Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Un hackeo podría cambiar el resultado electoral en EE.UU.

Aunque las encuestas dan por derrotado a Donald Trump, una filtración que da cuenta de malas prácticas electorales del partido oficialista podría modificar la tendencia

Un hackeo podría cambiar el resultado electoral en EE.UU.

¿Qué tiene que ocurrir para que Donald Trump gane las elecciones presidenciales de Estados Unidos? Esa es la pregunta que hoy se hacen los expertos en política, mientras las campañas de los principales partidos hacen cambios dada vez más impredecibles.

Hace un mes, Trump estaba casi igualando a Hillary Clinton en las encuestas pero desde entonces, una serie de metidas de pata lo hizo perder terreno. Esta semana, por ejemplo, según un sondeo de IBT Clinton ahora lo supera en 12 puntos. Si bien esto podría indicar que los demócratas van camino a vencerlo fácilmente, la campaña ha sido tan incierta en los últimos meses que nadie se atreve a dar algo por sentado.

La pregunta es qué podría repentinamente provocar otro fuerte giro? Creo que hay al menos tres factores a observar. El más obvio es que Trump mismo implemente un cambio de rumbo para conducirse en forma más profesional y eficiente. Es difícil creerlo ahora pero la reciente llegada de alguien clave, la encuestadora Kellyanne Conway, como jefa de campaña, podría hacer una diferencia.

Un segundo factor es si se produce un horrible shock externo. Después de todo, Trump es un candidato que construyó su campaña fomentando el miedo, tal como hizo el ex presidente Richard Nixon. Que Dios no lo permita, pero si hay un gran atentado terrorista –o algo que cause pánico– podría verse beneficiado Trump, en particular si su campaña ya recuperó fuerzas gracias a Conway.

Sin embargo, hay una tercera posibilidad que recibe menos atención: un hackeo informático. Este verano boreal, el Comité Nacional Demócrata (CND) reveló que había sufrido un ataque cibernético y que se habían robado muchos documentos internos confidenciales. CrowdStrike, el grupo de seguridad informática contratado por el CND, dijo que los culpables fueron los servicios de inteligencia de Rusia. Eso fue negado rotundamente por Moscú, pero recibe el apoyo de otros grupos de seguridad informática como Mandiant y Fidelis Cybersecurity.

Desde cualquier punto de vista, éste es un bizarro giro de los acontecimientos, particularmente porque 20.000 correos electrónicos internos del CND fueron revelados vía WikiLeaks y un sitio de blogs llamado Guccifer 2.0. Pero las cosas pueden empeorar. CrowdStrike sostiene que un grupo de hackers rusos, que se apoda Cozy Bear, estuvo dentro del sistema del DNC al menos un año. No queda claro qué material fue extraído pero los expertos en informáticos creen que Cozy Bear tiene documentos secretos, incluyendo memos confidenciales que detallan rasgos negativos de los candidatos demócratas de las elecciones norteamericanas de este año.

Si eso es cierto –como casi todo en la esfera de la seguridad informática–, pareciera que emergió sólo una pequeña porción del material sensible. Por lo tanto, es posible que los hackers lo filtren en los próximos meses, tratando de provocar el máximo daño. Esta semana, por ejemplo, Guccifer 2.0 reveló datos sobre la táctica que usó el Comité de Campaña Parlamentaria Demócrata en las campañas de diputados en Pennsylvania. Si estas filtraciones se aceleran, podría generar un mayor sentimiento anti Clinton, en particular dadas las controversias en cuanto a su servidor personal de emails.

En un nivel, esta teoría suena casi fantástica y es enteramente posible que la especulación muera en unos meses y que Clinton gane las elecciones.

Pero el solo hecho de que Washington es un hervidero de rumores, nos dice dos cosas: Primero, lo extraña es esta campaña electoral para ambos candidatos y, segundo, en qué grado lo bizarro se volvió casi la norma en la política norteamericana este último año.

En estas elecciones los límites políticos sigilosamente se van corriendo día a día. Estemos preparados para más sorpresas.

Más notas de tu interés

Comentarios2
Alcides Alvarez
Alcides Alvarez 30/08/2016 08:41:15

si es por encuestas Donald Trump siempre fue favorable, lo veo bien

Chris MB
Chris MB 30/08/2016 04:09:38

Las fotos muestran donde está parado el reportero y tal vez el medio: Trump sonriente con Photoshop, Hillary casi a cara lavada con cara de bruja. :-))))