profundizaron ayer las bajas que vieron en los días previos de la semana. Y, aunque el índice S&P Merval haya conseguido una muy leve mejoría, el clima inversor en el mercado local permanece adverso.

En una rueda errática, el principal indicador sumó una incipiente suba hacia el final. Así, ganó 0,2% y terminó en 51.085 unidades. Los papeles que lo componen cerraron mixtos y se destacó la suba de Cresud, que avanzó 3,8% y acumula una mejora de 28% en lo que va de 2021. En el extremo opuesto se posicionó Aluar, que cayó 2,5%.

"Un mercado local que envuelve a distintos instrumentos que dan la impresión de tener cotizaciones ilógicas frente a momentos pasados, pero no tan así si se tiene en cuenta lo desvalorizados que están en base al contexto actual", resumió el analista Javier Rava.

Entre los ADRs, se destacó la mejora intradiaria de YPF: caía 2,5% pero noticias sobre el precio del petróleo le sirvieron para terminar con 1,6% arriba.

En el segmento de renta fija, no aparecen noticias positivas que cambien la tendencia vendedora de los inversores. "Los bonos en dólares continúan operando ofrecidos, para dejar al cierre caídas de entre 20 y 50 centavos de dólares en promedio para toda la curva", dijeron analistas del Grupo SBS. "La deuda en moneda local, por su parte se mostró mayormente tomadora, para cerrar con ganancias de entre 0,4% y 1% en promedio para toda la curva", agregaron.

En este marco, el riesgo país, que mide la banca JP Morgan, volvió a subir un nuevo escalón, al trepar 11 puntos básicos y terminar en 1461 puntos, su valor más alto en los últimos dos meses. "Los inversores no detectan señales locales que permitan anticipar un mayor entusiasmo, y así activar la demanda en busca de aprovechar las deprimidas valuaciones. Ello se debe a los ruidos políticos y la incertidumbre sobre los desequilibrios fiscales y monetarios, profundizados por la pandemia y a la espera de un acuerdo con el FMI", sostuvo Gustavo Ber, economista del Estudio Ber.


Compartí tus comentarios