Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Renzi ganó las primarias en Italia y busca un nuevo inicio

Renzi ganó las primarias en Italia y busca un nuevo inicio

Después de meses de decepciones, Matteo Renzi brillaba el domingo después de haber recuperado el liderazgo del Partido Demócrata italiano de centroizquierda (PD). "Es un resultado extraordinario e impresionante, pero no es venganza", dijo el ex primer ministro de 42 años. "Es un nuevo inicio".

Renzi dirigió el gobierno italiano desde principios de 2014 hasta fines de diciembre, cuando sufrió una fuerte derrota en un referéndum constitucional que lo obligó a renunciar.

Las primarias del domingo dentro del PD marcaron el primer paso en su intento por volver a la política –y prevaleció con facilidad. Renzi obtuvo más del 70% de los votos emitidos por 2 millones de afiliados al partido, lo que le permite recuperar el control del PD.

Pero ahora Renzi enfrenta el desafío de vencer al creciente Movimiento Cinco Estrellas anti establishment en las próximas elecciones generales, programadas para 2018, y hacer que su segunda actuación política sea más exitosa que la primera.

"La votación primaria confirma que el partido está detrás de Renzi, y de nadie más. Pero eso no significa que los italianos estén con él", dijo Roberto d’Alimonte, profesor de ciencias políticas en la Universidad Luiss en Roma. "En el electorado total, están aquellos que no lo votaron en el referéndum y aquellos que no lo votaron el domingo –nada ha cambiado. Él debe recuperar la credibilidad entre ellos", agregó.

Cómo lo hará sigue siendo una gran pregunta. Cuando Renzi llegó a la escena política hace cinco años, apareció como un agente de cambio, prometiendo transformar los antiguos modos de Italia –tanto en sus instituciones como en su economía. Pero su desempeño en el poder fue variado –con la economía que se recuperó de un prolongada crisis pero que se mantuvo floja, y una torrente de crisis, desde problemas en los bancos hasta la migración, lo que le quitó ritmo a ese impulso. Eso significa que le será difícil presentarse como un reformista.