U$D

DOMINGO 19/05/2019

Rusia acelera emisión de deuda y se anticipa a más sanciones de EE.UU.

El Kremlin no necesita fondos adicionales porque el país tiene un superávit de 2,2% del PBI. Sin embargo, hay mucho interés por parte de los inversores extranjeros

Rusia acelera emisión de deuda y se anticipa a más sanciones de EE.UU.

Rusia se está dando un atracón de endeudamiento. Les está ofreciendo a los inversores internacionales bonos por miles de millones de dólares como manera de anticiparse a posibles sanciones de Estados Unidos que podrían apuntar a la deuda soberana del país al mando de Vladimir Putin.

El ministerio de finanzas ruso colocó ayer bonos nominados en rublos por u$s 1.100 millones (73.000 millones de rublos) como parte de un programa apuntado a elevar en 600.000 millones de rublos su deuda interna este trimestre.

Esta medida llega después de que Moscú vendió bonos por un récord de 400.000 millones de rublos en abril, cuatro veces su promedio mensual, lo que satisfizo el fuerte apetito de los inversores por deuda del mercado emergente de alto rendimiento.

Los analistas consideran que el auge de endeudamiento se debe a la necesidad de contar con una reserva preventiva en un momento en que se mantiene la amenaza de Washington de aplicar mayores medidas punitivas.

Rusia ya se vio perjudicado con las sanciones impuestas por Estados Unidos y otros países tras la anexión de Crimea. "Debido al temor a que surjan más sanciones, el ministerio de finanzas está tratando de colocar lo máximo posible en la primera mitad del año", contó Dan Bucsa, economista jefe para Europa central y oriental en Unicredit.

El Kremlin no necesita fondos adicionales. Con el petróleo a cerca de u$s 70 el barril, muy por encima de la estimación del gobierno de u$s 40, Rusia tiene un superávit presupuestario de 2,2% del PBI, el más elevado en una década.

Pero la fuerte emisión de bonos responde al temor a que las sanciones nuevas de Estados Unidos pueda dañar los mercados de bonos de Rusia. En febrero, un grupo bipartidista de senadores norteamericanos presentó un proyecto de ley sobre la protección de la seguridad estadounidense contra la agresión del Kremlin (DASKA, por sus siglas en inglés), que prohibiría a los inversores norteamericanos adquirir u operar deuda soberana rusa. El senador republicano Lindsey Graham, uno de los patrocinadores del DASKA, lo bautizó "proyecto de ley con sanciones infernales".

Chris Weafer, socio de la consultora Macro Advisory con sede en Moscú, dijo que las medidas provenientes de Estados Unidos probablemente también las adopten los inversores de la UE, porque sería una iniciativa coordinada para castigar a Moscú por su agresión en el Mar de Azov.

Stephan Imre, estratega de renta fija en Raiffeisen Bank, dijo que los inversores están respondiendo a una "última ventana de oportunidad" para comprar bonos rusos. "La actual euforia es temporaria porque las sanciones van a llegar".

La colocación récord de bonos en abril por parte de Moscú se produjo después de que en febrero el ministerio de finanzas hizo modificaciones a las normas e eliminó los límites a la cantidad de bonos que se pueden colocar en las licitaciones semanales.

En los últimos años, los inversores extranjeros se vieron atraídos por los mercados de bonos rusos porque los mercados desarrollados hace tiempo ofrecen rendimientos bajos. Las tenencias extranjeras de deuda del gobierno ruso pasaron a representar una tercera parte del total, antes de que una primera ronda de sanciones norteamericanas en abril los llevara a desprenderse de parte de sus posiciones.

Desde inicios de año, los inversores extranjeros elevaron sus tenencias de bonos rusos en 272.000 millones de rublos, señaló el vicepresidente del banco central Ksenia Yudaeva. "Si uno mira a más largo plazo, los no residentes volvieron a ingresar más de la mitad de los fondos que habían sacado del mercado ruso después de las sanciones de abril", cuando su porción de los bonos del gobierno ruso cayó a 24%, agregó Yudaeva.

Ivan Tchakarov, economista jefe de Rusia en Citibank, señaló que es probable que haya una mayor demanda proveniente de los extranjeros. "Los no residentes comprenden que Rusia fundamentalmente es muy sólido y, por lo tanto, están dispuestos a invertir", agregó. "No tendrán que vender los bonos que ya compraron; por lo tanto,¿ por qué comprar ahora?

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés

Shopping