U$D

DOMINGO 26/05/2019

Preocupación de los inversores por las primeras medidas de López Obrador

El peso cayó más de 7% frente al dólar conforme el presidente mexicano acogió políticas populistas, y los gestores de fondos revisan su valoración del mandatario

El presidente Andrés Manuel López Obrador asumió el pasado 1 de diciembre y gobernará México hasta el 2024

El presidente Andrés Manuel López Obrador asumió el pasado 1 de diciembre y gobernará México hasta el 2024

Cuando Andrés Manuel López Obrador obtuvo uno de los mandatos políticos más fuertes en la historia de México en julio pasado, los inversionistas inicialmente tenían la esperanza de que el nacionalista de izquierda adoptaría una línea más moderada una vez que asumiera el cargo.

En las últimas semanas, esa perspectiva se ha debilitado después de una serie de decisiones sobre políticas que han puesto en duda la solidez del clima de inversión de México y han aumentado el costo del capital en un momento en que López Obrador necesita financiamiento del exterior para cumplir con las promesas de campaña que le ganaron la presidencia.

"La confianza definitivamente ha bajado en México", dijo Cathy Hepworth, codirectora de deuda de mercados emergentes en PGIM Fixed Income. "Nuestra hipótesis de base es que las cosas probablemente empeorarán".

Los diferenciales entre los bonos del gobierno de México y los bonos del Tesoro estadounidense se han ampliado sustancialmente desde principios de noviembre, lo cual indica que los inversores están valorando a los activos mexicanos con un riesgo más alto. El peso ha caído más de 7% frente al dólar en los últimos dos meses, conforme López Obrador acogió algunas de las políticas más populistas de su plataforma.

Llegar a la conclusión correcta sobre México es importante para los inversores de mercados emergentes, dado que la deuda soberana del país tiene la mayor ponderación en el ampliamente aceptado índice de Diversificación Global JPMorgan EMBI. A medida que los gestores de fondos deciden dónde colocar el dinero en 2019, el primer presupuesto del nuevo gobierno mexicano este mes estará sujeto a un escrutinio riguroso.

El período que ha precedido la introducción del presupuesto ha estado marcado por un enfrentamiento entre la administración y los inversionistas que compraron bonos con un valor de u$s 6000 millones para financiar un nuevo aeropuerto en la Ciudad de México cuya construcción se canceló. López Obrador, conocido como AMLO, prometió defender los resultados de una polémica "encuesta pública" que organizó como presidente electo, que exigió el fin del proyecto a pesar de que ya se ha completado un tercio del proyecto y está financiado en un 70%.

La semana pasada, los tenedores de más de u$s 1000 millones de los bonos rechazaron el acuerdo del gobierno para recomprar una parte de la deuda a cambio de un relajamiento de las protecciones de los acreedores en el saldo restante.

Los inversionistas también se mostraron reacios a la decisión de López Obrador la semana pasada de suspender las subastas de petróleo durante tres años. Mientras el presidente confirmó que su administración cumplirá con los contratos pendientes, Henry Peabody, gerente de cartera de Eaton Vance, dijo que la narrativa de la reforma del sector energético se había "detenido".

En 2013, el entonces presidente Enrique Peña Nieto lanzó una campaña histórica para desvincular a la industria petrolera del país del control estatal y regenerar la capacidad de producción de México. De acuerdo con Samantha Gross, del Instituto Brookings, se espera que los 107 contratos que el gobierno de Peña Nieto otorgó a cerca de 80 empresas generen aproximadamente u$s 200.000 millones en inversiones en los próximos años.

López Obrador también le ha dado prioridad a la producción de petróleo de México, pero por diferentes medios. Él propuso una inyección de capital de u$S 4000 millones en la altamente endeudada petrolera estatal Pemex, así como una refinería de u$s 8600 millones que se construirá en los próximos tres años.

Más allá de estos desembolsos y otras mejoras de infraestructura, el presidente también ha prometido una serie de reformas sociales. Además de aumentar las pensiones para los ancianos, él quiere otorgar subvenciones educativas a jóvenes mexicanos y aumentar los subsidios a los agricultores, todo sin aumentar la deuda nacional ni aumentar los impuestos.

"Las intenciones son excelentes y es por estas políticas que ganó", dijo Federico Kaune, jefe de deuda de mercados emergentes de UBS Asset Management. "Pero es difícil ver cómo su gobierno podrá financiar todo lo prometido sin generar un gran deterioro del presupuesto".

Todo esto ha intensificado el escrutinio de su presupuesto para 2019. Renunciar a la disciplina fiscal y aumentar el actualmente equilibrado presupuesto generará más incertidumbre en los activos mexicanos, advirtió Kaune.

En medio de la caída del peso, el banco central mantuvo una postura de línea dura. En su última reunión, Banxico ajustó su tasa de referencia a 8%, lo que fue el máximo de nueve años.

Según Andrea Di Censo, una gerente de cartera en Loomis Sayles, la independencia del banco central es crucial. "Si quieres ver cómo se asustan los inversores con respecto a un mercado, sólo hay que observar a Turquía", advirtió. La lira turca perdió aproximadamente la mitad de su valor este año después de que el presidente Recep Tayyip Erdogan rechazó la ortodoxia económica.

"En el momento en que comienzas a dudar de la validez de la independencia del banco central, un país puede convertirse rápidamente en un mercado en el que no puedes invertir", dijo Di Censo.

Menos de dos semanas después de asumir la presidencia, tanto López Obrador como los inversionistas aún se están estableciendo sus expectativas. En última instancia, México necesita acceso a los mercados internacionales de capital, dijo Peabody en Eaton Vance. Los mercados financieros, por otro lado, deben aceptar que López Obrador es un líder populista y buscará políticas que desafíen el "dogma tradicional" de los tenedores de bonos.

"¿Qué pasa si AMLO presenta un presupuesto para sus políticas populistas que está financiado?", dijo Peabody. "Eso no debería ser una sentencia de muerte para las perspectivas de inversión del país".

Comentarios1
Eduardo Ceru
Eduardo Ceru 13/12/2018 10:21:21

El principio del colapso mexicano!! Populismo error del siglo XXI

Más notas de tu interés

Shopping