Lunes  18 de Septiembre de 2017

Sillicon Valley adopta las criptomonedas y sueña con cambiar el negocio online

Los promotores de las ofertas iniciales de monedas quieren crear una generación de plataformas de Internet que permitan a los usuarios evitar a Google, Amazon y similares

Sillicon Valley adopta las criptomonedas y sueña con cambiar el negocio online
La ambición que dio origen al protocolo Sistema Interplanetario de Archivos ("IPFS", por su sigla en inglés) es tan poco modesta como su nombre.

Obra de Protocol Labs, una start-up de Silicon Valley, el IPFS tiene como objetivo brindar a todos la oportunidad de comprar y vender espacio de almacenamiento de datos disponible. Hasta inventaron una unidad de intercambio para este mercado propuesto: una moneda digital llamada Filecoin.

A los especuladores no parece preocuparles que este mercado spot de recursos informáticos globales por ahora sólo sea un plan empotrado en una pieza de software de código abierto. O que, si prende, competirá con gigantes como Amazon, el proveedor líder de computación en la nube. A pesar de estos obstáculos evidentes, Protocol Labs recaudó más de u$s 250 millones en una reciente venta online abierta de su moneda inventada.

Las ofertas iniciales de monedas (ICO, por su sigla en inglés) como ésta se transformaron en una de las modas financieras más sorprendentes del año. Los desarrolladores de software recaudaron más de u$s 1800 millones con la venta de nuevas monedas como Tezzies, Atoms y Basic Attention Tokens.

En mercados online no oficiales donde circulan éstas y otras monedas digitales, el fanatismo alcanzó niveles aún más curiosos. El valor del Ripple creada hace cinco años, por lo que es una criptomoneda veterana subió este año en medio del auge liderado por la bitcoin. La capitalización bursátil del Ripple, incluyendo monedas que la empresa guarda para su venta futura, trepó de u$s 500 millones a principios de año a más de u$s 35.000 millones, antes de retroceder a u$s 19.000 millones.

El auge de los precios de las criptomonedas se vio alimentado por la especulación descontrolada, lo cual instó a las autoridades reguladoras a tomar cartas en el asunto. Días atrás, autoridades de China prohibieron las ICO y están a punto de cerrar todas las bolsas de criptomonedas. La Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido advirtió a quienes piensen comprar monedas en una ICO que lo hagan sólo si están preparados para perder todo. Jamie Dimon, director ejecutivo de JPMorgan, provocó una caída del 10% del precio de la bitcoin cuando dijo que la moneda era un "fraude" y amenazó con echar a cualquier persona de su banco a que opere con ella.

Pero los defensores de las criptomonedas afirman que más allá de la manía especulativa, se está gestando algo profundo. Ahora las start-ups que desarrollan plataformas basadas en blockchains o cadenas de bloques y otras tecnologías, cuentan con una nueva forma de captar dinero utilizando técnicas de crowdfunding o financiamiento colectivo online

Las redes como el IPFS se basan en una visión de servicios online descentralizados en los que usuarios comunes interactúan directamente entre sí, en vez de a través de empresas de Internet que se presentan como los guardianes del mundo online. Según los entusiastas, muchas de las aplicaciones de Internet más populares podrían redesarrollarse de este modo, dejando el control y las ganancias en manos de los usuarios.

"Esto se parece mucho a cómo era Internet al principio. Podría transformarse en un fenómeno más grande que cualquier otra cosa que hemos visto, sostiene Tim Draper, inversor de riesgo y uno de los primeros defensores de las criptomonedas de Silicon Valley.

Para inversores como éste, las nuevas redes reavivaron el sueño libertario de una Internet que opere más allá de instituciones sociales arcaicas. "La sociedad se está transformando con esto", afirma Draper. "Seremos un mundo mucho más próspero y justo cuando las aguas se calmen. Las ICO están ocupando los espacios en donde los gobiernos han fallado".

Pero hay otro punto de vista inspirado en un aspecto distinto de la historia de las inversiones en Internet. "Hay una tendencia a desconectar el cerebro y dar el salto. Es como lo que pasó con Pets.com [que cerró en 2000]", sostiene Mark Williams, profesor de gestión de riesgo financiero de la Universidad de Boston. La especulación se alimenta de la euforia que es tan perversa como la moda de las puntocom de fines de los noventa, afirmó: "la gente lo trata como un billete de lotería".

Billones de dólares

Para las imprudentes, las ICO representan un riesgo aún mayor, ya que la incertidumbre sobre cómo deberían regularse implica que la mayoría ni siquiera cuenta con la protección básica de leyes que rigen los títulos valores y se aplicaban a la ofertas públicas iniciales (IPO) de las puntocom. Como meros eventos digitales, las recaudaciones de fondos online también están expuestas a los habituales fraudes cibernéticos, desde ataques de phishing para estafar a los imprudentes hasta el hackeo del software subyacente que sustenta los nuevos emprendimientos; éso fue lo que ocurrió con la empresa DAO en la primera ICO importante del año pasado.

Los defensores argumentan que la brutal especulación explica gran parte del dinero que se invirtió en las ICO, ya que los compradores se sienten atraídos por las enormes ganancias teóricas que obtuvieron los primeros inversores, si bien no se sabe cuántos lograron cobrar a los precios cotizados en bolsas online no oficiales.

El valor de la moneda digital más conocida, la bitcoin, se multiplicó por ocho el año pasado. Esto llevó a una cacería de los siguientes mercados no explorados, lo cual elevó la capitalización bursátil de todas las criptomonedas a más de u$s 130.000 millones. Sin que para lanzar una venta de monedas haga falta otra cosa que un white paper el documento que usan los promotores de las monedas para diseñar sus grandiosos planes y la promesa de algún código informático, el flujo constante de ICO del año pasado se convirtió en un aluvión.

El auge, que comenzó a principios del verano boreal, ya está mostrando varias de las características de otras modas especulativas. Las nuevas monedas proliferaron: este año se realizaron o anunciaron más de 150 ventas.

CoinMarketCap publica los precios de unas 1100 monedas, y hay programas más de 120 ICO para este mes.

Al igual que con el auge de las puntocom, se recurrió a una visión tecnológica global para justificar valores que no tienen sentido según otros criterios. En el caso de las ICO, la Gran Idea es que la tecnología en la que se basan las criptomonedas permitirá una nueva generación de aplicaciones y mercados online que terminarán eclipsando a los gigantes de Internet actuales. Como en el caso de la venta de espacio de almacenamiento disponible, las normas de estas redes serían fijadas por los usuarios, y no por alguna gran empresa.

Algunas de estas aplicaciones algún día valdrán "billones de dólares", afirma Olaf Carlson-Wee, cuyo hedge fund de criptomonedas Polychain Capital es uno de los inversores que lideran el cambio hacia las ICO. Dada la potencial escala de estos mercados futuros, sostiene, hasta apuestas que hoy parecen tener baja probabilidad de éxito tienen sentido.

Así como el furor de las puntocom estaba alimentado por esperanzas extravagantes en relación con Internet, el auge de las ICO es producto de otra tecnología supuestamente transformadora: blockchain o cadena de bloques. Primero utilizada como el eje central para el procesamiento de transferencias de bitcoin, las cadenas de bloques son libros mayores de código abierto donde se verifican y registran transacciones entre dos partes en una red.

Las nuevas redes de blockchain como el IPFS son protocolos, o normas, empotrados en software que rigen la forma en que interactúan los participantes. En teoría, muchas de las interacciones que se producen online, como ser en redes sociales, sitios de comercio electrónico y motores de búsqueda, podrían darse entre usuarios que así lo deseen en redes descentralizadas.

"Si alguno de estos protocolos se hace muy popular en Internet, la ventaja es fenomenal", sostiene Carlson-Wee. Lo contrasta con la oportunidad explotada por empresarios como Mark Zuckerberg y Jeff Bezos, que crearon servicios basados en la plataforma ofrecida por Internet. La descentralización de las redes sociales o el comercio electrónico dejarían la propiedad en manos de quienes controlan el protocolo subyacente, no de quienes controlan una aplicación como Facebook o Amazon. "Los usuarios son dueños de sus datos y dueños de la red", añade.

El entusiasmo de Carlson-Wee es una muestra de la manía de las monedas que se propaga en Silicon Valley y atrae a la conocida mezcla de ideólogos, entrepreneurs y oportunistas. Con apenas 27 años de edad, Carlson-Wee ya recaudó u$s 250 millones de cuatro de los capitalistas de riesgo más conocidos, entre ellos Sequoia Capital.

Sin embargo, lo que los defensores consideran una profunda innovación financiera, otros advierten que puede ser una vía fácil para crear dinero falso. Cuando hay compradores tan deseosos de comprar monedas emitidas sobre la base de la mera promesa de un mercado futuro, no sorprende que tantos estén tratando de acuñar otras nuevas.

"Existe esta euforia de que las cadenas de bloques pueden cambiar el mundo", sostiene Williams.

Moneda exclusiva

Los escépticos sostienen que no es necesario crear una moneda aparte para cada aplicación y que podría utilizarse cualquier moneda digital, incluso bitcoins. Obligar a los usuarios a comprar monedas específicas de cada aplicación los ata a algo que a la larga probablemente no sirva.

Los promotores del auge de las monedas afirman que con ésto se pierde de vista lo esencial. Si un mercado tiene éxito, entonces su moneda tendrá mayor demanda. Como la oferta es limitada desde el principio, cualquier persona que posea una moneda se beneficiaría si sube su valor. Esta oportunidad de beneficiarse del crecimiento de una red también entraña otro incentivo: hace que aumente la probabilidad de que las personas que poseen monedas utilicen las nuevas redes.

Sería como una red social donde los primeros usuarios obtienen los mayores beneficios si el negocio prospera.

La venta de monedas tiene otra ventaja que las ICO están menos interesadas en destacar: aprovecha una laguna normativa. Al vender monedas en lugar de acciones, quedan fuera del alcance de las normas que regulan los títulos valores, eliminando así cualquier restricción sobre la forma de comercializarlas.

Esta es una de las razones que esgrimió FunFair, una plataforma de casino blockchain con sede en Londres, para crear sus monedas propias, llamadas Fun. En un reconocimiento poco frecuente acerca de las ventajas normativas de la venta de monedas, la empresa admitió a fin de agosto que "podría haber sido más fácil" dejar que la gente usara dinero en efectivo y luego pagarles un dividendo en función de los beneficios de la empresa, pero añadió: "Nuestros abogados nos advirtieron correctamente que no lo hiciéramos, ya que corríamos el riesgo de entrar en la categoría de títulos valores no registrados".

Las autoridades reguladoras están trabajando para solucionar esta laguna. La SEC (Comisión de Valores de Estados Unidos) declaró en julio que había establecido que muchas monedas eran de hecho un tipo de título valor y que examinaría la naturaleza subyacente de cada ICO para determinar si debían ser reguladas como títulos valores. Para sus creadores, las ICO tienen otro atractivo evidente. Las ICO permiten recaudar sumas mucho más elevadas de lo que las start-ups, en general, pueden lograr, al menos mientras haya suficientes inversores dispuestos a suspender su incredulidad.

Por ejemplo, una empresa de código abierto en sus inicios, como Protocol Labs, podría esperar una primera ronda de recaudación de u$s 10 millones de los inversores que normalmente apuestan a start-ups. Pero con la venta de Filecoin, ya recaudó más de 25 veces ese importe. Según los precios pagados en la ICO, las monedas que retuvo la compañía para vender más adelante en teoría valen más de u$s 350 millones.

Aunque, la historia de las burbujas tecnológicas señala que las apuestas de grandes cantidades de dinero a empresas nuevas no probados suelen terminar mal.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000056,000059,5000
DÓLAR BLUE4,651267,000067,5000
DÓLAR CDO C/LIQ-5,8367-69,6154
EURO0,214664,671664,9024
REAL0,209613,962214,0111
BITCOIN0,72718.053,08008.054,0300
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,337855,6875
C.MONEY PRIV 1RA 1D-1,639360,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-1,612961,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000056,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,0000132,00132,00
CUPÓN PBI EN PESOS5,63381,501,42
DISC USD NY-0,841581,3182,00
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL4,018030.759,2100
BOVESPA-0,3900105.422,8000
DOW JONES0,090027.001,9800
S&P 500 INDEX0,27632.989,6900
NASDAQ0,40008.124,1840
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,3233342,0839340,9816
TRIGO CHICAGO2,2893192,9045188,5871
MAIZ CHICAGO0,5105155,0135154,2261
SOJA ROSARIO0,0000240,0000240,0000
PETROLEO BRENT0,892059,950059,4200
PETROLEO WTI1,518054,170053,3600
ORO0,28901.492,30001.488,0000