Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Peña Nieto no recupera terreno en la guerra por el aumento de los precios

Con la política proteccionista de Trump como horizonte, el gobierno mexicano no atina a contener el derrumbe de su moneda, que cayó a mínimos históricos

Peña Nieto no recupera terreno en la guerra por el aumento de los precios

Enrique Peña Nieto no sabía cuánto costaba un kilo de tortillas, alimento básico de México, cuando un entrevistador le preguntó sobre ello durante las elecciones de 2012. Ahora, la tarea más urgente del presidente es asegurarse de que el costo de las tortillas y otros productos básicos no se dispare.

La inflación, estimulada por la aparentemente imparable caída del peso frente al dólar, ya se había acelerado desde mínimos históricos hasta su nivel más alto en dos años, incluso antes de que el gobierno iniciara el nuevo año con un aumento del 20% en los precios del combustible. Con el temor de que la agenda proteccionista de Donald Trump cause estragos en la economía mexicana, el pesimismo está aumentando.

Si el costo de los pilares de la dieta mexicana tales como tortillas, huevos, leche y pollo empieza a elevarse, el impopular gobierno puede esperar que las protestas aumenten en un país donde casi la mitad de la población vive en la pobreza.

Hermenegildo Jiménez, quien hace tortillas en una pequeña tienda en la Ciudad de México, calcula que esta semana tendrá que aumentar el precio de un kilo desde 12 a 14 pesos, un desagradable aumento del 17% para estos discos de maíz.

El aumento del precio del combustible desencadenó saqueos masivos, cientos de arrestos y una ola de protestas en todo el país, que las torpes explicaciones de Peña Nieto han hecho poco por tranquilizar. El peso ha llegado a nuevos mínimos históricos.

Una ola de escándalos de corrupción, el empeoramiento de la economía y la creciente inseguridad ya han reducido los índices de aprobación del presidente hasta mínimos históricos de cara a las elecciones del año próximo en las que un candidato populista, Andrés Manuel López Obrador, ya es el favorito.

El peso superó brevemente la barrera de los 22 por dólar el miércoles mientras Trump celebraba su conferencia de prensa en Nueva York, en la que dijo que esperaba que más compañías de automóviles trasladaran sus operaciones a EE.UU. La moneda se ha visto afectada por los incendiarios mensajes en Twitter del presidente electo, quien ha prometido imponer aranceles punitivos a los fabricantes que producen vehículos en México. Muchos temen que la decisión tomada por Ford la semana pasada de descartar la fabricación de una planta de u$s 1600 millones en México, y la admisión de Fiat Chrysler de que los aranceles podrían hacer que producir coches en México no sea económico, es sólo el comienzo.

En comentarios muy poco tranquilizadores, Peña Nieto advirtió que el aumento del precio del combustible – necesario porque el gobierno no puede permitirse continuar subsidiando los crecientes costos de la gasolina y el diesel – es sólo uno de los muchos retos de este año.

Incluso si las políticas de Trump resultan benignas, parece probable que la incertidumbre retrase las inversiones y provoque una brusca desaceleración del crecimiento. Algunos economistas incluso temen una recesión. Muchos mexicanos hastiados sólo piensan que ésta es una película que ya han visto antes.

En un esfuerzo por tranquilizar la furia popular, Peña Nieto anunció esta semana un impresionante pacto con empresarios y dirigentes sindicales, con la promesa de evitar alzas desproporcionadas de precios a raíz de los mayores costos del combustible. Pero era tan poco detallado que la Coparmex, uno de los dos grandes grupos de presión empresariales de México cuyos miembros representan el 30% del PBI, se negó a firmar.

Pero el gobierno insiste en que no hay excusa para que los precios aumenten tanto como el combustible, afirmando que "el aumento del precio del diésel sólo debe sumar, como máximo, cinco centavos al costo de un kilo de tortillas".