Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Trump presentó su presupuesto con fuertes recortes del gasto

El documento propone una reducción de u$s 3600 millones en sectores como salud y educación, pero subas en defensa. Prevé un crecimiento de 3% a 2021

Trump presentó su presupuesto con fuertes recortes del gasto

El primer gran presupuesto de Donald Trump, con la promesa de su administración de aniquilar el déficit fiscal de Estados Unidos en el término de 10 años, estuvo diseñado para agradar a los conservadores fiscales del Congreso. Pero a pocas horas de su presentación, el proyecto –que propone fuertes recortes de u$s 3.600 millones– recibió críticas por basar su pronóstico en dudosas proyecciones de crecimiento.

El presupuesto fija reducciones al gasto en sectores como salud y educación, mientras que lo eleva en defensa y lo mantiene en seguridad social.

Un elemento clave del documento –llamado "Unos nuevos cimientos para la grandeza estadounidense"– está en la serie de pronósticos de crecimiento que son mucho más optimistas que la mayoría de las proyecciones externas, inclusive las de la Oficina de Presupuesto Parlamentaria.

El documento tampoco especifica ningún costo para las propuestas del multimillonario recorte tributario de la Casa Blanca, y en cambio señala que las reducciones de impuestos no generarán modificaciones en las rentas públicas.

Si bien el director de presupuesto de Trump, Mick Mulvaney, diseñó profundas disminuciones del gasto discrecional, los analistas sostienen que muchos de esos recortes son vagos o imposible de implementar.

Los miembros del propio partido de Trump dieron al presupuesto una moderada respuesta. Orrin Hatch, el presidente republicano del poderoso Comité de Finanzas del Senado, dijo que comparte el objetivo de Trump de equilibrar el presupuesto sin subir los impuestos. Pero agregó: "si bien el reanimado crecimiento económico finalmente conducirá a una disminución de los déficits y de la deuda de la nación, debemos estudiar este presupuesto en su totalidad y examinarlo cuidadosamente para asegurarnos de que las eficiencias y el ahorro sugeridos sean sostenibles en el largo plazo".

En el proyecto de ley presupuestaria, la Casa Blanca también señala que venderá la mitad de la reserva estratégica de petróleo de Estados Unidos, la más grande del mundo, para recaudar u$s 16.500 millones a partir de octubre.

Los presupuestos presidenciales ocupan un lugar peculiar en la política norteamericana porque el Congreso controla la billetera y tiende a ignorar gran parte de las cláusulas. Mike Enzi, presidente republicano de la comisión presupuestaria del Senado, recalcó que el Congreso es constitucionalmente responsable del gasto "y en última instancia decide cuáles son las prioridades fiscales del país". La difícil posición política de Trump –y la creciente crisis por las supuestas vinculaciones de su campaña con Rusia– resta probabilidades de que el Congreso le apruebe sus prioridades para el gasto.

Pero los presupuestos presidenciales siguen siendo una importante declaración de los objetivos de la Casa Blanca, y pueden influir en las deliberaciones en la Cámara de Representantes y en el Senado.

Marc Goldwein, director de políticas de la Comité para un Presupuesto Federal Responsable, dijo que el documento del presupuesto contiene algunas políticas específicas buenas apuntadas a reducir la deuda, pero que quedaron anuladas por los "supuestos de crecimiento heroico".

El proyecto asume que el país crecerá 3% en 2021, y que eso generará ingresos adicionales por u$s 4 billones en diez años, pese al lento crecimiento de la población y la débil productividad. Además no detalla los costos del plan tributario de la Casa Blanca que, según estimaciones externas, reduciría los ingresos en u$s 5 billones en una década.

Mulvaney dijo que el presupuesto asume que el plan fiscal es neutral en cuanto al déficit porque ésa es la manera más "eficiente" de mirar las cosas, y agregó que la administración "simplemente no está en posición" de dar detalles.

Pero los analistas critican a la Casa Blanca por asumir que todos los aumentos de ingresos provenientes del mayor crecimiento servirán para reducir el déficit –pese a que antes decía que la mayor expansión pagaría los recortes de impuestos.

 

Más notas de tu interés

Comentarios1
Letras Opacas
Letras Opacas 24/05/2017 09:52:19

El presupuesto de Trump insinúa haber sido hecho por Kicillof y Lorenzino