Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Sin sanciones y como había anticipado, Irán aumenta su producción de crudo

Ya están bombeando a los niveles anteriores a las sanciones. Las exportaciones también suben, pero el lastre son las instituciones financieras que aún tienen prohibido procesar pagos vinculados al petróleo iraní

Irán está cumpliendo su promesa de aumentar la producción y elevar las exportaciones de petróleo casi seis meses después del levantamiento de las sanciones occidentales sobre el sector, lo que sorprendió a muchos analistas y observadores de la industria.
De los yacimientos se bombearon casi 3,6 millones de barriles diarios en abril, nivel alcanzado por última vez en noviembre de 2011 antes de que se endurecieran las sanciones vinculadas al programa nuclear de Teherán, según la Agencia Internacional de Energía. Las exportaciones de crudo subieron a 2 millones b/d el mes pasado, unos 200.000 b/d por debajo de los niveles de 2011.
Irán ha librado una batalla por la participación de mercado contra Arabia Saudita y otros rivales regionales en su esfuerzo por recuperar clientes después de años de tener restringidas sus ventas de petróleo, lo que afectó negativamente su economía.
Mike Wittner, analista del sector en Société Générale, señaló: "Muchos creían que los iraníes hablaban demasiado antes del levantamiento de las sanciones. Era un comodín del mercado petrolero y han superando nuestras expectativas."
Si bien algunas ventas de crudo podrían atribuirse a cargamentos demorados desde marzo, este mes debería haber un mayor incremento porque Irán está liberando más barriles en un momento en que la saturación del mercado petrolero comienza a ceder.
Rokneddin Javadi, presidente de la compañía petrolera estatal de Irán, dijo el fin de semana que no hay planes de unirse al congelamiento de la producción porque todavía está incrementando las exportaciones a sus niveles anteriores a las sanciones, a por lo menos 2,2 millones b/d.
"El gobierno y el ministro de petróleo no han emitido ninguna política o plan para la Compañía Petrolera Nacional Iraní apuntado a detener el incremento de la producción y de las exportaciones de petróleo", agregó.
Los comentarios sugieren que son reducidas las posibilidades de que se llegue a un acuerdo para limitar la producción en la próxima reunión de ministros de la OPEP que tendrá lugar en Viena.
Los políticos iraníes se comprometieron ante su pueblo a reconstruir la producción y las exportaciones que casi fueron reducidas a la mitad por las sanciones, señalan los analistas. Eso hace que sea imposible lograr avances hacia un acuerdo con Arabia Saudita. La presión por alcanzar un pacto en forma urgente cedió porque el precio del crudo Brent se recuperó en un 70% desde los niveles mínimos registrados en enero.
Las tensiones entre los rivales regionales era evidente el mes pasado cuando Teherán se negó a aceptar la exigencia de Riyadh de congelar la producción junto con los países de la OPEP y otros grandes productores.
Arabia Saudita también tomó medidas para debilitar los esfuerzos de Irán de incrementar sus exportaciones de crudo prohibiendo a los transportistas iraníes transitar por sus aguas, contaron las comercializadoras.
Aún así, Irán transportó más crudo a India, China y otros países a los que tenía permitido vender mientras regían las sanciones.También volvió a tejer relaciones con compradores europeos y se aseguró nuevos contratos de venta con grandes comercializadoras internacionales como Vitol y Glencore, además de gigantes energéticos como Repsol de España.
Según un oficial iraní, las exportaciones podrían ser mayores si no fuera que las entidades financieras son un lastre.
Las sanciones internacionales, incluyendo las que recaen sobre el sector bancario y las ventas de petróleo, fueron levantadas en enero como parte del acuerdo con las potencias mundiales conforme al cual Teherán aceptó limitar sus capacidades nucleares.
Pero las instituciones financieras estadounidenses todavía tienen prohibido procesar pagos relacionados con el petróleo iraní y muchos de sus pares europeos temen violar las restantes restricciones norteamericanas.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar