EL PRESIDENTE RECURRIÓ A SUS RA CES EN LOS REALITY SHOWS

Trump convirtió la designación del sucesor de Yellen en un espectáculo

Habló por redes sociales y en directo desde la Casa Blanca sobre la designación del presidente de la FED. Hasta hizo una encuesta entre senadores republicanos

Donald Trump prepara para esta semana el anuncio del próximo presidente de la Reserva Federal, cargo para el cual los funcionarios de la administración consideran que el gobernador Jay Powell es el principal candidato principal, aunque el proceso sigue siendo imprevisible.

El mandatario estadounidense dejó entrever la decisión en Instagram el viernes, alegando que los norteamericanos están esperando "ansiosamente" su anuncio y que todo el mundo quedará "muy impresionado" con el nominado. "Será una persona que seguramente hará un trabajo fantástico", dijo, hablando directamente a la cámara desde la Casa Blanca.

Trump ha estado deliberando entre Powell, el candidato de la continuidad y John Taylor, un economista de Stanford que podría modificar radicalmente la política monetaria. Powell, que trabaja en el banco central desde 2012, es de centro y apoya firmemente el cauteloso enfoque de Yellen en cuanto a las alzas de tasas de interés, y la progresiva reducción de sus tenencias de activos por valor de u$s 4,5 billones que comenzó este mes.

Si obtiene el puesto, el cual está sujeto a la confirmación del senado, probablemente Powell sea bien recibido por los mercados financieros, que han crecido en el entorno de dinero fácil alentado por la Fed desde que estalló la crisis.

Por otra parte, Taylor, un destacado economista estadounidense que escribió una norma clave para la política de la fijación de tasas, siempre se mostró beligerante en cuanto a la política monetaria y crítico de los programas de estímulo de la Fed, lo cual generaría más cautela entre los inversionistas.

Lea también

Al igual que con las decisiones sobre la composición de su gabinete y la Corte Suprema de Justicia, Trump recurrió a sus raíces en los reality shows y convirtió la carrera por presidir la Fed en un espectáculo público. El proceso previo a la decisión de quién encabezará la Fed ha sido diferente a cualquier otro, porque las posibilidades de los diferentes candidatos han sufrido altibajos en las predicciones de los medios y porque las personas familiarizadas con la administración generaron especulaciones.

El presidente parece saborear el drama: este mes, sorprendió a algunos legisladores al hacer una encuesta en una reunión con los senadores republicanos, presentando a Powell y a Taylor como las opciones.

El hecho de negarle a Yellen un segundo término sería una interrupción de la práctica presidencial establecida en las últimas décadas. Sin embargo, aunque Trump parece ver los beneficios de mantener a Yellen, dado el sólido desempeño de la economía y los niveles sin precedentes de la bolsa, también ha expresado el deseo de dejar su propia marca personal en la institución.

Trump entrevistó a Taylor y Powell, y a Yellen para el puesto. También bajo consideración estuvieron Kevin Warsh, un académico de Stanford que, al igual que Taylor, representaría un claro alejamiento del régimen actual. Las posibilidades de Gary Cohn, director del Consejo Económico Nacional del presidente, para el puesto disminuyeron después de haber criticado la respuesta de Trump a las protestas de Charlottesville.

La elección de un candidato de la continuidad como Powell estaría en consonancia con el inesperadamente delicado enfoque de la administración Trump hacia la Fed desde la toma de posesión del presidente.

Aunque Trump arremetió contra Yellen durante la campaña electoral, rechazó posteriormente cualquier crítica hacia ella o su institución, diciendo que a él realmente le gusta el trabajo de la presidenta. Esto refleja cierta concientización sobre la sensibilidad del mercado ante cualquier comentario relacionado con el banco central más poderoso del mundo. Trump y sus tenientes aseguran que están vinculados estrechamente al alza del valor del mercado bursátil desde que llegaron a la Casa Blanca.

Tags relacionados

Más de Financial Times