Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Trump se transformó en un símbolo de la pérdida de la dignidad en el mundo occidental

Más allá de su discurso agresivo y su rechazo a la globalización, el aspecto más preocupante de su auge es cómo validó los más bajos instintos de la sociedad

Las encuestas le dan a Donald Trump un 40% de intención de voto

Las encuestas le dan a Donald Trump un 40% de intención de voto

Esta semana, los republicanos aprobarán el primer candidato presidencial estadounidense desde la Segunda Guerra Mundial que rechaza el consenso globalista de EE.UU. Es difícil pasar por alto esa cruda realidad. Sin embargo, es apenas la segunda característica más preocupante del auge de Donald Trump.

La más preocupante es su impacto sobre la salud de la democracia estadounidense. Incluso aunque el candidato Trump sea derrotado en noviembre, será difícil volver a meter al genio en la botella. Los demagogos novatos ya se han dado cuenta. Se puede denigrar a la mayor parte de la gente la mayor parte del tiempo y aun así tener oportunidad de ganar el premio mayor.

En esencia, las elecciones presidenciales estadounidenses son un forcejeo entre la libertad y la equidad. Es imposible obtener la dosis completa de ambos. Los republicanos usualmente favorecen la libertad sobre la igualdad y los demócratas a la inversa. La apropiación hostil del partido republicano por parte del señor Trump ha desbaratado esa ecuación.

Las comparaciones entre Trump y Ronald Reagan son especialmente engañosas. El millonario neoyorquino les habla a las personas que se sienten engañadas, despreciadas y humilladas. Las personas que asisten a sus mítines políticos salen más enojadas que antes. "La gente salía de los mítines de Reagan con un espíritu de optimismo"‘, dice Stuart Stevens, asesor del candidato republicano Mitt Romney. "La gente sale de los mítines de Trump listos para pelear".

Por lo tanto, no es sorpresa alguna que estalle la violencia. Trump les ha dado luz verde a sus simpatizantes diciendo que a él mismo le gustaría golpear a los manifestantes. La convención que tiene lugar en Cleveland esta semana pone a prueba el autocontrol del candidato a un nivel mucho mayor. Por primera vez desde la década de 1960, probablemente los grupos de supremacía blanca de extrema derecha estarán patrullando las mismas calles que los manifestantes en favor de los derechos civiles para los afroamericanos.

Las opiniones que son tabú, como la negación del Holocausto, se están colando nuevamente en las conversaciones. Es fácil culpar a los medios de comunicación social. La tecnología les facilita a los grupos marginales difundir sus prejuicios. Pero son los líderes quienes validan estas ideas malignas. Cualquiera que lo dude sólo tiene que observar cómo los niños responden a la supervisión de los adultos. Luego deben leer "El Señor de las Moscas".

Las comparaciones entre Trump y el italiano Silvio Berlusconi son mucho más apropiadas. Un importante académico italiano, Luigi Zingales, recuerda un evento en el que el ex primer ministro italiano se burló y avergonzó a una joven mujer haciendo bromas infantiles sobre los orgasmos. Lo sorprendente no fue la grosería de Berlusconi, sino los aplausos del público.

"Semejante aceptación habría sido impensable antes del ascenso de Berlusconi", dijo Zingales. Del mismo modo, el efecto Trump ha corrompido la palestra pública. Pero la calidad de la democracia italiana es esencialmente un asunto italiano. Incluso la decisión británica de abandonar la UE es, en última instancia, un asunto local. Sin embargo, lo que sucede en EE.UU. define el destino de la democracia en todo el mundo.

El auge del señor Trump es una mala noticia para nuestro sistema de gobierno en tres frentes. En primer lugar, ha demostrado que se puede llegar a lo más alto de la democracia más admirada del mundo utilizando como chivos expiatorios a categorías completas de personas. Ya sean inmigrantes ilegales hispanos, mujeres que considera poco atractivas, musulmanes de cualquier tipo, o afroamericanos presumidos, el republicano se ha aprovechado de la humillación de otras personas.

Los apologistas del candidato dicen que simplemente está canalizando el sentimiento popular. De hecho, está validando sus instintos más oscuros. Los alarmistas comparan la actual crisis de la democracia con la década de 1930. Una comparación más instructiva es lo que sucedió después. Ningún país reflexionó más profundamente sobre el significado de la democracia constitucional que la Alemania post-nazi. La primera línea de la Ley Fundamental de Alemania de 1949 es: "La dignidad humana es inviolable".

En segundo lugar, Trump ha hecho de la "política post-factual" algo respetable. Los detractores de EE.UU. – la "clase experta" – comprueba quijotescamente el torrente de sus falsas afirmaciones. No, el presidente estadounidense no tiene la autoridad para obligar a las compañías estadounidenses a repatriar sus fábricas en el extranjero. No, Trump no se opuso a la guerra de Irak en 2003. Sí, EE.UU. mantiene una tríada nuclear.

No, el Departamento del Tesoro estadounidense no puede reescribir unilateralmente los términos de sus obligaciones de deuda. Y no, la Constitución de EE.UU. no permite una prueba de religión para obtener la ciudadanía. Para las fuerzas pro-democracia en lugares como China, la inmunidad de Trump a la verdad ha debilitado a los reformistas liberales. Eric Li, un importante capitalista de riesgo de China, escribió recientemente en Foreign Affairs (asuntos exteriores): "Si los votantes pueden estar tan equivocados, ¿cómo podemos darles el voto?".

Por último, Trump ha corroído la fe de que las sociedades basadas en leyes son autosostenibles. Esta vez realmente podría ser distinto. El magnate de los bienes raíces nunca ha sufrido un revés que no haya recurrido a los tribunales para revocar. ¿Alguien piensa que, si Trump pierde, llamaría a Hillary Clinton el 8 de noviembre para desearle suerte? Es fácil olvidar que la democracia se basa en el respeto a los adversarios en nombre de la integridad del sistema. La creencia en la dignidad humana es lo que la sostiene.

En su nominación en Cleveland esta semana, Trump se referirá a su oponente como una delincuente y a sus críticos como perdedores, dirá que el rendimiento de sus negocios no tiene precedente y que las mentiras que inventa son el evangelio. Aun así, al menos el 40% de los estadounidenses votarán por él en noviembre. Tanto amigos como enemigos de la democracia se podrían preguntar: "¿Cuántos políticos como Trump puede soportar el sistema?"

Más notas de tu interés

Comentarios2
Mafalda Davicco
Mafalda Davicco 20/07/2016 09:38:56

Es por este articulo demonizador del Señor Luce, que la figura de Donald es cada vez mas popular. Sigan pegandole que el pelirrojo no para de aumentar su caudal de votos.

Umberto Guglielmone
Umberto Guglielmone 20/07/2016 09:06:55

Es increíble la capacidad que tenemos de ignorar lo obvio. Aquí aun discutimos si hubo o no corrupción en el gobierno durante la década pasada.