Martes  13 de Febrero de 2018

Por qué se ignoran algunas enfermedades mortales

Es difícil imaginar la muerte de un niño por una dolencia que en general se cura con un antibiótico que cuesta 30 centavos

Por qué se ignoran algunas enfermedades mortales

A principios de 1918, el médico Loring Miner atendía sin parar pacientes en Haskell, Kansas. Una misteriosa cepa nueva de influenza había azotado la región. En 1919, esa "gripe española" había matado a cientos de millones en todo el mundo.

La pandemia (que podría haber llegado a Haskell desde China) no era una simple gripe. La mayoría de las víctimas después de contagiarse moría de neumonía bacteriana, según el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos.

La neumonía ahora es muy tratable. Sin embargo, en 2015 mató a 920.000 menores de cinco años, más que cualquier otra enfermedad, según un informe de Save the Children. Imagine un niño que usted conoce. Luego imagine ver que se muere de una enfermedad que en general se cura con antibióticos que cuestan cerca de 30 centavos. Eso sucede dos veces por minuto en algún lugar del mundo en desarrollo, aún cuando le estamos ganando la pulseada a otras enfermedades. La mortalidad mundial de los menores de cinco años cayó de 93 cada 1000 nacimientos vivos en 1990 a 41 en 2016 (la cifra más baja de la historia).

La pregunta entonces es por qué algunas enfermedades se enfrentan mientras que otras no. Esto es en parte un relato de la economía de la atención. Al igual que las canciones o los videojuegos que son un éxito, las enfermedades compiten por llamar la atención. En general, más atención implica más financiación y menos muertes.

Para comprender cómo funciona esto, comparemos la neumonía con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Las enfermedades son casi igualmente mortales. El VIH mató a cerca de un millón de personas en 2016, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Ambas son tratables. Sin embargo, el VIH ganó la batalla por la atención.

Eso se remonta a los años ochenta, cuando Occidente se despertó ante la enfermedad. Muchos políticos ignoraron la "plaga de los homosexuales", pero se involucraron algunas celebridades, como la Princesa Diana. Se mofaban de ellos pero se hicieron ver. Muchos occidentales con sida eran adultos de buen pasar económico. Consiguieron cobertura de los medios. Después llegaron fondos para investigación. Para fines de los noventa, tratamientos nuevos salvaban vidas en todo el mundo.

En 2002 la OMS impulsó la creación del Fondo Global de Lucha contra Sida, Tuberculosis y Malaria. Las tres enfermedades estaban matando a millones y devastando las economías en desarrollo. Bill Gates y otros donaron miles de millones. Las redes de expertos, activistas y financistas se unieron en torno a esos males.

Los resultados fueron un éxito. El pesimismo sobre las enfermedades del mundo en desarrollo simplemente es equivocado. El número de gente tratada por VIH en países de ingresos medios y bajos se multiplicó por 1000 desde el año 2000, mientras que el costo promedio del tratamiento es 100 veces inferior, según Jeffrey Sturchio, que dirige la consultora de estrategia sanitaria global Rabin Martin.

Las muertes por malaria se redujeron a la mitad desde 2000, y en 2016 eran 445.000. En algunas regiones, ya es difícil encontrar esa enfermedad. Pero la mayoría de los trabajadores de la salud y científicos que se dedican a la malaria desde 2000 quieren seguir haciéndolo, en vez de direccionar sus carreras hacia otros males como neumonía.

La economía de atención también atrae dinero para estudiar aquellas enfermedades que se pueden erradicar. Esa es una meta que entusiasma a los donantes. La polio (37 casos reportados en 2016) y la enfermedad de la lombriz de Guinea (30 casos reportados en 2017) podrían pronto desaparecer. Los últimos casos que quedan atraen fortunas en financiación.

Mientras tanto, mayormente se sigue ignorando la neumonía. David Berlan de la Florida State University citó a un miembro de la entonces diminuta red mundial no oficial de neumonía que entrevistó a funcionarios de sanidad global en 2004 y 2005: "Ninguno de los treinta pudo identificar a la neumonía como principal asesino de niños. Ésta es gente que programa cómo se distribuye la inversión de miles de millones en salud a nivel global. Cuando le preguntamos qué creían que mataba más a los chicos, contestaron que el sida, la tuberculosis y la malaria. Todos estaban equivocados".

Aún hoy, la mayoría de los ministros de Salud de países en desarrollo son igual de ignorantes. La neumonía todavía llama la atención. Casi no hay ninguna conferencia médica sobre "el problema pediátrico más importante del mundo", escribió Kim Mulholland de la London School of Hygiene and Tropical Medicine. "Eso se debe mayormente a que la neumonía casi no mata a la gente rica. La típica víctima es "el niño desnutrido, de familia muy pobre, de la comunidad que no es realmente cuidada por el Estado", dijo Mulholland.

Una enfermedad de niños pobres -la diarrea, que mata a la mayoría de los niños después de la neumonía es otro ejemplo- no genera mucha atención entre la gente adinerada. Además, no hay una bala mágica simple para la neumonía. La enfermedad tiene muchas causas y toma dos principales formas: viral y bacteriana. Los trabajadores de la salud a menudo la diagnostican mal, a veces porque no han recibido capacitación en neumonía. Y muchos trabajadores de la salud seguirán emigrando de los países pobres hacia los ricos, señaló Tom Kenyon, que lidera Project HOPE, una ONG de salud.

Sin embargo, la neumonía es difícil pero reparable. Su número de muertes disminuyó pero lentamente. "Podemos hacer mucho con las actuales vacunas y antibióticos, si es que podemos llegar a los niños más pobres", dijo Harry Campbell de la Universidad de Edimburgo.

A medida que otros males retroceden, vamos subiendo en la cadena de enfermedades que matan a pobres, a quienes es más difícil de acceder. Los Objetivos de Desarrollo Sustentable de la ONU, diseñados parcialmente por lobbistas de diferentes enfermedades, fijaron para 2030 la extraordinaria meta de poner fin a las muertes "evitables" de menores. "Hay que decir que la neumonía es fundamentalmente una causa de muerte infantil evitable" dijo Kevin Watkins, director de Save the Children.

No hay comentarios. Se el primero en comentar
MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN-0,459841,300043,3000
DÓLAR BLUE-1,018143,550043,7500
DÓLAR CDO C/LIQ-2,2200-42,7456
EURO-0,034647,585847,6252
REAL0,402611,315011,3218
BITCOIN8,844310.548,740010.557,1900
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000047,6250
C.MONEY PRIV 1RA 1D-1,694958,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-1,666759,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000049,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D0,243261,8400
TNA 7 DIAS3,088246,4000
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)-7,7381155,00168,00
CUPÓN PBI EN PESOS0,00002,252,25
DISC USD NY-0,5764120,75121,45
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-2,990041.451,3100
BOVESPA0,2200103.855,5300
DOW JONES-0,300027.219,8500
S&P 500 INDEX-0,03022.984,4200
NASDAQ-0,24008.185,2060
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,0850324,5388324,2632
TRIGO CHICAGO-2,3244181,4221185,7395
MAIZ CHICAGO-1,9495168,3003171,6467
SOJA ROSARIO0,0000232,0000232,0000
PETROLEO BRENT-2,214962,250063,6600
PETROLEO WTI-2,324855,460056,7800
ORO-0,12661.419,50001.421,3000
Revista Infotechnology