U$D

MIÉRCOLES 12/12/2018
Dólar Banco Nación
/
Merval

Un superpuerto privado será la nueva ruta de conexión entre Brasil y China

Ubicado en playas de Río de Janeiro, cerca de los yacimiento submarinos “pre-sal”, es el proyecto más ambicioso de Eike Batista, el hombre más rico de Brasil

La denominada Autopista a China es uno de los primeros proyectos brasileños de infraestructura construidos a escala equiparable a cualquier obra en el gigante asiático.
Oficialmente llamado Açu Superport, el puerto se ubicará sobre la costa del estado de Río de Janeiro y es el componente más ambiciosos de la cartera de negocios de Eike Batista, el hombre más rico de Brasil.
Después de iniciar las operaciones el año próximo, será lo suficientemente profundo como para recibir a Chinamax, el nuevo buque capaz de transportar entre Brasil y China 400.000 toneladas de mineral de hierro, dos veces la capacidad de la mayoría de los buques a granel que navegan la ruta.
La obra del puerto Açu está en manos de LLX, la compañía de logística de propiedad de Batista, ex campeón mundial de motonáutica y, según la revista Forbes, el octavo hombre más rico del mundo con una fortuna de u$s 30.000 millones
Batista, que dirige su imperio desde Río de Janeiro a través del holding EBX Group, creció gracias a la minería y la exploración. Su padre, Eliezer, como ministro de minería presidió la transformación de la Companhia Vale do Rio Doce (que luego fue privatizada y llamada Vale) en uno de los productores de mineral de hierro más grandes del mundo.
Batista fundó y dirigió su propias operaciones de extracción de oro y diamantes en el Amazonas en los ochenta.
Entre 2004 y 2008, recaudó u$s 10.000 millones mediante una oferta pública de acciones de las subsidiarias de EBX, la mayoría de las cuales sólo ofrecían algo más que planes ambiciosos.
Las principales subsidiarias de EBX son LLX; OGX Petróleo e Natural Gás Participacoes, la petrolera de bandera; la generadora de energía MPX; los servicios petroleros y construcción de buques OSX y la minera MMX.
A excepción de MMX, todas están en la etapa de inicio de operaciones. Sólo la subsidiaria de minería está generando dinero en efectivo. Sin embargo, EBX sostiene que invertirá u$s 15.000 millones entre 2010 y 2014 en compañías nuevas en los sectores de petróleo y gas, energía y minería.
El proyecto más grande es Açu, que se convertirá en el mayor puerto del continente americano cuando esté la obra terminada. Ubicado sobre una alejada playa, la instalación busca atraer una inversión total de u$s 40.000 millones en una superficie equivalente a 2,5 veces el tamaño de la isla de Manhattan.
Batista quiere que el puerto preste servicios a mineras –Anglo American, que cotiza en Londres, está planeando transportar mineral de hierro desde sus minas en el interior de Brasil hacia Açu a través de 525 kilómetros de oleductos y compañías petroleras.
El puerto se ubica cerca de los gigantes yacimientos submarinos “pre-sal” de Brasil, que muchos creen que convertirá al país en uno de los mayores productores mundiales del combustible en los próximos años.
“El petróleo está en frente nuestro. Éste será el parque industrial pre-salt”, sostuvo Batista. Entre sus socios en Açu se encuentran Wuhan Iron and Steel de China.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés