Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Se aplana el crecimiento de ingresos en bancos de EE.UU.

Las seis mayores entidades norteamericanas tuvieron un año 2015 con un estancamiento en sus balances, a pesar de la suba de las tasas de interés

Se aplana el crecimiento de ingresos en bancos de EE.UU.

Los seis mayores bancos de Estados Unidos generaron en 2015 los mismos ingresos que el año anterior, lo que recalca cómo la industria está teniendo problemas para crecer en una era de tasas de interés ultrabajas y regulaciones más severas.


Juntos, las seis entidades –JPMorgan Chase, Bank of America, Citigroup, Goldman Sachs, Morgan Stanley y Wells Fargo– registraron ingresos por u$s 413.000 millones el año pasado, según Mike Mayor, analista de CLSA. Esa cifra es igual al total de 2014, aseguró. "No puede ser más chato. Al 2015 lo llamamos el año del panqueque", aseguró.


Los resultados financieros, que se dieron a conocer la semana pasada, indican que el negocio de los grandes bancos norteamericanos se está estancando –aún cuando la Reserva Federal estadounidense empezó a subir las tasas de interés y sigue resiliente la demanda de productos como hipotecas y préstamos automotores.


Desde la caída de Lehman Brothers, las grandes entidades de crédito elevaron fuertemente sus reservas de capital, presionados por los reguladores bancarios. También mejoraron sus posiciones de liquidez, acumulando activos fáciles de vender que les ofrecen mejores oportunidades para seguir operando en el caso de otro shock severo en el sistema.


Ahora los inversores finalmente están mirando con más atención lo que esos cambios significan para los ingresos brutos y los resultados netos. Eso se da porque gran parte de los grandes costos pos crisis –como los que implicaron el rearmado de las carteras– finalmente han disminuido. En muchos casos, esas cifras son abrumadoras.


Entre los cinco bancos grandes con presencia en Wall Street, sólo Bank of America y Citigroup elevaron sus ingresos en el cuarto trimestre en más de 1%. En Goldman Sachs y Morgan Stanley, los dos bancos más expuestos a los vaivenes de los mercados de capitales, los ingresos cayeron 5% y 0,3% respectivamente. Wells Fargo, que tiene mucha menos exposición a los mercados, obtuvo ingresos 2% superiores.


Las seis entidades esperaban tener ingresos superiores a raíz del mayor margen de interés neto–la brecha entre el costo de los préstamos y del financiamiento–, ahora que la Fed finalmente subió las tasas. En las últimas dos semanas los bancos elevaron sus tasas de referencia para préstamos mientras que mayormente mantuvieron la línea en los intereses que pagan sobre los depósitos. Eso es coherente con lo que sucedió en anteriores ciclos. Primero suben los márgenes y luego eventualmente trasladan cerca de la mitad de cada suba de tasa.


Pero las minutas de la Fed de su reunión de diciembre fueron tan pesimistas y el mercado cayó tan abruptamente en las primeras semanas de enero, que algunos ejecutivos de bancos están ahora restando importancia a las posibilidades de elevar los márgenes.


Wells Fargo, la mayor entidad de créditos hipotecarios de Estados Unidos, dijo que su margen de interés neto bajó de 3,04% el año pasado a 2,92% durante el cuarto trimestre. John Shrewsberry, director financiero, no quiso aventurar cuántas subas de tasas habrá en 2016.


"Al igual que ustedes, no podemos asegurar qué va a pasar,"dijo un analista. "Trabajamos mucho para producir el tipo de crecimiento de ingresos por interés neto que tenemos en un clima sin subas en los últimos años. Por lo tanto, veremos qué trae el futuro porque todos los días se ve un poco diferente".


Mientras tanto, la calidad de los préstamos empieza a deteriorarse –particularmente en las carteras de energía, pero también en otros sectores. Por ejemplo, en JPMorgan Chase las cinco principales unidades que reportan resultados mostraron una caída en la calidad de activos, con mayores niveles de morosidad en las tarjetas de crédito y préstamos automotores, entre otras áreas.


El crédito a empresas "se deterioró", contó Charles Peabody, analista de Portales Partners. Los bancos enfrentan mayores previsiones para préstamos comerciales incobrables en los próximos años, afirmó, lo que indica riesgos para las carteras de propiedades comerciales.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar