Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Un abogado de apariencia formal con una vida privada más subida de tono

Mientras Rousseff enfrenta una votación crucial en el Senado que probablemente brinde su respaldo a un pedido de impeachment, Michel Temer se prepara para convertirse en el nuevo presidente de Brasil.
Si no hay más sorpresas, este abogado constitucionalista y experto negociador político de 75 años asumirá la dura tarea de rescatar a la mayor economía latinoamericana de su profunda recesión y recuperar la confianza del pueblo en una clase política devastada por el escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.
También colocará al ex profesor de Derecho, cuya cara de póker político esconde una vida personal más subida de tono, bajo todos los reflectores que apuntan a la presidencia de Brasil.
Casado tres veces, comenzó a frecuentar a su tercera esposa Marcela, una ex modelo más de 40 años menor que él, cuando ella era una adolescente. Su apariencia levemente gótica también llevó a un rival a llamarlo en broma el "mayordomo de la casa del terror".
Hijo más chico de una familia cristiana libanesa que abandonó su pueblo natal de Btaaboura en 1925, nació en Tietê, en el estado de San Pablo. Su familia cultivaba arroz y café.
Después de cursar en la facultad de Derecho, trabajó como profesor durante la dictadura militar brasileña para luego entrar en la política en los años ochenta. En 2001, asumió el liderazgo del partido PMDB, una indefinida agrupación de políticos regionales propensa a usar fondos estatales para conseguir votos y que ahora la más grande en el Congreso.
Elegido tres veces presidente de la cámara baja, Temer pasó sus años navegando la laberíntica política de alianzas de Brasil. El PMDB se alió con el PT, el Partido de los Trabajadores de Dilma Rousseff, en 2007 y fue elegido su vicepresidente cuando ella fue electa en 2011.
Los primeros años pasaron con tranquilidad hasta que las tensiones con Rousseff salieron a la luz el año pasado, cuando se filtró una carta de Temer en la que revelaba su frustración por la manera en que la presidenta lo excluía a él y a su partido en su toma de decisiones.
Simpático pero serio, su vida privada revela el lado emocional de este hombre que será el 40º presidente de Brasil.
Autor de numerosos libros sobre derecho constitucional, uno de sus más recientes obras fue una colección de poesía.
En una entrevista con la revista brasileña TPM, su esposa también relató cómo se se le declaró tras dejarla en su casa después de su primera cita. Ese mismo día la llamó y le dijo: "Te amo, te amo, te amo". "Para mí es como si tuviera 30 años", dijo refiriéndose a la diferencia de edad entre ellos. Y contó que cuando lo conoció lo vio "extremadamente encantador".

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar