Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

UE debate concesiones a Gran Bretaña para que no se vaya

Los diplomáticos europeos están presionando para que el "nuevo acuerdo" de Gran Bretaña con la Unión Europea tenga una cláusula de "autodestrucción" , que en efecto cierre la opción de una segunda renegociación y referéndum si Gran Bretaña vota abandonar la unión.
La posible inclusión de una declaración diciendo que el acuerdo es lo máximo que se ofrece al Reino Unido es una de varias disputas no resueltas que enfrentaba David Cameron mientras llegaba a Bruselas ayer para una cumbre de dos días para resolver la denominada "cuestión británica" y allanar el camino para un referéndum en junio.
"Bueno, tenemos cosas importantes que hacer hoy y mañana y va a ser difícil", dijo Cameron ayer. "Estaré luchando por Gran Bretaña, si podemos conseguir un buen acuerdo tomaré ese acuerdo; pero no aceptaré un acuerdo que no cumpla con lo que nosotros necesitamos", agregó.
Jean-Claude Juncker, el presidente de la Comisión Europea, dijo que sigue "bastante confiando" en que se alcanzará un acuerdo pese a que hay "una serie de cuestiones" aún por resolver. Dalia Grybauskaite, presidente de Lituania, predijo que "todos tendrán sus propios dramas, y luego acordaremos".
Beata Szydlo, la premier de Polonia, advirtió que quería un acuerdo "pero no a cualquier precio".
Detrás de escena, se observa un creciente nerviosismo entre los negociadores. En un texto borrador emitido ayer siguen pendientes más temas de lo esperado, incluyendo la compleja cuestión de la supervisión de la Ciudad de Londres –en caso de que Gran Bretaña se independice– que los funcionarios esperaban que se resolviera antes del encuentro de líderes de la UE.
Otros temas inesperados podrían complicar las negociaciones, incluyendo la cláusula de "autodestrucción". Bélgica y Francia respaldan una revisión que establece que el acuerdo es la máxima concesión que se le hará a Gran Bretaña. Eso tiene el potencial de repercutir en la campaña por el referéndum británico, ya que algunos de los que proponen votar a favor de una salida argumentan que iniciaría una segunda negociación para conseguir un mejor acuerdo seguido de un segundo referéndum.
La cláusula intenta disuadir a los "buscadores de excepciones" en la UE que vean el acuerdo británico como un precedente, según un diplomático europeo. Pero los borradores de la cláusula también impedirían que Gran Bretaña inicie una segunda negociación pos referéndum para conseguir que la UE le otorgue mejores términos.
Los últimos textos borradores del acuerdo del Reino Unido dejan en claro que los términos no entrarán en vigencia hasta tanto el Reino Unido formalmente declare que se queda dentro de la UE. Bélgica y Francia quieren que el lenguaje sea más fuerte. "Se apunta a matar la idea de un segundo referéndum", dijo un diplomático de la eurozona que participa de las negociaciones..
Algunos de quienes hacen campaña por el Brexit aseguran que sería sensato tener un segundo referéndum después de un voto a favor de salir de la UE; así los votantes están tranquilos de que tendrán voz en los términos de la salida.