U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Proteccionismo de Trump generará una guerra comercial por u$s 1 billón

La batalla entre Estados Unidos y China, los aranceles a los autos y la dura negociación entre los países del Nafta probablemente tengan serias consecuencias

El comercio de EE.UU. con Canadá y México supera el que mantiene con China, Japón y Alemania juntos

El comercio de EE.UU. con Canadá y México supera el que mantiene con China, Japón y Alemania juntos

Está previsto que a partir del viernes Estados Unidos imponga aranceles sobre u$s 34.000 millones de importaciones de China; y Beijing está listo para responder por una suma igual mientras crece el enfrentamiento comercial entre las dos economías más grandes. Si agregamos a esto los aranceles y contra aranceles que crecen en el Atlántico y América del Norte, el valor del comercio afectado por las guerras económicas que ha iniciado Donald Trump alcanzará u$s 100.000 millones antes del fin de semana. Pero esto es sólo el comienzo.

Dentro de poco, las guerras comerciales de Trump podrían fácilmente superar el billón de dólares. Es probable que tenga consecuencias económicas tanto para EE.UU. como para el mundo. Sería equivalente a un cuarto o más del comercio total de u$s 3,9 billones con el resto del mundo, según cifras del año pasado, y abarcaría al menos 6% del comercio de mercaderías a nivel mundial (que en 2017 fue de u$s 17,5 billones, según la Organización Mundial del Comercio).

Hay tres razones para pensar que una guerra comercial de un billón de dólares no es totalmente inverosímil:

1. Las guerras Trump-China pronto podrían ser guerras por u$s 600.000 millones.

Las importaciones chinas por u$s 34.000 millones que la administración Trump someterá a los aranceles que entran en vigencia el 6 de julio son más o menos equivalentes en valor a un mes de importaciones de China.

En este tramo se aplicará un impuesto de importación de 25% a 818 productos que van desde calefones y tornos hasta robots industriales y autos eléctricos. A cambio, Beijing comenzará a cobrar el 6 de julio un arancel similar en una lista que incluye soja, mariscos y petróleo crudo.

Ambos países ya han publicado listas de productos adicionales que elevarían a u$s 50.000 millones el comercio total sujeto a aranceles de cada lado.

Sin embargo, indignado por las represalias de China, Trump en junio ordenó que se aplicaran aranceles adicionales de 10% sobre u$s 200.000 millones más en importaciones desde China y amenazó con agregar u$s 200.000 millones más allá de esa cifra. Ante esto, Beijing prometió su propia respuesta.

Para poner en perspectiva las amenazas arancelarias de EE.UU. por u$s 450.000 millones, las importaciones totales del país en bienes provenientes de China el año pasado ascendieron a u$s 505.500 millones, mientras que las exportaciones norteamericanas hacia China alcanzaron un récord de u$s 129.900 millones.

No es tremendista decir que podríamos estar a sólo unos meses de que la mayor parte, o el total, de los u$s 635.400 millones en comercio se vea afectada por nuevos aranceles mientras China implementa otras represalias asimétricas para llenar el vacío.

2. La disputa automotriz de Trump podría alcanzar un valor superior a u$s 600.000 millones

En una entrevista televisada el domingo, el presidente estadounidense calificó su plan de aplicar aranceles a los autos y repuestos importados en nombre de la seguridad nacional como el más importante entre sus terremotos comerciales. Y sin duda, así lo ven en UE y en otras partes.

Según datos oficiales, EE.UU. importó autos y camionetas por u$s 191.700 millones en 2017 y repuestos por otros u$s 143.100 millones, lo que suma un total de u$s 334.800 millones.

Está en curso una investigación sobre si las importaciones de vehículos representan una amenaza para la seguridad nacional de EE.UU. Y, aunque es fácil burlarse de la idea de que un BMW o Toyota podría poner en peligro la seguridad de cualquier nación, la administración Trump ha dejado en claro que considera a la defensa de su industria manufacturera como una prioridad de seguridad nacional. La misma justificación se utilizó para fijar aranceles al acero y al aluminio a principios de este año.

Como lo hizo con los derechos aduaneros sobre los metales, Trump parece creer que los aplicados a los automotores le darán influencia sobre la UE y Japón en las negociaciones comerciales, así como sobre Canadá y México en las conversaciones sobre los cambios al Nafta.

Trump está presionando para forzar la rendición. Por esa sola razón, la idea de que EE.UU. pueda imponer aranceles de 20% a algunas o todas esas importaciones no debe descartarse por parecer descabellada. Y es probable que cualquier arancel estadounidense recibirá represalias.

Pero en un escenario extremo, en el que se implican aranceles "ojo por ojo", se verían afectados más de u$s 650.000 millones de comercio global, con consecuencias para las empresas a nivel mundial.

3. No hay que olvidar el Nafta

A menudo, se pierde en la conversación global el hecho de que EE.UU. mantiene un intercambio comercial mayor con Canadá y México (u$s 1,1 billones), que con China, Japón, Alemania y el Reino Unido juntos.

Después de criticar el desastre que ve en la versión actual (acordada hace 24 años) del Nafta, Trump trata de renegociarlo mientras México acaba de elegir un nuevo presidente, lo cual complica aún más el proceso.

Canadá y México se resisten a conceder las exigencias de EE.UU., que quiere agregar nuevos elementos, como una cláusula que haga expirar el acuerdo comercial cada cinco años.

Pero EE.UU. ha inyectado incertidumbre en las conversaciones con su decisión de aplicar a Canadá y México aranceles al acero y aluminio, así como la amenaza automotriz. Las importaciones estadounidenses de autos y repuestos provenientes de sus socios del Nafta -la mayor parte de sus compras al exterior salieron de las propias automotrices estadounidenses fueron por u$s 158.300 millones en 2017. Las exportaciones estadounidenses a Canadá y México alcanzaron los u$s 87.800 millones.

Más notas de tu interés

Comentarios1
walter daniel Giache
walter daniel Giache 05/07/2018 05:00:48

Estas medidas no son nuevas, si mal no lo recuerdo, Ronald Reagan a mediados de los 80 había impuesto alto aranceles a los automóviles de marca Toyota por las mismas razones que Trump los quiere aplicar ahora !!!!!!!!