Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Se espera una tensa relación entre los medios y el gobierno republicano

Se espera una tensa relación entre los medios y el gobierno republicano

Si una impresionante victoria electoral iba a moderar la hostilidad de Donald Trump hacia la prensa, hubo pocas señales de que eso vaya a ocurrir. Esta semana el presidente electo criticó por Twitter a The New York Times por su "MALA cobertura sobre mí".

En varios momentos de su campaña, Trump dijo que los medios eran "una basura", "ilegítimos" y "gente horrible". En sus actos alentaba a las multitudes a molestar a los reporteros, acusó a las empresas de medios de ser parte de una "conspiración global" para evitar su elección y dijo que quería que sea más fácil demandar a los periodistas.
Las organizaciones de noticias que hagan enojar a Trump después de su asunción el 20 de enero temen quedar en la mira del hombre más poderoso del mundo. "Dejó claro que quiere modificar las leyes de difamación", comentó Joel Simon, director ejecutivo del Comité para la Protección de los Periodistas, una asociación sin fines de lucro.

La amenaza, agregó, es "alarmante". Le preocupan los comentarios que hizo Trump en 2015, cuando inicialmente se negó a condenar el asesinato de periodistas en Rusia."Nuestro país también está repleto de asesinatos", respondió. Si no defiende la libertad de prensa en cuanto comience su mandato, será un despegue preocupante, señaló Simon.

"EE.UU. no tiene antecedentes perfectos en cuanto a las denuncias contra persecución a la prensa; y Barack Obama no siempre fue receptivo cuando un aliado nuestro persiguió a los medios", contó. "Pero sí lo hizo en casos como Egipto y Etiopía, y tuvo un verdadero impacto. Realmente no veo a Trump haciendo eso. Es una enorme pérdida para los periodistas, que ya no tendrán a un aliado".

En EE.UU. las organizaciones de noticias están protegidas por la Primera Enmienda de la Constitución, que consagra la libertad de expresión. Está dividida la opinión sobre si Trump tendrá la capacidad para adaptarse o si tenderá a debilitarla: durante la campaña dijo que quería cambiar la ley para que cuando los diarios escriban "una nota tendenciosa, podamos denunciarlos y sacarles dinero". También expresó su admiración por el régimen de difamación británico, "donde uno puede realmente denunciar si alguien dice algo equivocado".

Floyd Abrams, abogado de Cahill Gordon & Reindel y defensor de la libertad de prensa, dijo que Trump representa "la mayor amenaza a la Primera Enmienda desde la aprobación de la Ley de Sedición de 1798", una legislación promulgada por el presidente John Adams que restringía las críticas al gobierno federal.
 

Abrams cree que aumentarán las hostilidades entre Trump y los medios. "No hay recuerdo de ningún candidato que haya condenado a la prensa como lo ha hecho él", dijo al The Hollywood Reporter.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar