Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Rusia, a punto de convertirse en el mayor exportador de trigo

La UE, líder el año pasado, perdió terreno por la pronunciada caída de la producción francesa. La posición de Estados Unidos se fue erosionando en los últimos años

Altos rindes y monedas débiles benefician a la región del Mar Negro

Altos rindes y monedas débiles benefician a la región del Mar Negro

Rusia está por convertirse, por primera vez, en el mayor exportador de trigo del mundo.
Se calcula que el país superará a otros competidores gracias a la abundante cosecha actual. La Unión Europea (UE), el líder del año pasado, perdió terreno debido a la pronunciada caída de la producción francesa, mientras que la posición de Estados Unidos se fue erosionando con el correr de los últimos años, según su Departamento de Agricultura (USDA, por sus siglas en inglés).

La región del Mar Negro, que comprende Rusia, Ucrania y Kazakhstán, se convirtió en una fuerza del mercado triguero internacional, impulsada por los altos rindes, las monedas débiles y las menores tarifas de transporte. Se espera que los flujos de granos provenientes de Rusia se incrementen otra vez este año después del sólido crecimiento de la producción de trigo, que se estima marcará nuevos récords cercanos a 70 millones de toneladas. "La cosecha [de Rusia] es absolutamente inmensa", dijo Amy Reynolds, analista del Consejo Internacional de Granos.

El Mar Negro, del cual Rusia es el mayor exportador, siempre ha sido el principal proveedor de Medio Oriente y el norte de África, pero ahora un mayor número de países de la zona del Golfo y Africa están dejando de importar desde Estados Unidos y Australia. El transporte más barato también hizo que Sudáfrica y México, que tradicionalmente han sido compradores de trigo norteamericano, pasaran a adquirir el grano ruso.

Andrey Sizov, de la consultora de granos y oleaginosas SovEcon en Moscú, atribuye el incremento de la producción de los últimos cuatro años a "suerte, buen tiempo y mayor nivel de agrotecnologías por las condiciones económicas relativamente buenas que tuvieron los agricultores en años anteriores".

Pero la suerte no acompañó a los productores franceses. Una abrupta caída de la producción de trigo en Francia hizo que la UE, que el año pasado fue el mayor exportador del mundo, quede ahora relegado al segundo puesto.
La cosecha de trigo en Francia se vio perjudicada por una "lluvia constante" durante los períodos clave de desarrollo del grano a principios de este año, mientras que la falta de luz solar y las frías temperaturas también dañaron la calidad. Esto "bajó la calidad del grano y disminuyó abruptamente las perspectivas de rinde", aseguró la USDA.

"Tenemos que retroceder entre 10 y 20 años para encontrar una producción tan mala", dijo Francois Luguenot, director de análisis de mercado en InVivof, una cooperativa agrícola francesa y uno de los exportadores de trigo más grandes del país.

Agritel, consultora de granos francesa, pronostica una producción para este año 30% inferior, de 28,7 millones de toneladas, frente a los 41 millones de toneladas de 2015, mientras que las exportaciones fuera de la UE disminuirían un 60%, a 5,1 millones de toneladas.

"Se calcula que vamos a exportar menos que Alemania", contó Caroline Bitton de Agritel. El clima desfavorable en Europa también golpeó la producción triguera alemana, pero no se espera que sea tan mala como la francesa.

Las perspectivas de una cosecha pobre mantuvieron altos los precios del trigo francés, pero la mayor producción en Australia, Canadá, Kazakhstán, Ucrania y Estados Unidos influyó en el mercado internacional. Lo que provocó que el trigo francés quedara fuera del alcance del mercado exportador, un doble revés para los agricultores franceses que ya enfrentan una producción menor.

Estados Unidos, que perdió participación de mercado respecto a la UE y Rusia en los últimos años, podría recuperar parte de eso en 2016.

El problema para el trigo norteamericano es su calidad, porque las temperaturas frías y húmedas subieron los rindes pero bajaron los niveles de proteínas, claves para algunos tipos harina de trigo, según analistas.
La falta de depósitos de calidad en Rusia hará que este año la competencia en el mercado de trigo sea especialmente feroz. Al haber limitado capacidad de almacenamiento para hacer frente a la producción récord, los agricultores rusos recurrirán a los mercados extranjeros, lo que subirá las exportaciones en los meses posteriores a la cosecha.