Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

"Si hay referéndum hasta los gatos votarán contra Maduro"

Asegura que el presidente rechaza la votación porque prefiere que lo remuevan por medios no democráticos y quedar como víctima de un golpe

Henrique Capriles encabeza el intento de remover a Maduro por medio de un referéndum revocatorio

Henrique Capriles encabeza el intento de remover a Maduro por medio de un referéndum revocatorio

Henrique Capriles es claro cuando se refiere a cómo detener el desastre económico, político y social que hay en Venezuela, lo que ha recrudecido este mes los enfrentamientos en las calles de Caracas.

"La crisis que está viviendo Venezuela no se resolverá con Maduro en el poder, con este sistema funcionando," dijo a Financial Times el líder de la oposición y ex candidato presidencial.

Capriles está encabezando un intento por remover a Nicolás Maduro, el impopular presidente de Venezuela, a través de un referéndum revocatorio. Pero el gobierno no se lo hará fácil. Capriles este mes fue rociado con gas pimienta mientras lideraba una marcha para presionar a la junta electoral de Venezuela para que acepte una petición firmada por unas 1,8 millones de personas, que quieren un referéndum para sacar a Maduro del poder. Las fuerzas de seguridad "me dejaron casi ciego", contó refiriéndose al incidente.

La semana pasada desobedeció un decreto de estado de emergencia firmado por Maduro para unirse al última tanda de manifestaciones en contra del gobierno, que terminó en un violento enfrentamiento con la policía y la guardia nacional.

Después de que perdió por poco una peleada elección hace tres años, y después de fatales protestas que sacudieron el país en 2014, el moderado Capriles perdió terreno frente al feroz líder de la oposición Leopoldo López, quien ahora está en presión por pedir a los frustrados venezolanos que salieran a las calles.

Pero a medida que avanza el referéndum revocatorio para remover a Maduro a pedido de Capriles, los analistas sostienen que los dos líderes de la oposición están empatados en popularidad. "Él volvió al ruedo, y en gran medida. Su apuesta está dando frutos", señaló Luis Vicente León, un importante encuestador.

"Capriles tomó el camino más realista, la mejor de las opciones: hacer que la gente firme, que luego vote y finalmente presione por sus derechos. Pero con la represión que hay, es difícil. Si la oposición no aplica presión, no habrá referéndum revocatorio; si presiona demasiado y las cosas explotan, tampoco lo habrá", agregó.

Las tensiones crecen en Venezuela a medida que se alargan las filas para conseguir los productos básicos que escasean. Los saqueos se volvieron habituales. Capriles teme que el único catalizador para el cambio de régimen sea una potencial explosión social. "Maduro está diciendo: ‘Bien, sáquenme si es éso lo que quieren", dijo.

"Eso es altamente peligroso, está alentando y avivando el conflicto político".

Maduro acusa a la oposición de tramar un golpe. La semana pasada aseguró que había un intento para derrocarlo violentamente, como sucedió con Muammer Gaddafi de Libia y ordenó ejercicios militares "para defender la patria".

"¿Ustedes se dan cuenta del escenario que están preparando?", dijo Maduro "Lo mismo que hicieron con Gaddafi. Dirán que Maduro les tiró tanques y aviones a la oposición".

Para Capriles, esto forma parte del plan de Maduro. "Está apostando a quedarse en poder. Pero también se está asegurando de que cualquier cambio de poder no sea democrático, así la historia le da la oportunidad de ser retratado como la víctima de un golpe. No podemos permitir eso ni caer en la trampa, debemos insistir con que sea removido democráticamente".

El referéndum revocatario es un mecanismo para remover al presidente en funciones, pero requiere de la aprobación del consejo electoral nacional, que está dominado por el gobierno. El vicepresidente Aristóbulo Isturiz descartó que se fuera a llevar a cabo.

Luis Almagro, director de la Organización de Estados Americanos, fue franco cuando le dijo a Maduro: "Negarle la votación al pueblo, negarles la posibilidad de decidir te convertirá simplemente en otro dictador, igual a los muchos que hay en este hemisferio". Maduro lo llamó "traidor".

"Creo que las fuerzas armadas se encuentran en una situación delicada. Imagino que muchos militares no quieren reprimir gente. Creo que las fuerzas armadas están enfrentando una hora decisiva sobre qué quieren hacer. No les estamos pidiendo que intervengan, sino que se aseguren de que se respete la constitución".

En caso de referéndum, la oposición necesita más de los casi 7,6 millones de votos que obtuvo Maduro en las elecciones presidenciales de abril de 2013. Capriles tienen confianza –algunos dicen que demasiada confianza– de que superará esa cifra. En diciembre, la oposición recibió 7,7 millones en las legislativas.

"Las demandas de la gente hoy son primero comida, después el referéndum revocatorio," dijo. "Si llamamos a votar hasta los gatos votarán para remover a Maduro. Podrías obtener hasta 10 millones de votos."