Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Tras cuatro años, vuelven las ofertas de acciones en Brasil

Tras cuatro años, vuelven las ofertas de acciones en Brasil

Si alguien dudaba de las señales de renovada confianza entre las compañías brasileñas que este año salieron al mercado de acciones a recaudar dinero, Wesley Batista, uno de los hermanos que controlan JBS, el frigorífico más grande del mundo, generó tranquilidad.

Pese a estar en el centro del escándalo político más grande de Brasil después de que él y su hermano Joesley admitieron haber pagado coimas a 1829 políticos y supuestamente haber mencionado los pagos con Michel Temer, Batista expresó confianza de que podrá reanudar una salida a bolsa internacional que tenían planeada.

"Lógicamente, tuvimos un revés que complicó el plan, pero eso no cambió en nada el objetivo", aseguró Batista según Valor Económico, un diario brasileño. Dijo también que espera que la oferta de acciones se lleve a cabo el año próximo.

Cumpla o no la compañía de San Pablo con sus planes, los comentarios de Batista son la expresión más audaz hasta ahora de las esperanzas de que el mercado latinoamericano más grande de ofertas de acciones vuelva a fluir después de una sequía de cuatro años.

Esta resurrección es la más notable dada la agitación derivada del escándalo JBS, que amenazó con hacer caer el gobierno cuando se filtró en mayo una grabación de la conversación entre Joesley Batista y Temer.

En lo que va del año, las compañías brasileñas recaudaron u$s 8200 millones en 21 emisiones de capital accionario, de lo cual u$s 3450 millones provinieron de siete ofertas públicas iniciales, según la compañía de datos Dealogic. Eso se compara con una única OPI por u$s 216 millones el año pasado.

Entre los emisores se encuentran Atacadão, el brazo brasileño de Carrefour (que hizo una operación por u$s 1400 millones); una oferta de CCR, el operador de concesiones de autopistas, y la OPI por u$s 643 millones de Azul, la aerolínea.

De hecho, 2017 va camino a ser el mejor año desde 2013 en términos de cantidad de operaciones, dijo Roderick Sinclair Greenlees, director global de banca de inversión en Itaú BBA, el banco del sector privado más grande de Brasil.

"Nadie esperaba que sea tan sólido", dijo Greenlees. "Tenemos la sensación de que los inversores estaban más interesados de lo que creía el mercado", agregó.

Detrás de esta resiliencia el índice Bovespa subió 13,5% este año está el continuo apoyo que Temer le brinda a su equipo económico y a sus propuestas de reforma fiscal. Sin embargo, se produjo cierta caída, dado que el gobierno esta semana amplió sus metas de déficit presupuestario, sostienen los analistas.

También son importantes las buenas condiciones de liquidez internacional pese a las oleadas geopolíticas provenientes de la guerra retórica de Estados Unidos con Corea del Norte.

"Mucha gente quiere comprar bonos del mercado emergente, así que eso ayuda a que entren capitales," dijo Ilan Goldfajn, presidente del banco central de Brasil esta semana. La naciente recuperación económica del país parece seguir adelante y la inflación está tocando mínimos de 2,71% en julio, comparado con un año atrás, muy por debajo de la meta del banco central de 4,5%.

Felipe Wilberg, director global de renta fija en Itaú BBA, dijo: "Las tasas de interés de referencia brasileñas están cayendo, y están listas para tocar mínimos históricos de 7,25% quizás a fines de este año".

Si bien las acciones brasileñas cotizan levemente por encima de sus promedios históricos cercanos a 11 veces sus ganancias de 2018, algunos sostienen que hay posibilidades de que haya una expansión de los márgenes con compañías que están emergiendo de una recesión de casi tres años y tasas de interés en caída